psiquiatria

#Cuando calienta el sol

Postado em

  • Editorial Univadis

Cuando en medicina hablamos de costumbres poco saludables pensamos en el tabaco, la mala alimentación o la falta de ejercicio. Sin embargo, hay otra serie de hábitos que también pueden resultar muy perjudiciales. A las puertas del verano conviene recordarlos, porque muchos de ellos son típicamente veraniegos.

Cuando viajamos es habitual mimetizarse con las costumbres locales, pero ¡ojo!, porque algunas pueden ser peligrosas. Un ejemplo lo encontramos en los baños en ríos poco salubres. El río Ganges recorre sus 2.525 kilómetros desde los altos del Himalaya hasta desembocar en el Golfo de Bengala. Para los hindúes el Ganges es una deidad que limpia los pecados y a su alrededor viven 400 millones de personas. Las atareadas vidas de estos 400 millones de almas dependen de sus aguas, por lo que el cuidado del río no es el óptimo. Los turistas que viajan por el norte de la India suelen visitar el Ganges en la ciudad ancestral de Benarés. Cada verano miles de visitantes se bañan en este río sagrado, lo que les expone a una enorme cantidad de contaminantes: salidas de cloacas y residuos industriales (a diario recibe 12.000 millones de litros de residuos, cuando sólo hay capacidad para tratar una tercera parte de ellos), restos de la ropa y de los cuerpos cremados en los funerales celebrados a orillas del Ganges, etcétera. Algunos turistas se conforman con tocar el agua, pero también los hay que hasta la beben. El Ganges, como otros ríos del mundo, rebosa de bacterias y otros microorganismos (hongos, parásitos) de los que es fácil infectarse. En algunos puntos el nivel de bacterias fecales por 100 mililitros supera las 50.000, cuando lo máximo recomendable para el baño son 500 y para el consumo es cero. Ergo… baño en el Ganges, infección segura.

Para adoptar costumbres locales peligrosas no es preciso viajar tan lejos. Si pensamos en España, son conocidas las fiestas de los pueblos y otro tipo de tradiciones, algunas de las cuales no están exentas de riesgo. El libro Crazy Competitions, editado numerosas veces, recoge tradiciones de diferentes países que pueden resultar peligrosas para la salud. Entre las tradiciones españolas “locas” se habla de los Sanfermines de Pamplona, de la Tomatina de Buñol, del carnaval de Entroido de Laza, donde se arrojan hormigas rojas, de la batalla del vino de Haro o de la carrera de tacones de las Fiestas del Orgullo Gay de Chueca. Las fiestas de los pueblos pueden ser muy divertidas, pero con alcohol, tumulto y exceso de adrenalina también pueden resultar arriesgadas. No olvidemos que en los Sanfermines han muerto al menos 16 corredores, los últimos Daniel Jimeno, corneado en el cuello en 2009, y Fermín Etxeberria, embestido violentamente en 2003. Entre las tradiciones españolas destacadas por Crazy Competitions destacan las fiestas de San Pedro Nolasco en El Puig (Valencia), donde colocan piñatas con ratas y caramelos en su interior. Los que las rompen no saben si hay caramelos o ratas muertas y cuando caen las ratas se las arrojan unos a otros, quién sabe con qué gérmenes en su interior.

Como seguramente no todos nuestros lectores estarán en edad de arrojarse ratas o de correr los Sanfermines, hablaremos ahora de algo más mundano: tomar el sol. Aunque somos médicos, no estamos exentos de la imprudencia ni de sufrir quemaduras veraniegas, sea en el mar, en la piscina o en una excursión turística. Aproximadamente el 25% de los turistas no adopta las medidas adecuadas de protección solar, algo especialmente peligroso en un país como España. No se debe olvidar que la radiación solar es la principal causa de cáncer de piel en nuestro país (78.000 casos anuales), hasta el punto de haberse incrementado su incidencia el 10% los últimos años y duplicado en 30 años. ¿Qué hay detrás de la imprudencia de no tomar medidas de protección solar? Desconocimiento, relajación y estética. Es importante incidir en la responsabilidad que tenemos con nuestra piel, y también con la de nuestros hijos, padres o pacientes.

Como ya estamos en modo verano, hemos viajado a la India o a un pueblo playero y hemos tomado el sol, llega el momento de la comilona. Aunque sabemos casi todo respecto a los males provocados por excesos con la comida, conviene recordar algo: los “digestivos” no tienen nada de digestivo. Una costumbre muy típica después de un festín gastronómico es tomar un licor de hierbas, orujo o similar, porque “ayuda a hacer la digestión”. Si a una paella y un chuletón aderezados con vino tinto y tarta de queso le añadimos un chupito de licor de alta graduación, únicamente incrementamos el alcohol y las calorías. La sensación física inmediata puede ser fresca, porque el licor está frío y se cambia por completo de sabor, pero de ahí a pensar que el tránsito intestinal será mejor hay una larga distancia. Más aún si son dos licores, un gin-tonic y quién sabe qué más. Quien lo afirma no sabe lo que dice, bromea o simplemente quiere justificar por qué se toma un licor que en nada puede ayudarle a hacer la digestión.

Y una última costumbre poco saludable, transversal a todos nosotros, tengamos la edad que tengamos y estemos de vacaciones en El Puig, en París o en Benarés: mirar el móvil continuamente. Muchas personas sienten una verdadera desazón si se encuentran en zonas sin wi-fi ni cobertura, o si se dejan olvidado su dispositivo preferido, ya sea el móvil, la tablet o el portátil. Un estudio japonés investigó la relación entre el uso del teléfono móvil y el insomnio y la depresión en adolescentes. La utilización del teléfono móvil más de 5 horas al día se asoció con una duración menor del período de sueño y aumentaba el insomnio; y el uso del teléfono durante 2 ó más horas diarias en redes sociales y chats online se asoció con mayor riesgo de depresión. La pulsión hacia las tecnologías ha llevado a que se describa el “síndrome de la vibración fantasma del móvil”, el cual se produce cuando creemos sentir el sonido o la vibración del móvil cuando ni siquiera lo llevamos encima. De los malos hábitos descritos, el uso inapropiado del móvil parece el más inocente, pero debemos estar alerta, ya que puede convertirse en un verdadero problema para nuestra salud, tanto mental como física.

#Anxiety Neurosis Symptoms

Postado em

Resultado de imagem para neurosis or anxiety

Anxiety neurosis is the psychological disorder most commonly referred to as generalized anxiety disorder, or GAD. Sufferers of GAD make up nearly 1/5 of all anxiety diagnoses in adults, or 3.1 percent of the U.S. population. Characterized by excessive, exaggerated worrying or fear about everyday issues such as money, family, work or health, the symptoms of GAD can be overwhelming, at times to the point of being completely debilitating.

Physical Symptoms

Physical symptoms of generalized anxiety can be similar to or experienced as an anxiety or panic attack. Specifically, GAD symptoms felt in the body can include headaches and body aches, muscle tension, difficulty swallowing, trembling or twitching, sweating, gastrointestinal discomfort and nausea, diarrhea, feeling lightheaded or dizzy, feeling out of breath, hot flashes, and having to visit the bathroom often. In addition, sufferers of GAD can experiences sleep difficulties or insomnia, restlessness, fatigue or feeling tired for seemingly unknown reasons.

Excessive Worrying

Behind GAD is worrying that is constant, chronic and unsubstantiated, experienced at a level of severity much more than the anxiety most people have from time to time. Sometimes just getting through the day can cause or increase feelings of anxiety. This tendency to ruminate can last all day, interfering with school, work or family, and causing sufferers to adopt a pessimistic attitude in which they always fear the worst.

In addition to worrying about everyday tasks and activities, people with GAD might worry about punctuality, conformity and perfectionism, the latter making them so unsure of themselves that they need to redo tasks in order to meet their perceived level of perfection.

Other Psychological Symptoms

Aside from the physical symptoms and worrying that define GAD, other symptoms that sufferers can experience include being easily distracted and having a hard time concentrating. When this affects their ability to complete tasks such as work duties or meeting deadlines, it can be a precursor to feeling even more anxious.

Operating at a heightened level of anxiety also makes those who suffer from GAD more prone to being on edge, and thus, more easily startled. When combined with fatigue or feeling exhausted from lack of quality sleep, it can increase the tendency to be moody or irritable.

REFERENCES & RESOURCES

#Gabapentinoids linked to #risk of overdose in #younger patients

Postado em

    •  Univadis Medical News

A new study in the BMJ has found treatment with gabapentinoids is associated with an increased risk of suicidal behaviour, unintentional overdose, injuries and road traffic incidents among young people.

Previous studies have linked gabapentinoids to suicidal behaviour and overdose-related deaths, but findings have been inconsistent.

In this latest study, researchers examined associations between gabapentinoids and a range of harms among 191,973 people aged 15 years and older in Sweden who were prescribed pregabalin or gabapentin between 2006 and 2013. The researchers compared the risk of harms during treatment periods with baseline risk during periods without treatment.

They found that during treatment periods, participants were at a 26 per cent increased risk of suicidal behaviour or death from suicide, a 24 per cent increased risk of unintentional overdose, a 22 per cent increased risk of head or body injuries and a 13 per cent increased risk of road traffic incidents or offences.

When stratified by age, the risk for suicidal behaviour was higher in participants younger than 55 years. The highest risk was in the 15-24 years age group (adjusted hazard ratio 1.67; 95% 1.52-1.84).

When drugs were examined separately, only pregabalin was associated with increased risks of harm.

#El #trastorno límite de la personalidad activa regiones cerebrales diferentes para el #control de impulsos

Postado em Atualizado em

Las personas con trastorno límite de la personalidad activan regiones cerebrales distintas para controlar sus impulsos, según un estudio del Ciberdem en ‘Biological Psychology’

Imagen tomográfica del cerebro

Los pacientes con trastorno límite de la personalidad activan regiones cerebrales distintas para inhibir sus respuestas motoras, según un estudio realizado por investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), el Hospital Clínico San Carlos y el Centro de Investigación Biomédica en Red de Salud Mental (Cibersam). Los resultados se publican en Biological Psychology.

Se estima que entre un 0.5 y un 6% de la población presenta trastorno límite de la personalidad. Este trastorno es uno de los diagnósticos psicológicos y psiquiátricos más frecuentes, y también uno de los que mayor apoyo clínico requiere por su elevado impacto sobre la vida del paciente y familiares.

Una de las principales características que muestran las personas con trastorno límite de la personalidad es la elevada impulsividad, que puede estar asociada a conductas agresivo-impulsivas. También es frecuente el abuso de sustancias, y, en general, un patrón de comportamiento poco reflexivo.

 

Según lo establecido hasta ahora, este comportamiento puede deberse a dificultades en varios procesos cognitivos y motivacionales, como el déficit en el control inhibitorio que, en otras palabras, corresponde a una falta de habilidad para detener pensamientos o acciones que no son pertinentes o necesarios.

Análisis del control inhibitorio

Los investigadores examinaron el control inhibitorio de 40 personas (20 con trastorno límite de la personalidad y 20 sin ningún tipo de trastorno mental) a través de medidas de actividad cerebral y medidas conductuales.

“Mientras que las personas sin trastornos médicos ni psicológicos o psiquiátricos activaron regiones prefrontales del cerebro, principalmente el área motora presuplementaria, que es un área típicamente relacionada con el control inhibitorio, los pacientes con trastorno límite de la personalidad activaron regiones posteriores del cerebro, principalmente el precúneo”, ha explicado Jacobo Albert, de la Facultad de Psicología de la UAM. Esta activación atípica observada en los pacientes con trastrono límite de la personalidad podría ser un mecanismo de compensación para paliar una disfunción en las áreas prefrontales del cerebro que sustentan el control del comportamiento.

Según Albert y José L. Carrasco, catedrático de Psiquiatría de la UCM, “los resultados señalan la importancia de evaluar, diseñar e implantar intervenciones para mejorar el control inhibitorio y los procesos ejecutivos, así como las bases neurobiológicas que las sustentan, en las personas con TLP”.

Carrasco, ha añadido que “los resultados del estudio deben confirmarse con muestras más amplias de pacientes que no sólo no estén medicados, sino que todavía no hayan iniciado tratamiento farmacológico alguno para el trastorno”.

Además, otro de los retos futuros será detectar “diferencias en los patrones de actividad cerebral de los pacientes, no sólo a nivel grupal sino también de manera individual”.

#Estrogênio adjuvante como opção terapêutica para #mulheres com esquizofrenia?

Postado em

 O uso adjuvante do estrogênio pode ser eficaz na redução dos sintomas da esquizofrenia nas mulheres, apresentando-se como uma possível nova opção de tratamento, sugere nova pesquisa.

Dra. Elise Turner e Dra. Viviana Alvarez Toro

Uma revisão sistemática da literatura realizada por pesquisadoras da University of Maryland, em Baltimore, mostrou que o uso adjuvante do estrogênio reduziu os sintomas de esquizofrenia de maneira dose-dependente e com significância estatística, em comparação com o tratamento antipsicótico isolado.

“Nossa revisão sugere que o estrogênio tem um papel significativo na melhora dos sintomas psicóticos, portanto, eu acredito que esse achado é muito motivante e precisa ser aprofundado por novos estudos”, a Dra. Viviana Alvarez Toro, médica e pesquisadora do estudo.

Os resultados foram apresentados no encontro anual de 2019 da American Psychiatric Association (APA).

“Antipsicótico natural” 

A esquizofrenia afeta cerca de 1% da população, e pesquisas anteriores mostraram que, embora a esquizofrenia tenha prevalência semelhante em homens e mulheres, sua apresentação clínica geralmente difere entre os sexos.

A Dra. Viviana e a Dra. Elise Turner, que também participou do estudo, ambas médicas residentes do Sheppard Pratt Psychiatry Residency Program da University of Maryland, observaram que as mulheres jovens normalmente apresentam os sintomas três a quatro anos mais tarde do que os homens, e que os sintomas nas mulheres podem aparecer em momentos de variação hormonal, como durante o puerpério ou na pós-menopausa.

Além disso, pesquisas anteriores sugeriram que o nível de estrogênio é tipicamente mais baixo em mulheres com esquizofrenia em comparação com seus pares sem a doença.

Estudos anteriores também indicaram que o estrogênio potencializa os antagonistas da dopamina em modelos animais e pode atuar como um “agente antipsicótico natural”, podendo explicar a diferença dos sintomas entre homens e mulheres, observaram as pesquisadoras.

As pesquisadoras ainda ressaltaram que o estrogênio pode desempenhar um papel protetor na lesão neuronal, promovendo a neurogênese e a re-mielinização.

A partir desses dados, a Dra. Viviana e colaboradores fizeram uma revisão sistemática para avaliar os efeitos do estrogênio adjuvante em mulheres adultas e compararam com o tratamento antipsicótico exclusivo – a terapia padrão vigente.

 

Relação dose-dependente

Para a revisão, foram selecionados apenas ensaios clínicos randomizados (ECR). A análise final foi embasada em seis ECR, com o total de 426 mulheres adultas diagnosticadas com esquizofrenia, de acordo com os critérios do Manual Diagnóstico de Transtornos Mentais (DSM, sigla do inglês Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders).

Esses ensaios clínicos também foram limitados a estudos que usaram escalas baseadas em evidências para medir os sintomas positivos e negativos da esquizofrenia, como a escala para avaliação da síndrome positiva e negativa (PANSS, sigla do inglês Positive and Negative Syndrome Scale) ou a escala breve de avaliação psiquiátrica (BPRS, sigla do inglês Brief Psychiatric Rating Scale).

O desfecho primário de interesse do estudo foi a redução dos sintomas positivos e negativos da esquizofrenia, avaliada pelas escalas de sintomas PANSS e BPRS.

As pesquisadoras descobriram que todos os ensaios clínicos que mediram os sintomas usando a escala PANSS mostraram redução estatisticamente significativa na pontuação total das mulheres tratadas com estrogênio em comparação com as mulheres tratadas exclusivamente com algum antipsicótico.

A revisão também mostrou que quanto maior a dose de estrogênio, maior foi a redução da pontuação total pela escala PANSS. O único estudo que avaliou os sintomas pela escala BPRS mostrou uma tendência de redução, sem significância estatística, na pontuação total das participantes tratadas com estrogênio em comparação com aquelas tratadas com apenas com antipsicótico.

A Dra. Viviana disse que o estrogênio como tratamento adjuvante para mulheres com esquizofrenia, em geral, parece levar à redução dose-dependente dos sintomas positivos e negativos. Embora não haja implicações clínicas neste momento, a Dra. Viviana acrescentou que as descobertas definitivamente justificam a realização de novos estudos em uma população maior e diversificada.

“Oportuno e importante”

 

“Observa-se de maneira consistente que sintomas psiquiátricos podem aparecer no período pré-menstrual, o que engloba os sintomas psiquiátricos positivos e negativos das mulheres com esquizofrenia”, disse a Dra. Dolores, professora de psiquiatria, neurociência e ciências genéticas e genômicas da Icahn School of Medicine at Mount Sinai, em Nova York.

Além disso, a Dra. Dolores mencionou que a desregulação dos hormônios gonadais é uma característica comum da esquizofrenia, independente do tratamento. Ela também destacou que o estrogênio e o hormônio do estresse, cortisol, têm uma relação inversa; o nível de estresse é comumente alto em mulheres com esquizofrenia, o que, por sua vez, reduz os níveis de estrogênio.

A Dra. Dolores disse que o estrogênio pode ser um importante tratamento adjuvante para algumas mulheres. Entretanto, ela acrescentou que “o tratamento com estrogênio não é isento de riscos”.

Pesquisas anteriores mostraram que o estrogênio tem sido associado a alto risco de câncer e pode elevar a pressão arterial.

As pesquisadoras e a Dra. Dolores informaram não ter relações financeiras relevantes.

American Psychiatric Association (APA) 2019: P2-2 Apresentado em 18 de maio de 2019.

#Que impacto tem a suspensão abrupta de nicotina e cafeína? Nos cuidados intensivos..

Postado em

Fonte de imagem: Bolo Jawan

Um estudo apurou que a suspensão abrupta de nicotina e de cafeína pode causar sofrimento e exames desnecessários em pacientes nas unidades de cuidados intensivos.

“A nicotina e a cafeína estão entre as substâncias altamente viciantes mais comummente usadas na sociedade moderna, mas também são frequentemente subestimadas como fonte potencial de sintomas de abstinência significativos quando são descontinuadas de forma abrupta”, avançou Maya Belitova, do Hospital Universitário Tsaritsa Yoanna, em Sófia, Bulgária, e investigadora que liderou o estudo.

Na Europa, 27% da população fuma e mais de metade consome café.

Para a sua investigação, Maya Belitova e colegas efetuaram uma revisão sistemática a 12 estudos de natureza clínica e observacional que reuniam um total de 483 adultos com idades compreendidas entre os 18 e os 93 anos. Os estudos analisavam os sintomas de abstinência e tratamento em unidades de cuidados intensivos entre 2000 e 2018.

Os resultados demonstraram que a abstinência aguda de nicotina faz aumentar substancialmente a agitação, que era de 64% nos fumadores, contra 32% nos não-fumadores. Efetivamente, o número de deslocamentos dos tubos traqueais e de linhas intravenosas causados por agitação foi de 14% nos fumadores e de 3% nos não-fumadores.

Por outro lado, a terapia de substituição de nicotina demonstrou ter contribuído para o desenvolvimento de delírio na unidade de cuidados intensivos, um problema associado à intubação prolongada, hospitalização mais longa e um maior risco de morte.

A abstinência abrupta da cafeína causa sonolência, náuseas, vómitos e dores de cabeça e pode aumentar o risco de delírio nos cuidados intensivos. Apesar de o benzoato de cafeína conseguir tratar as dores de cabeça, o seu uso como substituição nas unidades de cuidados intensivos não está bem evidenciado.

“Os sintomas de abstinência incluindo náuseas, vómitos, dores de cabeça e delírio podem durar até duas semanas. Estes sintomas assemelham-se a doenças como a meningite, a encefalite e hemorragia intracraniana – isto poderá confundir o diagnóstico clínico e resultar em exames desnecessários que podem prejudicar o paciente, custar muito dinheiro e desperdiçar tempo”, comentou Maya Belitova.

BancodaSaúde

#El #acoso escolar necesita protocolos como los de #violencia de género

Postado em

Las secuelas del ‘bullying’ y del ‘mobbing’, que incluyen depresión y ansiedad, entre diversos trastornos psiquiátricos, también provocan cambios en la estructura y función cerebrales.

Se estima que en España habría unos 1.000 niños y adolescentes que sufren agresiones físicas o amenazas en la escuela.

Tanto el acoso escolar como el acoso laboral tienen una relación bidireccional con la depresión. Las personas depresivas son carne de cañón para ser acosadas y, por otro lado, el acoso termina provocando síntomas depresivos en las víctimas. Es la pescadilla que se muerde la cola, un mecanismo que sólo podrá interrumpirse, o al menos paliarse, con medidas de prevención e intervenciones en centros escolares y de trabajo. Aunque sean fenómenos diferentes, quienes han sido acosados en la escuela tienen mayor riesgo de serlo en el entorno laboral.
“Diversos estudios longitudinales muestran que el riesgo de acoso se mantiene en algunas personas a lo largo de la vida por el hecho de ser distintos, lo que les hace más vulnerables tanto en la niñez como en la edad adulta”, explica Celso Arango, director del Instituto de Psiquiatría y Salud Mental (IPSMarañón) del Hospital Gregorio Marañón, en Madrid, y catedrático de la Universidad Complutense.

Durante su intervención en el XVIII Seminario Lundbeck, sobre La huella del acoso en la salud mental, Arango ha dicho que estamos ante “un problema de salud pública, por carga y por prevalencia, y habría que visibilizarlo, hablarlo, como se está haciendo con las víctimas de violencia de género o de accidentes de tráfico”. Defiende la implantación de una estrategia nacional de prevención del acoso escolar porque en España habría unos 1.000 niños y adolescentes que sufren agresiones físicas o amenazas en la escuela que les llevan a cuadros de ansiedad, depresión e incluso suicidio.

En el llamado bullying se da un comportamiento agresivo (en chicos suele ser físico, verbal y relacional, mientras que en chicas se asocia más con el aislamiento por parte de otros escolares) de forma repetida por parte de un individuo o de un grupo, siempre entre iguales, entre los que se crea un desequilibrio o desproporción de poder. El acosado es carne de cañón por “ser diferente”, bien en lo físico, en lo psíquico o en actitudes peculiares. Las diferencias que implican mayor riesgo son ser inmigrante, tener alguna discapacidad o enfermedad crónica, tener sobrepeso u obesidad, el desempleo parental o una orientación sexual incongruente.

Rosa Gutiérrez: “El mobbing no es estrés laboral: implica deseo de socavar la personalidad del acosado” 

Arango advierte de que hay que tratar tanto a la víctima como al que lo acosa. “Hay que trabajar con todos porque el acosador a veces lleva detrás una patología mental, mucho sufrimiento, abuso físico o maltrato en su entorno familiar. Y no basta con un cambio de colegio porque detrás puede haber psicopatología”.

Los efectos en el acosado pueden resumirse en aumento de depresión y ansiedad, de problemas físicos y trastornos psicosomáticos, así como de experiencias psicóticas y riesgo aumentado de autolesión y suicidio. Pero además de daños en salud mental se percibe peor calidad de vida, con aumento de enfermedades orgánicas (obesidad, diabetes…), peores resultados académicos y mayor abandono escolar.

El psiquiatra recalca que la relación entre el bullying y la depresión es muy evidente y que la posibilidad de trastorno psicótico se multiplica hasta seis veces a corto/medio plazo y también puede tener consecuencias para toda la vida. Hay un estudio sobre secuelas 40 años después del acoso.

En estudios neurobiológicos se observan cambios cerebrales estructurales y funcionales, desregulación del eje hipotalámico-hipofisario-adrenal, cambios epigenéticos en el transportador de serotonina, acortamiento acelerado de telómeros (indicador indirecto de menor esperanza de vida) y aumento de la inflamación, junto a los estilos cognitivos depresivos.

No es estrés laboral

El acoso en el trabajo afecta de forma similar en la edad adulta, pero tiene sus notas distintivas. “No es estrés laboral, ni burnout, ni siquiera el ejercicio arbitrario del poder empresarial, porque requiere una intención de socavar la personalidad del trabajador”, aclara Rosa Gutiérrez, jefa del Servicio de Salud Mental de Alcobendas (Madrid), del Hospital Infanta Sofía.

El llamado mobbing no se da solo entre iguales. En un 68% viene de los jefes; en el 18% de los compañeros, y hasta un 12%, de los subordinados. “No estamos preparados para ser dañados sin motivo”, asegura la psiquiatra, lamentando que pocos trabajadores acosados, un 10%, pidan ayuda ante los primeros síntomas clínicos de cefaleas o insomnio.

Gutiérrez ha recalcado el papel de los médicos de empresa para detectar la depresión y favorecer la recuperación funcional hasta la remisión completa. “Es primordial detectar los síntomas precoces de la depresión pero también los síntomas residuales, que se mantienen ante una mejoría inicial y pueden dificultar el trabajo”. De hecho la baja asertividad, falta de confianza en sí mismo y una tendencia a la autojustificación repercuten en la vida laboral del acosado, con conductas de absentismo y presentismo.

Un hilo invisible que une cuadros depresivos

Prevenir el acoso escolar es de alguna forma prevenir el acoso laboral, ambos fenómenos están estrechamente ligados por un hilo invisible que puede sostener cuadros depresivos durante décadas si no se actúa en estadios iniciales. “Es fundamental que exista un plan de prevención de acoso en las escuelas, lo mismo que hay extintores o un plan de seguridad”, comenta Celso Arango, director del IPSMarañón, recalcando que el acoso está muy ligado a la educación y los valores recibidos en la infancia. De hecho, se ha demostrado que el acoso escolar es menor en familias que cenan juntas.

Según el psiquiatra, hay estrategias eficaces y coste-eficientes para prevenir el acoso escolar que lo reducirían en un 20%. Y aunque las actuaciones principales deben hacerse a nivel escolar y comunitario, apela a las familias y a los profesionales de la salud para que también ejerzan la prevención, detección precoz y promoción de la resiliencia en niños y adolescentes.

“En todos los colegios hay que estimular la tolerancia cero a la violencia y el respeto a la diversidad, el entrenamiento en habilidades sociales y la empatía, el aprendizaje colaborativo… Y como prevención secundaria, la detección y cese precoz de acoso y el manejo de dificultades y síntomas específicos”, reitera Arango, que apunta a reducir la patología psiquiátrica previa en menores como estrategia prioritaria, aunque matiza que “no es compatible con que haya listas de espera de cinco o seis meses para un niño con depresión”.