medicina estética

Nueva técnica inyectable para borrar arrugas superficiales

Postado em

El 'blanching' contiene ácidos hialurónicos de reticulación dinámica que consiguen borrar las arrugas finas.

El ‘blanching’ contiene ácidos hialurónicos de reticulación dinámica que consiguen borrar las arrugas finas.

Con el paso del tiempo la piel comienza a sufrir los signos del envejecimiento como son flacidez, sequedad, falta de elasticidad, aparición de arrugas y disminución de la capacidad regenerativa.

El ácido hialurónico es una de las técnicas más extendidas y que se utiliza con éxito desde hace años para combatir algunos de estos signos del paso del tiempo. Esta técnica consiste en la aplicación de este compuesto a través de inyecciones que buscan rellenar pliegues o crear volúmenes con el fin de combatir las arrugas y recuperar el volumen perdido con el paso del tiempo.

La eficacia de esta técnica reside en que tiene una gran capacidad para atraer y retener agua, lo que permite rehidratar la piel y hacer que luzca más tersa, aumentando su grosor y eliminando los surcos. También produce una regeneración de las capas más profundas y superficiales de la piel, porque aumenta la producción de colágeno propio.

El ácido hialurónico se ha inyectado en estos últimos años a niveles medios o profundos en la piel o por debajo de ella, por lo que las arrugas finas como las llamadas patas de gallo y otras arrugas superficiales no eran buenas candidatas al mismo.

En estos meses ha irrumpido en el sector de la medicina estética una nueva técnica, conocida como ‘blanching’, con ácidos hialurónicos de reticulación dinámica que consigue borrar estas arrugas finas.

Este nuevo protocolo, que cuenta con la aprobación de la Food and Drug Administration (FDA), se basa en inyecciones muy superficiales de esta nueva gama de ácidos hialurónicos sin posibilidad de dejar bultos, nódulos, ni coloración azulada, para tratar las arrugas finas estáticas y mejorar sustancialmente las arrugas de expresión.

La técnica ‘blanching’ permite borrar arrugas finas sin afectar la expresión y proporcionando además una hidratación visible en la piel.

Otras zonas de aplicación además de las patas de gallo son los pliegues nasolabiales, las líneas de marioneta, el entrecejo y cualquier arruga fina del rostro. Incluso las marcas de acné.

La técnica ‘blanching’ es un procedimiento que requiere de mucha experiencia y destreza por parte de médico que lo aplica, ya que emplea un plano de infiltración muy superficial, dejando microdepósitos de ácido hialurónico justo en la hendidura de la arruga, sin provocar abultamientos o exceso de producto.

El uso de láser en la intervención de las varices produce menos hematomas y dolor

Postado em

Además de una recuperación más rápida.

Además de una recuperación más rápida.

El uso de láser en la intervención de las varices produce menos hematomas y dolor además de que no se originan heridas quirúrgicas, no hay posibilidad de complicación y la recuperación es más rápida así como la incorporación a la actividad cotidiana que puede ser inmediata, ha explicado el especialista del Servicio de Angiología y Cirugía Vascular del Hospital Quirónsalud San José, Jesús Álvarez García.

En esta técnica se elimina la variz a través de un daño térmico a la misma. Esto se hace con una punción, a través de la cual se introduce un catéter dentro de la vena que es la que la daña desde dentro, por lo que, al no haber arrancamiento, las ventajas son múltiples.

Por su parte, la cirugía convencional es un tratamiento efectivo y muy utilizado, aunque es algo agresivo ya que, a través de heridas quirúrgicas se extirpan las venas que funcionan mal. “Esta aproximación a la enfermedad produce cierto dolor y hematomas en el postoperatorio inmediato, además de que precisa de vendajes más duraderos y de una baja laboral algo más prolongada. Por si fuera poco, existe el riesgo de complicación en las heridas”, ha asegurado el Dr. Álvarez García.

La esclerosis es otra forma de eliminación de las varices. En este caso se utilizan inyecciones de un agente químico que busca la inflamación y la lesión de las paredes de la vena y, posteriormente, su reabsorción. Normalmente, se utiliza para vasos de pequeño calibre o telangiectasias, ya que no ha demostrado mejores resultados en vasos de mayor tamaño que las alternativas disponibles.

Como principales ventajas da la posibilidad de llevarla a cabo sin anestesia y en consulta externa, con una recuperación al medio laboral inmediata y con unos resultados estéticos visibles a partir del mes.

“Antes de optar por un determinado tratamiento, es necesario una correcta valoración por un cirujano vascular, ya que diferentes varices precisan de diferentes técnicas”, ha indicado el Dr. Álvarez García y destaca que el resultado del láser es el mismo que el de la cirugía convencional pero con más ventajas.

Aunque las medidas intervencionistas son las únicas que hacen desaparecer las varices, se pueden realizar otras como son las básicas, que tienen como objetivo evitar situaciones en las que se dificulte el drenaje venoso. La elevación de las piernas cuando estamos sentados o tumbados y evitar estar quietos de pie, puesto que el movimiento favorece la contracción de los gemelos y eso mejora la clínica. Además, se debe asociar una hidratación diaria con crema de las piernas.

El experto también se ha referido a el uso de fármacos cuando estamos en los estadios incipientes, “aunque existe cierta evidencia científica, estos medicamentos pueden funcionar de forma distinta en diferentes personas. Son moléculas con un perfil bastante seguro que facilitan un alivio sintomático importante, por lo que, en fases iniciales y de forma accesoria al resto de tratamientos, pueden ser beneficiosos”.

Otra de las medias no intervencionistas son las medias de compresión que aunque son efectivas, dependen en gran medida del uso que se haga de ellas. Su mecanismo de acción se basa en impedir que la sangre venosa se concentre en las piernas, para evitar el edema o hinchazón y la irritación que pueden producir en la piel y en las terminaciones nerviosas.

“Son medidas efectivas pero que en personas con poca tolerancia pueden producir una peor calidad de vida que la cirugía de varices. Tanto las medias como los fármacos no hacen desaparecer las varices”, ha asegurado el especialista del Hospital Quirónsalud San José, que integra el Servicio de Angiología y Cirugía Vascular que dirige el Dr. Luis Riera del Moral.

Grasa corporal y plasma, la alternativa natural que gana terreno al bótox y al ácido hialurónico en la medicina estética

Postado em

Pertenecen al grupo de tratamientos de medicina 'antiaging' mínimamente invasivos.

Pertenecen al grupo de tratamientos de medicina ‘antiaging’ mínimamente invasivos.

Los tratamientos de medicina estética basados en infiltraciones de sustancias naturales extraídas del paciente, como su propia grasa localizada o incluso su sangre, están ganando terreno progresivamente al bótox y al ácido hialurónico en el sector de la medicina estética.

De hecho, esta práctica ya se está consolidando en Los Ángeles, Miami y Corea del Sur y, especialmente, entre famosas como Madonna, Giselle Bündchen o Kim Kardashian. Se trata del ‘lipofilling’ facial y del plasma rico en plaquetas.

Ambos pertenecen al grupo de tratamientos de medicina estética ‘antiaging’ que son mínimamente invasivos y cuyos resultados son prácticamente inmediatos, pero no son permanentes, es decir, que al igual que el bótox y ácido hialurónico, su efecto dura aproximadamente seis meses.

“Aunque el bótox y el ácido hialurónico siguen siendo los más demandados en cuanto tratamientos antiarrugas y rellenos faciales, el ‘lipofilling’ y el plasma llaman la atención de los pacientes que no quieren infiltrarse sustancias artificiales y apuestan únicamente por tratamientos naturales. Como es común en este sector, hay un gran número de pacientes que acuden a la consulta porque ven que tal famosa también se lo ha hecho, pero en estos casos hay que actuar con responsabilidad y aconsejarles según criterio médico, teniendo en cuenta edad, estado de la piel y facciones”, ha explicado el director de las Clínicas Diego de León, Miguel de la Peña.

En concreto, el ‘lipofilling’ facial es una de las opciones para rellenar labios con un resultado final “más natural” que con el ácido hialurónico, también para rellenar arrugas, surco nasogeniano, zonas decaídas que pierden volumen como pómulos y mejillas, cicatrices e incluso para eliminar ojeras.

El procedimiento consiste en la pequeña extracción de grasa localizada de una parte concreta del cuerpo como puede ser el abdomen, flancos (más conocidos como michelines) o muslos, la cual se reinyecta en la zona del rostro a rejuvenecer. Para su reinyección, una vez extraídos los adipocitos, estos se centrifugan para separar las células vivas de las muertas. Las vivas son las que se microinyectan en el rostro hasta conseguir el resultado deseado.

Respecto al plasma rico en plaquetas, consiste en la extracción de sangre del paciente de la que se seleccionará el plasma a través de un proceso de centrifugación. El plasma es la parte de nuestra sangre rica en plaquetas y fundamental para la coagulación y reparación de la piel. Las plaquetas provocan el crecimiento y generación de células que reparan y reproducen tejido sano.

A continuación se reinyecta en las zonas de la cara para mejorar luminosidad, arrugas y las partes más deterioradas bien por el paso del tiempo, por el sol y por las sesiones de bronceado mediante rayos en cabina que perjudican y fomentan el envejecimiento de la piel. Este tratamiento se puede aplicar tanto en el rostro como en brazos, palmas de las manos, escote o cuello.