Mês: outubro 2015

La receta de antibióticos durante la infancia puede acelerar el aumento de peso

Postado em

El efecto puede aumentar con la edad y la cantidad de antibióticos tomados.

Los resultados de un estudio estadounidense publicado en el “International Journal of Obesity” indican que la ingesta de antibióticos durante la infancia puede hacer que los niños aumenten más rápido de peso, con un efecto cumulativo que aumenta con la edad.

Un grupo de investigadores de la Johns Hopkins University (Baltimore, Maryland) evaluó los datos recopilados entre 2001 y 2012 de 163.820 niños con edades comprendidas entre los 3 y los 18 años. Analizaron la estatura, el peso y el uso de antibióticos de los niños durante el año inmediatamente anterior así como en los años anteriores, hasta donde llegaban los archivos.

Los hallazgos indicaban que los muchachos de 15 años a los que se había recetado antibióticos al menos 7 veces durante su infancia pesaban una media de 1,5 kg (3 libras) más que los que no habían tomado ningún antibiótico. Al menos una quinta parte de los participantes había recibido 7 recetas de antibióticos, como mínimo. Sin embargo, los datos de los que se dispone para muchos participantes eran incompletos y, por consiguiente, se prevé que la ganancia de peso calculada en el estudio sea inferior a las cifras reales.

El líder del estudio, Brian S. Schwartz, afirmó: “Aunque la magnitud del aumento de peso atribuible a los antibióticos puede ser modesta al final de la infancia, nuestro hallazgo de que los efectos son cumulativos plantea la posibilidad de que estos efectos continúen y se agraven en la edad adulta. La ingesta de antibióticos durante la infancia puede alterar para siempre el IMC”. El autor aconsejó: “Por consiguiente, debe evitarse recetar antibióticos de forma sistemática, excepto cuando estén claramente indicados”.

Anúncios

Un medicamento para el estreñimiento puede prolongar la supervivencia de muchos pacientes con cáncer avanzado

Postado em

Influye en varios efectos secundarios de los opioides no relacionados con el alivio del dolor.

Los pacientes con cánceres avanzados que tomaron un medicamento diseñado para aliviar el estreñimiento causado por los analgésicos vivieron más tiempo y tuvieron menos progresión del tumor que los pacientes de cáncer que no recibieron el fármaco, según los resultados del estudio presentados en la reunión de 2015 de la American Society of Anesthesiologists, que se celebra en San Diego, Estados Unidos.

El hallazgo sugiere que el medicamento –metilnaltrexona, aprobado para su uso por la Food and Drug Administration (FDA) en 2008 para tratar el estreñimiento inducido por opioides– podría desempeñar un papel en la terapia del cáncer.

“Al principio, comenzamos a sospechar que la metilnaltrexona podría inhibir el crecimiento del cáncer –apunta Jonathan Moss, autor principal del estudio y profesor de Anestesia y Cuidados Intensivos en la University of Chicago, EEUU–. Después de más de una década en el laboratorio tratando de evaluar cómo afecta metilnaltrexona al cáncer, tenemos la primera evidencia de que puede reducir el crecimiento del tumor y prolongar la supervivencia en los pacientes que responden al fármaco”.

El estudio, un análisis de supervivencia retrospectivo, incluyó a 229 pacientes que participaron en dos ensayos clínicos aleatorizados y controlados que se centraron en el alivio del estreñimiento en los pacientes que reciben cuidados paliativos de varios tipos de cáncer en última etapa y otras enfermedades terminales. Ninguno de los pacientes incluido respondió a los laxantes convencionales.

En estos dos ensayos, 117 pacientes con cáncer recibieron metilnaltrexona para el estreñimiento inducido por opioides, mientras que a 112 se les dio un placebo. El 57% de los pacientes que recibió metilnaltrexona experimentó alivio del estreñimiento y 43%, no.

Los que recibieron y respondieron a la metilnaltrexona vivieron, en promedio, el doble de tiempo (118 días frente a 58 días) que los que no obtuvieron ningún efecto o recibieron el placebo. Los pacientes que respondieron a la metilnaltrexona también presentaron significativamente menos informes de progresión tumoral (7,6%) en comparación con los que no se beneficiaron del fármaco (22%) o que tomaron placebo (25,4%), según los informes médicos de los eventos adversos.

Los investigadores también analizaron los efectos de la metilnaltrexona en otros 135 pacientes de los mismos ensayos que sufrían enfermedades avanzadas distintas del cáncer, como insuficiencia cardiaca congestiva, enfermedad pulmonar obstructiva crónica avanzada o patologías neurológicas. La metilnaltrexona alivió el estreñimiento en más de la mitad de los pacientes, pero no proporcionó más supervivencia, incluso para los que respondieron a efectos digestivos del fármaco.

“Esto hace que sea mucho menos probable que una mejora de la función intestinal sea la única explicación de nuestro hallazgo de mejora de la supervivencia en pacientes con cáncer”, afirma el coautor del estudio Filip Janku, profesor asistente de investigación en terapéutica del cáncer en el University of Texas, MD Anderson Cancer Center, en Houston, Estados Unidos.

“No estamos seguros de por qué precisamente metilnaltrexona se asocia con un menor número de informes de progresión tumoral y supervivencia más larga en nuestros pacientes”, dice Janku. “Pero podría ser que metilnaltrexona influye en varios efectos secundarios de los opioides no relacionados con el alivio del dolor. Los resultados son consistentes con lo que vimos en el laboratorio”, añade.

La metilnaltrexona fue inventada en 1979 por el fallecido farmacólogo de la Universidad de Chicago Leon Goldberg. Afectado por el sufrimiento de un amigo con cáncer que se quejó más de su estreñimiento inducido por la morfina que de su dolor relacionado con el cáncer, Goldberg probó derivados de naltrexona, un fármaco conocido por bloquear la morfina.

Este expertos desarrolló una versión de la naltrexona que no podía atravesar la barrera protectora que rodea y protege el cerebro, de manera que bloqueó los
efectos de la morfina sobre los intestinos, donde causa estreñimiento doloroso, pero no interfirió con el efecto beneficioso de la morfina sobre el dolor, centrado en el cerebro. Casi tres décadas más tarde, obtuvo la aprobación de la FDA y desde entonces, más de 800.000 pacientes han recibido el medicamento.

Mientras tanto, surgió la sospecha de que los opiáceos como la morfina podrían alentar el crecimiento del cáncer. En 2002, Moss y sus colegas comenzaron a notar que algunos enfermos con cáncer en los primeros estudios de metilnaltrexona vivían más tiempo de lo esperado, lo que les llevó a preguntarse si habría un efecto directo en los tumores.

Moss y su colega Patrick Singleton, profesor asistente de Medicina en la University of Chicago, vieron posteriormente que las células de diversos cánceres humanos tienen muchos más receptores opioides que las células no cancerosas. En el laboratorio, mostraron cómo la morfina puede aumentar la proliferación, la migración y la invasión de las células tumorales.
“También encontramos que la metilnaltrexona redujo el crecimiento del tumor y se extendió en varios modelos de cáncer –subraya Singleton–. Algunos de nuestros hallazgos con metilnaltrexona se produjeron sin opioides, lo que sugiere que el receptor opioide y su vía pueden ser una diana terapéutica para el tratamiento del cáncer”.

“Sin embargo, los modelos animales no siempre se traducen en los seres humanos -agrega–. Es emocionante ver nuevos datos clínicos humanos que son consistentes con lo que vimos en el laboratorio”. Moss añade que se debe probar directamente si se pueden ampliar sus resultados al tratamiento en cánceres en etapas anteriores o si el medicamento puede ayudar a los médicos anestesiólogos a mejorar la atención durante la cirugía del cáncer, en la cual se administran a menudo opioides.

“Este estudio plantea nuevas preguntas sobre el papel de los receptores opiáceos en la progresión del cáncer”, afirma Ralph Weichselbaum, presidente de Oncología de Radiación y co-director del Ludwig Center for Metastasis Research en la University of Chicago. Algunas d elas cuestiones que quedan abiertas son si los receptores opiáceos podrían convertirse en un objetivo terapéutico o cuáles son los efectos secundarios significativos de los opiáceos en el tratamiento del cáncer.

Excessive weight gain during pregnancy has long-term consequences

Postado em

Even seven years after delivery women weigh more and have higher body fat levels.

Excessive weight gain during pregnancy has long-term consequences for a woman’s weight. According to a US study, even several years after giving birth, women still weigh more and also have higher body fat levels. The study was published in the “American Journal of Clinical Nutrition”.

Researchers at Columbia University in New York examined data from 302 African-American and Dominican women enrolled in the Columbia Center for Children’s Environmental Health Mothers and Newborns Study from 1998 to 2013. Prior to pregnancy, five per cent were underweight, 53 per cent had normal weight, 20 per cent were overweight and 22 per cent were obese.

Almost two thirds (64 per cent) of the women gained more weight than recommended by official guidelines. Seven years after pregnancy, 38 per cent of the participants were obese. Among women who were not obese before pregnancy, those with excessive weight gain had a four times higher risk of being obese seven years after delivery.

The effect seems to be particularly pronounced in women with normal weight before giving birth. In these women, excessive pregnancy weight gain was associated with significantly greater body weight and higher body fat seven years after delivery. “The findings also suggest that normal and modestly overweight women may be more physiologically sensitive to effects of high gestational weight gain and, therefore need to be further supported to gain weight appropriately during pregnancy,” said study author Elisabeth Widen.

Cause of strokes in young marijuana users

Postado em

According to a French study, stroke usually caused by intracranial arterial stenosis; in non-users, cardio embolisms are more likely.

French scientists examined the differences of stroke incident in young marijuana users and non-users. According to a study published in the “Journal of the American College of Cardiology”, the underlying cause of stroke in marijuana users usually differs from that of non-users. Previous studies had already found an association between marijuana use and an increased risk of stroke.

Scientists from the University of Strasbourg analysed data from all patients under the age of 45 treated for ischaemic stroke at the University Hospital of Strasbourg between 2005 and 2014. The cohort included 334 patients of which 58 were marijuana users. They were more likely to be younger and male, to smoke and to have other lifestyle risk factors.

Findings showed that, in marijuana users, stroke is often caused by intracranial arterial stenosis. This type of stenosis was found in 45 per cent of the marijuana group, but only in 14 per cent of the non-users. Non-users were more likely to have cardio embolism: this type of embolism was diagnosed in 29 per cent of non-users, but only in 14 per cent of marijuana users.

For a long time, even long-term effects of cannabis were considered to be harmless, but there is now increasing evidence of higher cannabis-use-related stroke risk. “The first step may be to inform the public regarding the potential occurrence of stroke associated with cannabis and other lifestyle risk factors,” said study leader Valerie Wolff.

Los pediatras insisten en la importancia de la hidratación en el niño y en enseñarles cómo beber de manera sana

Postado em

La lactancia aumenta la sensación de sed.

La lactancia aumenta la sensación de sed.

La Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (Sepeap) ha insistido en la importancia de la hidratación en el niño y ha destacado la necesidad enseñarles cómo beber de manera sana, dándoles accesibilidad al consumo de agua durante todo el día.

Asimismo, tal y como han señalado durante el 29 Congreso de la organización, a los padres se les debería transmitir de forma constante a lo largo de los primeros años que el agua y la leche deben ser las bebidas fundamentales tanto de niños como de adolescentes, tal y como recomiendan de manera unánime las sociedades científicas representativas del ámbito de la medicina infantil.

En concreto, la importancia de este tema ha sido destacada especialmente por la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC), institución que ha presentado monografías específicas sobre este tema como ‘Agua, hidratación y salud en el embarazo y lactancia’ o el documento de consenso ‘Pautas de hidratación en la asistencia sanitaria integral’.

Este último informe ha sido elaborado desde una perspectiva multidisciplinar, con la participación de la Asociación Española de Ciencias del Deporte, la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), la Sociedad Española de Médicos de Residencias (SEMER), la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen), la Sociedad Española de Nefrología (SEN) y la propia Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP).

En ambos documentos se destaca la importancia del agua en distintas funciones del organismo humano, ya que posibilita el transporte de nutrientes a todas las células, contribuye a la regulación de la temperatura corporal y colabora en el proceso digestivo y absortivo y es el medio de disolución de todos los líquidos corporales.

“Un estudio reciente ha mostrado que la intervención centrada en la promoción desde Atención Primaria del consumo de agua previene el desarrollo de sobrepeso en niños. Por tanto, motivar a los niños en la ingesta de agua debería formar parte del amplio consejo pediátrico sobre estilos de vida y alimentación saludable”, ha comentado el presidente científico de la SENC, Javier Aranceta.

Por otra parte, los expertos han recordado que en el momento del nacimiento, el contenido total corporal de agua es tan elevado que alcanza el 75% del peso corporal. Este porcentaje disminuye durante el primer año de vida hasta alcanzar el 60%, que se mantiene en la edad adulta.

Este factor, unido a otros endógenos y exógenos, explica que hay más riesgo de deshidratación en edades tempranas que en adultos. Y esta deshidratación se produce de manera más rápida.

Durante la primera infancia, el agua de bebida, la leche y los alimentos naturales ricos en agua son los principales elementos responsables de una hidratación saludable en unas cantidades cercanas a un mililitro de agua por cada kilocaloría de ingesta energética.

Además, las necesidades hídricas del niño entre 1 y 6 meses son de 0,7 litros al día, que se cubren con la lactancia materna. Entre los 6 y 12 meses, se aumentará a 0,8 litros al día, para pasar a entre 1,3 y 2,3 litros de agua entre el año y los 18 años.

“Una consideración importante y relacionada con el aporte hídrico se refiere al aporte iónico del agua que consume el niño: los lactantes menores de 3-4 meses tienen menor capacidad para excretar sodio, por lo que se recomienda una restricción mineral respecto a la leche de vaca y semejante a la leche humana, para evitar así alteraciones hidroelectrolíticas en niños alimentados con fórmula de inicio”, ha avisado el presidente de SENC.

De hecho, las recomendaciones de la European Society for Paediatric Gastroenterology Hepatology and Nutrition (Espghan), recomienda una composición ideal del agua en el primer año de vida menor de 25 mg/l de sodio en los primeros seis meses e inferior a 50 mg/l por encima de esa edad.

En cuanto al flúor, en menores de un año se recomienda que su aporte sea inferior a 0,3 mg/l. En niños más mayores, los niveles pueden alcanzar 1 mg/l. En niños que no presenten nefrolitiasis, se recomienda una concentración de calcio de entre 25-100 mg/l, lo que supone 5 o un 48% de la ingesta adecuada recomendada. Por último la OMS ha establecido que el valor máximo de nitratos en la infancia debe ser 50 mg/l (ideal menor de 25 mg/l).

“Durante el primer año de vida, es aconsejable el uso de agua mineral para la preparación de biberones, ya que no necesita ser hervida gracias a su calidad original y a la ausencia de tratamientos químicos y microbiológicos. La ebullición del agua corriente potable puede ser una alternativa, aunque hervida diez minutos aumenta 2,5 veces la concentración de sodio y 2,4 la de nitratos. Y nunca debe olvidarse lavar las manos antes de preparar el biberón”, ha zanjado Aranceta.

Young women less likely to be informed of heart risk

Postado em

Prior to a heart attack, women were less likely to be aware of the risk, says a US study.

Young women are less likely than men to be informed about their risk of possibly having a heart attack and about preventative therapy. This is the result of a study carried out by US scientists published in the “Journal of the American College of Cardiology”.

Researchers from Yale University in New Haven (Connecticut) analysed data from the VIRGO study (Variation in Recovery: Role of Gender and Outcomes of Young AMI Patients). The data included medical records and surveys from 3,501 heart attack patients under the age of 55 (2,349 women, 1,152 men), treated in 100 hospitals in the USA and Spain between 2008 and 2012.

At least one modifiable risk factor (high cholesterol level, hypertension, diabetes, obesity, smoking) was found in 97 per cent of women and in 99 per cent of men; two thirds had at least three risk factors. The most common factor was high cholesterol. With the exception of smoking, all risk factors were more prevalent in the USA than in Spain.

Prior to their heart attack, about half of the US patients reported being aware of being at risk or had talked to a doctor about ways to reduce the danger. Among the Spanish participants, only 36 per cent had been informed about their risk and only 22 per cent reported talking to a doctor.

Broken down by gender, the study showed that women were 11 per cent less likely than men of being informed of their elevated risk. Talking to a doctor about preventative therapy was 16 per cent less likely when compared with men.

“Young women cannot afford to continually be less informed than men about their risk of heart disease,” emphasised study author Erica Leifheit-Limson. Women as well as their physicians often underestimate the risk. She urged an improvement of information for young female patients. “It should be a priority for healthcare providers to address basic risk factors and prevention with patients at risk.”

Los parabenos, incluso en pequeñas cantidades, pueden aumentar el riesgo de cáncer de mama

Postado em

La combinación de los parabenos con un factor de crecimiento natural estimula la multiplicación de las células de cáncer de mama con receptores de estrógenos y de HER2.

Los hallazgos de un estudio realizado por un grupo de investigadores estadounidenses publicado en “Environmental Health Perspectives” indican que los parabenos, que suelen encontrarse en diversos productos cosméticos, pueden aumentar el riesgo de cáncer de mama, incluso en pequeñas cantidades. Las pruebas anteriores no habían revelado este posible efecto.

Las pruebas de seguridad de productos químicos existentes miden los efectos de un producto químico sobre las células humanas aisladas. Sin embargo, los investigadores explicaron que, puesto que estas pruebas no tienen en cuenta que los compuestos pueden interactuar con otras moléculas señalizadoras, son insuficientes. Un grupo de científicos de la University of California (Berkeley) intentó por ello reflejar mejor qué ocurre en la realidad y examinó el efecto de los parabenos sobre las células de cáncer de mama que expresan los receptores de estrógenos y de HER2.

Usando el factor de crecimiento que ocurre de forma natural en las células de la mama, la herregulina, los investigadores estimularon los receptores de HER2 en las células de cáncer de mama y expusieron estas células a los parabenos. El producto químico hizo que los receptores de estrógenos activaran los genes, lo cual llevó a la multiplicación de las células. Además de ello, el efecto fue significativo: los parabenos en las células activadas por HER2 estimularon el crecimiento de las células del cáncer de mama en concentraciones 100 veces menores que en las células que carecían de herregulina.

Los autores afirman que estos hallazgos indican que incluso unas cantidades pequeñas de parabenos son más potentes de lo que indicaban algunos estudios anteriores. Los médicos deberían, por tanto, tener en cuenta su posible función en la aparición del cáncer de mama, especialmente sobre las enfermedades positivas para los receptores de estrógenos y de HER2. Además, los científicos escriben que debe volver a considerarse el diseño de las pruebas de seguridad, puesto que los métodos de prueba actuales pueden infravalorar determinados impactos.