Oncologia

#Sedentarismo pode aumentar o #risco de morte por câncer?

Postado em Atualizado em

Pessoa pratica exercício para evitar uma situação de sedentarismo e evitar o risco de câncer

O sedentarismo está associado a doenças como o diabetes, doença cardiovascular, e a um aumento global de mortalidade. Sabe-se ainda pouco sobre como objetivamente o sedentarismo afeta a mortalidade por câncer (revisão publicada em 2015 sugere aumento do risco de morte por câncer em 13%) e eventualmente como a atividade física pode melhorar este desfecho. Entretanto, o câncer é uma das maiores causas de morte entre americanos e sabemos que até 50% desses cânceres são preveníveis a partir de hábitos de vida saudáveis.

 

Sedentarismo e risco de câncer

American Cancer Society recomenda pelo menos 150 minutos de atividade física de moderada a forte intensidade por semana, mas estima-se que apenas 25% dos americanos cumpram esta meta. Por aqui certamente não temos números melhores.

Pesquisadores do MD Anderson Cancer Center e de outros centros americanos resolveram reexaminar dados coletados de um estudo epidemiológico foi conduzido com cerca de 8.000 adultos de 45 anos ou mais, brancos ou pretos, incluídos entre 2003 e 2007 no Reasons for Geographic and Racial Differences in Stroke (REGARDS) Study, mas sem diagnóstico prévio ou em tratamento para qualquer tipo de câncer.

atividade física de intensidade leve (AFIL) como andar devagar, passear, o tempo sentado e a atividade física de intensidade moderada-vigorosa (AFIMV) foram aferidas com um acelerômetro (cinto usado na altura do quadril), usado por pelo menos 7 dias consecutivos se possível por cerca de 16 horas. Muitos dos participantes passavam em torno de 13 a 16 horas do dia numa cadeira ou praticamente inativos! Mas outros caminhavam, passeavam, ajudavam nas tarefas domésticas, faziam jardinagem, e outros, claro, faziam exercício! Os participantes foram divididos em 3 grupos conforme a intensidade da atividade (ou inatividade!).

 

Dos 8.000 participantes, 45% eram homens e a média de idade era de 69 anos. Num seguimento de cerca de pouco mais de 5 anos, a mortalidade por câncer foi de 3,3%. Quanto maior o tempo de sedentarismo maior o risco de morte. Ajustadas as variáveis estatísticas que poderiam confundir (o IMC médio era de 28 nos 2 grupos por exemplo consumo de álcool era semelhante, mas havia um pouco mais de fumantes e de cardiopatas no grupo que faleceu), a mortalidade foi 45% ou 55% maior nos indivíduos conforme a “intensidade” do sedentarismo. No grupo mais inativo o risco foi 80% maior! No entanto, “trocar” o sedentarismo por 30 minutos de AFIL já reduz o risco de morte em 8% e se for por AFIMV o risco cai 30%!

Nesta coorte de pacientes o sedentarismo medido pelo acelerômetro apareceu como um fator de risco de morte por câncer per se. Esses achados devem estimular uma mensagem de saúde pública para os adultos que “sentar menos” promove boa saúde e longevidade, e que “trocar o sedentarismo” por 30 minutos diários de AFIL ou AFIMV pode sim reduzir o risco de morte por câncer!

Limitações

Os autores ressaltam que o estudo tem uma série de limitações. Uma vez que não tiveram acesso a todos os detalhes sobre os tratamentos e características dos cânceres observados, e imagina-se que o sedentarismo tenha impacto negativo e o exercício tenha benefício em alguns tipos de câncer, mas obviamente não todos. O seguimento também foi curto e o acelerômetro usado não conseguiu distinguir a posição sentada vs em pé, o que pode ter superestimado o sedentarismo.

 

Conclusão

No final das contas, a mensagem principal é de que a atividade física, mesmo que de leve intensidade e por pouco tempo, já pode reduzir o risco de morte por câncer… e não estamos pedindo para correr uma maratona!

Leu este texto sentado? Então… levanta e anda! Está esperando o quê?

Autor(a):

Gilberto Amorim

Formado em 1992 na UFRJ • Residência Médica em Clínica Médica no HUCFF – UFRJ • Residência em Oncologia Clínica no INCA • Oncologista do INCA de 01/1998 até 04/2008 –Chefe do Serviço do HCIII de 11/1999 até 05/2001 e de 12/2003 até 12/2005 • Membro Titular da SBOC desde 1996 • Membro titular da “ASCO” desde 2001 e da “ESMO desde 2016 • Sócio Honorário da Sociedade Brasileira de Mastologia desde 2009 • Oncologista e Coordenador Nacional de Oncologia Mamária da “Oncologia D’Or”, desde 05/2011 • Membro voluntário do Comitê Científico da FEMAMA, do INSTITUTO ONCOGUIA e da Fundação Laço Rosa

Referências bibliográficas:

  • Gilchrist SC, Howard VJ, Akinyemiju T et al. Association of Sedentary Behavior With Cancer Mortality in Middle-aged and Older US Adults, JAMA Oncol. Published online June 18, 2020. doi:1001/jamaoncol.2020.2045

#Cáncer: #cuidar la piel mejora la #autoestima y disminuye #miedos e #incertidumbre

Postado em

Tener unas rutinas cotidianas para que el cutis luzca sano favorece, según los expertos, el relax y la sensación de control de la imagen del enfermo oncológico.

Los pacientes con cáncer si se cuidan la piel mejoran la autoestima.
Los pacientes con cáncer si se cuidan la piel mejoran la autoestima.

Bloqueo emocional, incertidumbre, miedo, tristeza, baja autoestima, apatía y agotamiento emocional son algunas de las emociones que pueden sentir los pacientes con cáncer, en función del momento y características de la patología y de las características y factores personales. Así lo ha puesto de manifiesto la psicooncóloga Fátima Castaño, que ha participado en un webinar organizado por la Fundación Stanpa, en el que se ha hablado de los talleres que esta organización imparte en los hospitales públicos españoles para instruir a estos pacientes en el cuidado de la piel y en la mejora de la imagen.

La alteración de la imagen es uno de los trastornos que estos enfermos sufren y tiene consecuencias psicológicas importantes en ellos: “Tener imagen de enfermedad, mayor percepción de vulnerabilidadbaja autoestima y estado de ánimo y reducción de la actividad social”.

Para ayudar a los pacientes a superar ese impacto psicológico, en los talleres de la Fundación Stanpa se les instruye en los cuidados básicos de la piel y de la imagen porque “está demostrado que contribuye a afrontar de forma positiva la patología y la sensación de control de su propia imagennormaliza los cambios en el aspecto y favorece la autoaceptación; disminuye los miedos y la incertidumbremejora la autoestima, y favorece el relax diario”.

Además, como ha añadido Pilar Cairó, directora del programa Ponte guapa, te sentirás mejor, que engloba los talleres mencionados, ha defendido que el cuidado personal cotidiano de un paciente con cáncer “indica el esfuerzo por su parte por afrontar sus tratamientos, por verse y sentirse mejor consigo mismo y con los que lo rodean”.

En concreto, ha afirmado que cuidar la piel es importante antes, durante y después del tratamiento oncológico. “Por efectos secundarios de las terapias oncológicas, durante el tratamiento, la piel sufre cambios en todo el cuerpo, que dependerán de la terapia pautada y del paciente. Eso sí, la mayoría son reversibles cuando finaliza el tratamiento y se pueden equilibrar y aliviar con los cuidado dermocosméticos apropiados”. Pero ha hecho una advertencia: “Siempre se precisa la valoración del equipo médico responsable antes de realizar cualquier tratamiento cosmético”.

Efectos secundarios en la piel

En concreto, Cairó enumeró los siguientes efectos en la piel y en la imagen:

  • Alopecia/disminución de la densidad capilar.
  • Cambios en el tono de la piel: hiperpigmentación, hipopigmentación, enrojecimiento o tono cetrino.
  • Sequedad y descamación.
  • Irritación pos radioterapia.
  • Prurito.
  • Aparición de vello.
  • Reacciones alérgicas.
  • Brotes de sensibilidad.
  • Acné.
  • Erupciones.
  • Queratosis cicatricial.
  • Escaras.
  • Uñas quebradizas, cutículas inflamadas y onicomicosis.

Lo que no se debe hacer

Pero no todos los cuidados cosméticos valen. De hecho hay ciertas prácticas que los pacientes con cáncer no deben hacer, a juicio de Cairó:

  • Realizar tratamientos de cabina en centros de estética.
  • Frecuentar balnearios o spa.
  • Hacerse manicuras en centros de manicura.
  • Hacerse micropigmentaciones ni tatuajes.
  • Utilizar cejas y pestañas positivas.
  • Masajes, salvo los que sean por prescripción del médico o enfermero.

Lo básico

Entre los cuidados básicos que sí están indicados en este grupo de población, es la limpieza cutánea (de ojo y rostro); la hidratación (de contorno de ojos, rostro, cuello, escote y cuero cabelludo), y protección solar.

La portavoz de la Fundación Stanpa ha mencionado el importante papel que juega el maquillaje para mejorar la imagen del paciente oncológico, puesto que corrige imperfecciones derivadas del tratamiento, entre ellas, sequedad, manchas, eritemas, exantemas. “Nosotros en los talleres -añade- no enseñamos a que se maquillen para ir a una fiesta, sino que nos centramos en el maquillaje básico para que tengan un aspecto lo más natural posible y se vean bien”. Por ello, se centran en la base de maquillaje, corrección de ojeras, polvos matificantes (polvos de sol), corrección de cejas, maquillaje de ojos (sombras, delineado y máscara de pestañas), colorete y delineado de labios.

Cuidado de las uñas

Durante su intervención, Cairó no se ha olvidado de las uñas, que están más frágiles y son más vulnerables a las infecciones. Entre los consejos que los profesionales sanitarios pueden dar para su cuidado destacan: evitar cortar las cutículas (retirarlas con palito de naranja); aplicar crema hidratante específica para prevenir la sequedad, las roturas y los padrastros; no usar limas sobre manchas o estrías, y mejor no aplicar esmalte de color, ya que oculta posibles cambios de aspecto.

#Recomendações sobre #dieta e #atividade física para #prevenção de câncer

Postado em

American Cancer Society (ACS) publicou recentemente as novas recomendações sobre dieta saudável e atividade física, com o objetivo de melhorar a comunicação, as políticas públicas e as estratégias comunitárias para em última análise melhorar o padrão dietético e sensibilizar um aumento da atividade física dos americanos. Essas recomendações foram desenvolvidas por um painel nacional de especialistas em prevenção, epidemiologia, saúde pública e pesquisas em câncer atualizando as mais recentes evidências científicas sobre os temas. Essas recomendações estão em linha com as recomendações da American Heart Association e da American Diabetes Association para prevenção de doença coronariana e diabetes e promoção de saúde pública.

 

Controle de Peso, Atividade Física, Dieta, Álcool e Incidência de Câncer

O câncer é a segunda causa de morte, atrás apenas da doença cardiovascular tanto em mulheres quanto homens americanos. E o impacto do câncer não é obviamente apenas na mortalidade, transcende este desfecho atingindo não só pacientes e seus familiares e profissionais de saúde, mas toda a sociedade. Uma das missões da ACS é reduzir o risco de câncer nos indivíduos e na população como um todo, salvar vidas, liderar a luta por um mundo sem câncer e para isso essas recomendações são para profissionais de saúde, agentes públicos e para o público em geral visando melhorar os comportamentos para alcançar um peso mais adequado, estimular atividade física e o consumo de alimentos saudáveis e a redução do consumo de álcool, tudo isso para reduzir o risco de câncer.

Esses fatores de risco (obesidade, sedentarismo, dieta inadequada e ingesta de álcool) podem contribuir para 18% dos casos e cerca de 16% das mortes por câncer nos EUA. No Brasil não é diferente. Esse impacto só fica atrás do tabaco como fator de risco. Diante destes números imagina-se um grande potencial para redução desses casos e mortes com o controle desses fatores de risco que são modificáveis.

 

Recomendações da ACS sobre Dieta e Atividade Física para Prevenção de Câncer:

  1. Manter um peso adequado ao longo da vida, evitando ganhar peso na idade adulta;
  2. Ser fisicamente ativo! Adultos devem realizar de 150-300* minutos de atividade física moderada por semana ou 75-150 min de atividade física intensa, e quanto mais próximo do “teto” (300 min, por exemplo) melhor!
  3. Crianças e adolescentes devem fazer pelo menos uma hora de atividade física moderada-vigorosa por dia!**
  4. Limitar comportamentos sedentários como passar muito tempo sentado ou deitado, ou perder muito tempo diante de uma “tela” seja TV, tablet, etc;
  5. Procurar seguir um padrão de dieta saudável ao longo de TODA a vida. Um padrão saudável significa alimentos riscos em nutrientes que ajudam a manter o peso adequado, como vegetais verdes escuros, vermelhos, legumes ricos em fibras como feijões, ervilhas e outros, frutas principalmente frescas e de cores variadas e grãos integrais. Um padrão saudável NÃO inclui ou recomenda moderação nas carnes vermelhas e/ou processadas, bebidas com açúcar, alimentos ultraprocessados e grãos refinados;
  6. Melhor não ingerir álcool, mas se o fizer, limitar a uma dose por dia para mulheres e 2 doses para homens.
    (*antes a ACS recomendava 150’/75’ minutos de atividade física moderada/intensa por semana)
    (** isso é novo)

Essas recomendações devem ser seguidas de ações efetivas da comunidade. Organizações médicas, públicas, privadas devem trabalhar em conjunto em diferentes níveis, nacional, regional ou localmente falando para desenvolver campanhas de conscientização, lutar e implementar essas medidas, ampliar o acesso a alimentos saudáveis e de custo acessível, abrir espaços públicos para estimular atividade física e estimular a redução da ingesta de álcool e limitar o acesso de álcool ao mais jovens.

Realidade brasileira

Trazendo essa discussão para o nosso país, isso tem que virar Política de Estado e não só de Governo. Contudo, não dá para esperar que apenas o governo tome providências. A sociedade deve se engajar, as escolas e as famílias devem ensinar isso desde cedo. A indústria de alimentos deve ser pressionada a melhorar ainda mais os nutrientes de seus alimentos industrializados. As Sociedades e os Institutos Médicos podem e devem fazer mais do que estão fazendo em alertar os riscos que a população está correndo ao adotar práticas alimentares ruins, serem sedentárias e ingerirem muita bebida alcoólica.

 

Mensagem final sobre atividade física, dieta e prevenção de câncer

Não podemos mudar a genética familiar por enquanto, mas nunca é tarde para adotar hábitos mais saudáveis. Mas não é fácil ter uma vida saudável num país tão desigual onde alimentos industrializados são mais baratos que os saudáveis, num local onde as pessoas perdem 3-4 horas no transporte público além de 8-9 horas no trabalho. Fazer exercícios e adotar hábitos saudáveis de alimentação é para as classes mais abastadas…até quando? Mas mesmo pessoas das classes sociais mais baixas podem melhorar alguns hábitos e reduzir o risco de câncer, de doenças endócrinas e cardiovasculares. Individualmente a pessoa ganha, a comunidade ganha, a sociedade inteira ganha, os custos futuros com saúde podem diminuir, mas a população tem que ser conscientizada da necessidade. Já perdemos tempo e vidas demais.

Autor(a):

Gilberto Amorim

Formado em 1992 na UFRJ • Residência Médica em Clínica Médica no HUCFF – UFRJ • Residência em Oncologia Clínica no INCA • Oncologista do INCA de 01/1998 até 04/2008 –Chefe do Serviço do HCIII de 11/1999 até 05/2001 e de 12/2003 até 12/2005 • Membro Titular da SBOC desde 1996 • Membro titular da “ASCO” desde 2001 e da “ESMO desde 2016 • Sócio Honorário da Sociedade Brasileira de Mastologia desde 2009 • Oncologista e Coordenador Nacional de Oncologia Mamária da “Oncologia D’Or”, desde 05/2011 • Membro voluntário do Comitê Científico da FEMAMA, do INSTITUTO ONCOGUIA e da Fundação Laço Rosa

Referências bibliográficas:

Rock CL; Thomson C; Gansler T, et al. American Cancer Society Guideline for Diet and Physical Activity for Cancer Prevention. CA Cancer J Clin. 2020;0:1-27.

#Más #mortalidad en pacientes con #tumor activo y #Covid-19 que reciben #hidroxicloroquina y azitromicina

Postado em

Dos estudios presentados en ASCO analizan el impacto de la Covid-19 en los paciente con cáncer. Uno de ellos, en ‘The Lancet’, cifra la mortalidad en el 13%.

Coronavirus3
Coronavirus3

Entre las principales dudas que entraña la pandemia causada por el SARS-CoV-2 se encuentra el impacto que ha producido o que producirá en los pacientes con cáncer. Dos estudios presentados en la Reunión Anual de la Asociación Americana de Oncología Clínica (ASCO), que se está celebrando por primera vez de forma virtual, se han centrado en este tema para intentar dar respuesta al efecto que la Covid-19 tiene en la mortalidad de los pacientes con cáncer.

Con este objetivo de resolver las incógnitas se ha creado el registro Consorcio de Cáncer y Covid-19 (The COVID-19 and Cancer Consortium Registry), que incluye los datos de de 928 pacientes con diagnóstico positivo de Covid-19 procedentes de España, Canadá y Estados Unidos, y concluye que el 13% por ciento de los pacientes fallecieron en los 30 días posteriores al diagnostico de coronavirus. Los resultados se publican en The Lancet
“El ratio de mortalidad para este grupo de pacientes es más del doble de lo que se ha establecido para el grueso de pacientes con Covid-19. Cierto subgrupos, como los pacientes con el tumor activo y con una capacidad funcional deteriorada, han tenido un impacto mucho mayor”, ha explicado Jeremy L. Warner, professor de Medicina e Informática Biomédica del Centro Médico Universitario Vanderbilt, en Nashville, y autor principal del trabajo.

Según Howard A. Burris III, presidente de ASCO, este registro es “un gran ejemplo de cómo la comunidad se ha unido para identificar y recoger los datos necesarios a gran escala” para mejorar la asistencia de los pacientes con cáncer, reducir la mortalidad y las consecuencias del virus.

Del total de pacientes del registro el tumor se encontraba activo en el 40%. Según los resultados en los pacientes con cáncer y Covid-19, el tumor en progresión se asoció de forma independiente con un aumento del riesgo de muerte. Además también se ha puesto de manifiesto que aquéllos pacientes que recibieron hidroxicloroquina y azitromicina también muestran un mayor riesgo de mortalidad.

Warner ha alertado de que estos datos aún son precoces y en continua evolución: “Ahora mismo estamos recogiendo información para entender por qué algunos pacientes contraen la infección e identificar qué factores influyen en la gravedad y en el riesgo de mortalidad. También buscamos analizar los efectos de las terapias frente a la Covid-19 en pacientes con cáncer”.

Tras ajustar parcialmente otros factores de referencia se observó que los pacientes con tumor activo tenían 5,2 veces más probabilidad de fallecer en los 30 días siguientes que aquéllos en remisión o sin evidencia de la patología tumoral.

Además, la combinación de azitromicina e hidroxicloroquina para el abordaje de la Covid-19 se asocia con 2,89 veces más de riesgo de mortalidad en el mes siguiente en comparación con no utilizar ninguno de los fármacos. El estudio señala que los pacientes que fallecieron y habían recibido la combinación eran más propensos a haber sufrido una reducción en la función física diaria, haber recibido tratamiento antitumoral en las dos semanas previas al contagio, a ser RH-, a pertenecer a una etnia no hispánica y al tratamiento con estatinas. Sin embargo, no se ha encontrado ningún aumento significativo en el riesgo asociado con cualquiera de los fármacos en solitario. Al igual que otros estudios que señalan al sexo como factor de riesgo, el registro añade que los hombres parecen tener 1,63 veces más riesgo de fallecer que las mujeres y los exfumadores 1,6 veces más riesgo que los no fumadores.

Warner ha concluido que es necesario realizar estudios prospectivos y bien estructurados para demostrar de forma fehaciente el riesgo o beneficio de estos fármacos.

Quimioterapia y aumento de riesgo en pacientes con cáncer torácico

Sin embargo, el uso de fármacos frente a la Covid-19 no parece haber tenido impacto en la mortalidad de pacientes con cáncer torácico, según otro estudio presentado en ASCO, que ha analizado la probabilidad de fallecer en estos pacientes a partir del registro Colaboración Internacional Covid 19 en Cáncer Torácico (Teravolt, por sus siglas en inglés).

Sin embargo, este trabajo sí ha observado que en los pacientes con cáncer de pulmón y otros tumores torácicos diagnosticados de Covid-19 el uso previo de quimioterapia –sola o en combinación con otros tratamientos- en las tres semanas anteriores a la infección se asocia con un aumento del riesgo del 64% de mortalidad a causa del virus.

El registro incluía a 400 pacientes con cáncer y diagnóstico de Covid-19. De los 144 que fallecieron, la causa de mortalidad fue debida a la Covid-19 en el 79.4% de los pacientes y debido al cáncer en el 10.6%. El estudio, dirigido por Leora Horn, directora del Programa de Oncología del Centro Médico Universitario Vanderbilt, ha observado que el tratamiento con anticoagulantes y corticoesteroides previo a la infección por SARS-CoV-2  también se asociaron con un mayor riesgo de muerte. Según los investigadores, estos datos tienen su interés debido al potencial efecto trombótico de los pacientes con Covid-19, que ha llevado a los facultativos a aconsejar anticogulación profiláctica en todos los pacientes con la enfermedad. No obstante, aún hacen falta más estudios para determinar cómo afecta la Covid-19 a la coagulación en lo pacientes con cáncer torácico.

#Relacionan las #hormonas de estrés con la progresión del #cáncer de mama

Postado em

Investigadores del CiberCV en el Centro de Biología Molecular Severo Ochoa descubren que el estrés ambiental dispara el crecimiento de células malignas.

Mecanismo biológico del estrés en cáncer de mama
El estrés facilita la adaptación de las células tumorales a la hipoxia y su proliferación incluso en condiciones adversas.

Un equipo del Ciber de Enfermedades Cardiovasculares (CiberCV) ha identificado cómo el estrés adrenérgico -una influencia ambiental que favorece la progresión de tumores- facilita la respuesta de adaptación de las células que causan el cáncer de mama a la hipoxia (falta de oxígeno) y su proliferación incluso en condiciones adversas. El trabajo, que se publica en Cancers, ha sido dirigido por Petronila Penela y Federico Mayor, en el Centro de Biología Molecular Severo Ochoa, de Madrid, en colaboración con investigadores del Ciber de Enfermedades Hepáticas y Digestivas y el CIC bioGUNE y del CiberNED e Idival.

El estudio muestra la manera en que las células tumorales amplifican la adaptación a la hipoxia que es un factor clave en la evolución del cáncer. Los investigadores, mediante métodos in vitro, de estudio celular y técnicas de bioinformática, han determinado que las células tumorales utilizan a la proteína GRK2 y a un regulador llamado HuR para acumular un factor, el HIF-1, que afecta a la expresión de genes y a una amplia gama de funciones celulares, entre ellas, las que inducen a la supervivencia y la formación de nuevos vasos sanguíneos.

Según explica Clara Reglero, primera autora del trabajo, “aquellas células con capacidad para poner en marcha mecanismos que potencien la respuesta a la hipoxia, y en particular la acumulación de HIF-1, tendrán más ventajas para seguir expandiéndose y, por lo tanto, representan una oportunidad terapéutica para poder frenar los tumores”.

Sin oxígeno

El estrés adrenérgico es una influencia ambiental que favorece la progresión de muchos tumores, incluyendo el cáncer de mama. Las situaciones crónicas de estrés emocional aumentan los niveles de hormonas (catecolaminas) que actúan sobre las células cancerosas. Estas hormonas de estrés aumentan las proteínas GRK2 y HuR activando la producción de HIF-1 y de factores formadores de vasos, aunque haya oxígeno suficiente.

“Por este mecanismo el estrés adrenérgico puede facilitar la supervivencia de las células malignas, incluso antes de que la masa tumoral en expansión se vuelva hipóxica, y así mejorar también la adaptación de las células tumorales a otros posibles entornos adversos de manera anticipada. El aumento coincidente de estas proteínas en tumores de mama puede ayudar a definir casos en riesgo de progresar desfavorablemente en condiciones de estrés emocional, incluso en tumores que a priori tienen mejor pronóstico y tratamiento como los tumores dependientes de estrógenos”, concluye Petronila Penela.

#El confinamiento por #COVID-19 afecta al diagnóstico y empeora el pronóstico de los #tumores cutáneos

Postado em Atualizado em

 

MADRID, ESP. Entre los efectos colaterales derivados de la pandemia por SARS-CoV-2 se encuentran la ralentización y en muchos casos la suspensión de la atención y el seguimiento de un buen número de patologías. Un ejemplo es el caso de los tumores cutáneos.

Con el objetivo de determinar el impacto de la pandemia sobre este tipo de cánceres se puso en marcha un estudio becado por la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) dirigido a medir el efecto que este retraso ha podido tener en el diagnóstico y tratamiento de lesiones cutáneas graves en general y del melanoma y los carcinomas de células escamosas en particular.[1]

Los resultados del estudio referentes al melanoma se han publicado en el Journal of European Academy of Dermatology and Venereology, y los datos sobre ambos tipos de cáncer cutáneo están en proceso de publicación en Actas Dermo-Sifioliográficas.

Dr. Antonio Tejera-Vaquerizo

“Desde el inicio del confinamiento, decretado el 14 de marzo, la mayor parte de los recursos sanitarios se dedicó a los pacientes COVID-19. La mayoría de los servicios pasó a atender mediante telemedicina, o simplemente aplazó sus citas, porque sus miembros estaban destinados en las plantas en las que se trataba a los afectados por el SARS-CoV-2”, declaró a Medscape en español el Dr. Antonio Tejera-Vaquerizo, dermatólogo del Instituto Dermatológico GlobalDerm, y autor principal del estudio.

“Al igual que ocurrió en otras especialidades, nosotros nos planteamos qué iba a pasar con los pacientes con cáncer de piel si no estaban siendo vistos ni operados, debido tanto a estas circunstancias como a las reticencias a acudir al médico por miedo al contagio”.

Modelo de crecimiento exponencial

El Dr. Tejera-Vaquerizo explicó que para realizar una aproximación lo más real posible se establecieron cálculos basados en el crecimiento de los tumores cutáneos que más fallecimientos provocan, como el melanoma, como primera causa (con más de 1.000 fallecimientos anuales en España) y el carcinoma de células escamosas como segunda causa (aproximadamente 400 fallecimientos anuales en nuestro país).

“Los tumores cutáneos se diferencian de los tumores internos en que son visibles y, por tanto, la mayoría de los pacientes recuerda desde cuándo los tiene. Esta información de tiempo de evolución, aunque subjetiva, se ha revelado en diversas publicaciones como un dato bastante creíble”.

“Con estos datos de evolución, y extrapolando cómo sería su tamaño inicial, se determinó para cada tumor su función de crecimiento exponencial y, con ello, se hizo una extrapolación de lo que pasaría con su tamaño en los meses siguientes. Esta estimación ha permitido determinar cómo serían los tamaños y grosores de estos tumores con una demora de 1, 2 y 3 meses”, comentó el autor principal del estudio.

Para llevar a cabo esta aproximación se utilizaron las bases de datos del Instituto Valenciano de Oncología y la información procedente de Squamata, un proyecto multicéntrico para el estudio de factores pronósticos de carcinomas de células escamosas en el que participan: Hospital Universitari Clínic Barcelona Hospital Universitari Vall d’Hebron (Barcelona); Hospital Universitari Germans Trias i Pujol (Badalona); Hospital de Oviedo, Hospital Virgen Macarena (Sevilla); Hospital de Turín (Italia) y la Unidad de Investigación de la Academia Española de Dermatología y Venereología.

Concretamente, se analizaron los datos de 200 pacientes con carcinoma de células escamosas en la región de la cabeza y el cuello y de 1.000 pacientes con melanoma cutáneo, estimando el crecimiento de ambos tipos de tumores a través del modelo exponencial.

Importante impacto en la sobrevida

Para los autores, el principal hallazgo consistió que en una situación hipotética en la que se demore al menos un mes la extirpación de melanomas o carcinomas de células escamosas aumenta de forma considerable la frecuencia de tumores grandes o gruesos, con el consiguiente incremento de la mortalidad.

“Estos resultados son preocupantes, ya que reflejan que en un escenario en que toda la población se encuentre recluida y no se estén diagnosticando ni tratando este tipo de lesiones”, dijo el Dr. Tejera-Vaquerizo.

“Se estima que para los carcinomas de células escamosas un mes de retraso en el diagnóstico supone una pérdida en la sobrevida de hasta 4 puntos a los 2 años, y de 5 puntos a los 5 años. Si el retraso se prolonga a los 3 meses, esta cifra cae a 7 y 8 puntos, respectivamente”.

La situación es similar e incluso más negativa en el caso del melanoma, ya que el retraso de un mes en el diagnóstico se traduce en una pérdida de 6 puntos en la sobrevida a los 5 años y de 7 puntos a los 10 años. “Si el diagnóstico se hace 3 meses más tarde, la sobrevida cae en 13 puntos a los 5 años y en 15 puntos a los 10 años”, añadió el experto.

Aplicando de forma más gráfica los datos a la realidad de estos pacientes en España, el Dr. Tejera-Vaquerizo explicó que considerando que la sobrevida global en el caso del melanoma es de 85% a los 5 años (aunque con los nuevos tratamientos las cifras pueden ser mejores), un mes de retraso en el diagnóstico reduciría este dato a menos de 79% a los 5 años, y a 71% a los 10 años.

En los carcinomas de células escamosas la sobrevida es superior a 86% a los 2 años y a 80% a los 5 años, así que retrasar un mes su detección la reduce a 82% y a 75%, respectivamente.

Sobre la posibilidad de extrapolar estos resultados a otros tipos de cáncer de piel, el Dr. Tejera-Vaquerizo apuntó que se pueden aplicar al resto de tumores cutáneos no melanomas, como carcinomas de células de Merkel o carcinomas en general. Sin embargo, “en este trabajo nos hemos centrado en los dos tipos que provocan más mortalidad”.

Asimismo, el especialista confirmó que esta investigación va a tener continuidad en el tiempo y que de hecho ya está en marcha: “Este estudio es una estimación matemática, en un escenario de demora completa de toda la población (esta es una de sus debilidades, ya que no se ajusta a la realidad, pues algunos pacientes han sido valorados física o telemáticamente)”.

“Ahora toca analizar el efecto real que ha tenido el confinamiento en estas patologías, y para ello ya se está realizando un estudio multicéntrico en España, con 16 centros involucrados, en el que se van a comparar tanto el número de tumores intervenidos como su grosor y estadiaje durante el trimestre posterior al confinamiento y el mismo periodo del año pasado. Además se intentará analizar las distintas causas de este retraso a fin de diseñar estrategias de futuro ante nuevos confinamientos”, destacó.

Consecuencias indirectas: no todo es COVID-19

Dra. Margarita Majem

Al referirse al panorama asistencial de estos pacientes, así como al que se perfila una vez superada la actual crisis sanitaria, la Dra. Margarita Majem, del Servicio de Oncología Médica del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau de Barcelona, quien no participó en el estudio, comentó a Medscape en español cómo, con motivo de la pandemia, se ha observado un paro en los circuitos de diagnóstico tanto de los tumores cutáneos como en otras patologías.

“Esto podría tener consecuencias en la sobrevida de los pacientes, como apunta el estudio. De hecho, durante la pandemia el número de primeras visitas en los servicios de oncología médica ha disminuido mucho, concretamente, en más de 80% – 90%, debido a que prácticamente no se ha operado a pacientes oncológicos y no se han realizado pruebas de imagen ni biopsias. Por consiguiente, esto también va a incrementar las listas de espera, tanto para la realización de pruebas como para las intervenciones”, señaló la especialista.

En cuanto a las consecuencias de esta situación, la Dra. Majem destacó que las primeras visitas de las consultas externas de la mayoría de los servicios se han retrasado, mientras que las consultas de seguimiento se han llevado a cabo de manera telemática “lo que implica que en algunos pacientes con melanoma se puede haber retrasado el diagnóstico, con el riesgo de un mayor grosor que ello conlleva”.

“También hemos observado que los pacientes con enfermedad avanzada llegan a nuestras consultas con mayor carga tumoral y están más sintomáticos. Todo esto puede tener consecuencias, como aumento de los estadios de melanoma, que a su vez va a repercutir en los costos sanitarios”.

Por su parte, el Dr. Tejera-Vaquerizo hizo hincapié en que si bien durante los últimos meses se ha informado mucho sobre la infección por SARS-CoV-2 y sus efectos, se habla muy poco de las posibles consecuencias indirectas que va a suponer la desatención de otras patologías, como las oncológicas.

“Aunque la cirugía oncológica sigue activa, estamos asistiendo de forma alarmante a una disminución en la atención de personas con procesos graves, probablemente debido a una decisión de los propios pacientes, que por miedo al contagio de COVID-19, no acuden o retrasan la consulta con el dermatólogo al detectarse una lesión en la piel, ya que interpretan que la valoración de estas alteraciones cutáneas malignas se puede demorar, dadas las circunstancias actuales”, puntualizó.

Telemedicina: un valor seguro en la era pospandemia

Tanto en la gestión de la crisis sanitaria como en el escenario asistencial que se perfila a corto-medio plazo, la telemedicina está desempeñando un papel protagonista, que es aún más relevante en el caso de las patologías cutáneas.

“La telemedicina ha supuesto para muchos centros el único nexo de comunicación con el paciente. Se ha terminado de implantar en aquellos centros que no la tenían, y se ha potenciado en los que ya disponían de este servicio. De hecho, una parte del estudio actualmente en marcha se centrará en evaluar si los centros con telemedicina implantada han tratado lesiones más precoces que los que no disponen de esta prestación”, afirmó el Dr. Tejera-Vaquerizo.

Asimismo, el clínico destacó que en la situación posterior a la pandemia, la telemedicina va a implementarse de forma progresiva, lo que en el caso de los tumores cutáneos irá acompañado de medidas como la teledermatología, para facilitar el acceso de los pacientes a estos especialistas, además de la promoción de la autoexploración cutánea, que puede ayudar a prevenir retrasos en el diagnóstico.

Por su parte, la Dra. Majem explicó que actualmente en la Sociedad Española de Oncología Médica se realiza entre los socios una Encuesta sobre el uso de telemedicina en tiempos de COVID-19:[2] “Los resultados nos permiten constatar que 100% de los encuestados ha utilizado alguna herramienta de telemedicina, principalmente la llamada telefónica o el correo electrónico, lo que demuestra que el empleo de estas herramientas ha sido bien aceptado entre los oncólogos. Sin embargo, el uso de videollamadas ha sido muy escaso. En línea con esto, desde la Sociedad Española de Oncología Médica hemos creado un grupo de trabajo sobre telemedicina en oncología médica”.

 

#Tener #cáncer aumenta el #riesgo de muerte en pacientes con #COVID-19

Postado em Atualizado em

 

Los pacientes con COVID-19 y cáncer en progresión tuvieron un aumento de cinco veces en el riesgo de mortalidad a los 30 días, en comparación con los pacientes con cáncer y COVID-19 que estaban en remisión o no tenían evidencia de cáncer, según datos del Consorcio COVID-19 y Cáncer (CCC19).[1]

Otros factores de riesgo independientes para la mortalidad en pacientes con COVID-19 y cáncer fueron edad avanzada, género masculino, tabaquismo anterior, número de comorbilidades, estado funcional ECOG de 2 o más, y tratamiento con hidroxicloroquina más azitromicina.

De hecho, los pacientes que recibieron hidroxicloroquina y azitromicina tenían un riesgo de muerte casi tres veces mayor que quienes no habían recibido la combinación. Sin embargo, este hallazgo fue de “validez incierta debido a un alto riesgo de confusión residual; por ejemplo, los pacientes que recibieron esta combinación tenían más probabilidades de padecer una enfermedad grave o de ser hospitalizados”, destacó el Dr. Jeremy L. Warner, de Vanderbilt University Medical Center, en Nashville, Estados Unidos.

El Dr. Warner presentó estos hallazgos en una conferencia de prensa en línea. Los hallazgos adicionales del registro CCC19 se presentaron como parte del programa científico virtual del Congreso Anual de la American Society of Clinical Oncology (ASCO) 2020.

Impacto grave en pacientes con cáncer

“Para las personas con cáncer, el impacto de COVID-19 es especialmente grave, ya sea que hayan estado expuestos al virus o no. Los pacientes con cáncer suelen ser adultos mayores, a menudo con otras afecciones subyacentes, y su sistema inmunológico puede ser suprimido por el cáncer, o debido a quimioterapia, radiación u otro tratamiento”, comentó el presidente de la American Society of Clinical Oncology, Dr. Howard A. Burris III, quien moderó la conferencia de prensa, pero no participó en el estudio de los datos del registro CCC19.

“Los miembros de la American Society of Clinical Oncology nos dicen que han tenido que retrasar o modificar los planes de tratamiento para reducir el riesgo de infección de los pacientes, y no tenemos claro cuál será el impacto de estos cambios. Los retrasos en la detección y el diagnóstico del cáncer también son una preocupación importante”, continuó el Dr. Burris.

“Esto confirma los reportes que han salido de otros centros, incluidas otras partes del mundo, donde han descubierto que las personas con cáncer y COVID-19 tienen peor desenlace”, indicó el Dr. Andrew T. Chan, maestro en salud pública del Massachusetts General Hospital en Boston, Estados Unidos, quien no participó en la investigación.

El grupo del Dr. Chan ha desarrollado una aplicación de estudio de síntomas de COVID-19 con el objetivo de definir si las personas que viven con cáncer tienen mayor riesgo de infecciones, además de saber si el cáncer es un factor de riesgo independiente para la gravedad o mortalidad de COVID-19.

“Utilizando datos de nuestra aplicación pudimos demostrar que las personas que informaron vivir con cáncer tenían mayor riesgo de desarrollar COVID, y eran más propensas a ser hospitalizadas en relación con esta enfermedad”, añadió el Dr. Chan.

Detalles del estudio

El registro CCC19 recopila información de 104 instituciones participantes en Estados Unidos y Canadá, así como datos anónimos de personas en Estados Unidos, Argentina, Canadá, Unión Europea y Reino Unido.

La muestra de 928 pacientes que presentó el Dr. Warner estaba equilibrada por género. La mediana de edad fue de 66 años, y 30% de los pacientes tenía 75 años o más.

En total, 39% de los pacientes estaba en tratamiento activo contra el cáncer, y 43% tenía una enfermedad medible. El cáncer de mama fue el diagnóstico más común, seguido por cáncer de próstata, cánceres gastrointestinales, linfomas y cánceres torácicos.

Dos tercios de los pacientes (68%) tenían un estado funcional ECOG de 0 o 1; 8% un estado funcional de 2, y 5% un estado funcional de 3 o 4. Los pacientes restantes tenían un estado funcional desconocido.

Poco más de la mitad de los pacientes (52%) nunca fueron fumadores; 37% exfumadores, y 5% fumadores actuales; el resto de los pacientes (6%) tenía un estado de tabaquismo desconocido.

En una mediana de seguimiento de 21 días, 121 pacientes (13%) habían muerto. Todos los decesos ocurrieron dentro de los 30 días posteriores al diagnóstico de COVID-19. Entre los pacientes que fallecieron, 78 eran varones; 64 exfumadores; 70 tenían 75 años o más; 41 tenían cáncer activo o estable; 25 cáncer en progresión, y 42 un estado funcional ECOG de 2 o más.

En total, 466 pacientes fueron hospitalizados; de ellos 106 (23%) fallecieron. Entre los 132 pacientes ingresados en una unidad de cuidados intensivos, 50 (38%) fallecieron, incluidos 27 pacientes de 75 años o más, y 15 con un estado funcional ECOG de 2 o más. De los 116 pacientes que requirieron intubación, 50 (43%) fallecieron, incluidos 26 que tenían 75 años o más, y 11 que tenían un estado funcional de 2 o más.

Todavía es temprano, y se necesitará un tamaño de muestra más grande con un seguimiento más largo para obtener una imagen más completa de cómo COVID-19 afecta a subconjuntos de pacientes específicos a lo largo del tiempo, destacó el Dr. Warner.

La American Society of Clinical Oncology ha establecido su propio registro COVID-19 para recopilar datos a corto y largo plazos durante la pandemia.

“Podremos aprender sobre la forma en que la pandemia ha afectado la atención del cáncer, así como los efectos a largo plazo de COVID-19 en pacientes con cáncer, y comprender qué enfoques de atención funcionan mejor”, agregó el Dr. Richard L. Schilsky, director médico y vicepresidente ejecutivo de la American Society of Clinical Oncology, durante la sesión informativa.

Esta noticia fue publicada originalmente en MDEdge.com.

El estudio de los datos del registro CCC19 recibió apoyo de National Institutes of Health y American Cancer Society. El Dr. Warner reveló acciones/propiedad en HemOnc.org, consultoría para IBM y Westat, y estipendos de viaje de IBM. Los doctores Burris, Schilsky y Chan han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

#Más mortalidad en pacientes con #tumor activo y #Covid-19 que reciben #hidroxicloroquina y #azitromicina

Postado em Atualizado em

Dos estudios presentados en ASCO analizan el impacto de la Covid-19 en los paciente con cáncer. Uno de ellos, en ‘The Lancet’, cifra la mortalidad en el 13%.

Coronavirus3
Coronavirus3

Entre las principales dudas que entraña la pandemia causada por el SARS-CoV-2 se encuentra el impacto que ha producido o que producirá en los pacientes con cáncer. Dos estudios presentados en la Reunión Anual de la Asociación Americana de Oncología Clínica (ASCO), que se está celebrando por primera vez de forma virtual, se han centrado en este tema para intentar dar respuesta al efecto que la Covid-19 tiene en la mortalidad de los pacientes con cáncer.

Con este objetivo de resolver las incógnitas se ha creado el registro Consorcio de Cáncer y Covid-19 (The COVID-19 and Cancer Consortium Registry), que incluye los datos de de 928 pacientes con diagnóstico positivo de Covid-19 procedentes de España, Canadá y Estados Unidos, y concluye que el 13% por ciento de los pacientes fallecieron en los 30 días posteriores al diagnostico de coronavirus. Los resultados se publican en The Lancet
“El ratio de mortalidad para este grupo de pacientes es más del doble de lo que se ha establecido para el grueso de pacientes con Covid-19. Cierto subgrupos, como los pacientes con el tumor activo y con una capacidad funcional deteriorada, han tenido un impacto mucho mayor”, ha explicado Jeremy L. Warner, professor de Medicina e Informática Biomédica del Centro Médico Universitario Vanderbilt, en Nashville, y autor principal del trabajo.

Según Howard A. Burris III, presidente de ASCO, este registro es “un gran ejemplo de cómo la comunidad se ha unido para identificar y recoger los datos necesarios a gran escala” para mejorar la asistencia de los pacientes con cáncer, reducir la mortalidad y las consecuencias del virus.

Del total de pacientes del registro el tumor se encontraba activo en el 40%. Según los resultados en los pacientes con cáncer y Covid-19, el tumor en progresión se asoció de forma independiente con un aumento del riesgo de muerte. Además también se ha puesto de manifiesto que aquéllos pacientes que recibieron hidroxicloroquina y azitromicina también muestran un mayor riesgo de mortalidad.

Warner ha alertado de que estos datos aún son precoces y en continua evolución: “Ahora mismo estamos recogiendo información para entender por qué algunos pacientes contraen la infección e identificar qué factores influyen en la gravedad y en el riesgo de mortalidad. También buscamos analizar los efectos de las terapias frente a la Covid-19 en pacientes con cáncer”.

Tras ajustar parcialmente otros factores de referencia se observó que los pacientes con tumor activo tenían 5,2 veces más probabilidad de fallecer en los 30 días siguientes que aquéllos en remisión o sin evidencia de la patología tumoral.

Además, la combinación de azitromicina e hidroxicloroquina para el abordaje de la Covid-19 se asocia con 2,89 veces más de riesgo de mortalidad en el mes siguiente en comparación con no utilizar ninguno de los fármacos. El estudio señala que los pacientes que fallecieron y habían recibido la combinación eran más propensos a haber sufrido una reducción en la función física diaria, haber recibido tratamiento antitumoral en las dos semanas previas al contagio, a ser RH-, a pertenecer a una etnia no hispánica y al tratamiento con estatinas. Sin embargo, no se ha encontrado ningún aumento significativo en el riesgo asociado con cualquiera de los fármacos en solitario. Al igual que otros estudios que señalan al sexo como factor de riesgo, el registro añade que los hombres parecen tener 1,63 veces más riesgo de fallecer que las mujeres y los exfumadores 1,6 veces más riesgo que los no fumadores.

Warner ha concluido que es necesario realizar estudios prospectivos y bien estructurados para demostrar de forma fehaciente el riesgo o beneficio de estos fármacos.

Quimioterapia y aumento de riesgo en pacientes con cáncer torácico

Sin embargo, el uso de fármacos frente a la Covid-19 no parece haber tenido impacto en la mortalidad de pacientes con cáncer torácico, según otro estudio presentado en ASCO, que ha analizado la probabilidad de fallecer en estos pacientes a partir del registro Colaboración Internacional Covid 19 en Cáncer Torácico (Teravolt, por sus siglas en inglés).

Sin embargo, este trabajo sí ha observado que en los pacientes con cáncer de pulmón y otros tumores torácicos diagnosticados de Covid-19 el uso previo de quimioterapia –sola o en combinación con otros tratamientos- en las tres semanas anteriores a la infección se asocia con un aumento del riesgo del 64% de mortalidad a causa del virus.

El registro incluía a 400 pacientes con cáncer y diagnóstico de Covid-19. De los 144 que fallecieron, la causa de mortalidad fue debida a la Covid-19 en el 79.4% de los pacientes y debido al cáncer en el 10.6%. El estudio, dirigido por Leora Horn, directora del Programa de Oncología del Centro Médico Universitario Vanderbilt, ha observado que el tratamiento con anticoagulantes y corticoesteroides previo a la infección por SARS-CoV-2  también se asociaron con un mayor riesgo de muerte. Según los investigadores, estos datos tienen su interés debido al potencial efecto trombótico de los pacientes con Covid-19, que ha llevado a los facultativos a aconsejar anticogulación profiláctica en todos los pacientes con la enfermedad. No obstante, aún hacen falta más estudios para determinar cómo afecta la Covid-19 a la coagulación en lo pacientes con cáncer torácico.

#Enfermeros del Hospital HM Sanchinarro elaboran el primer manual de recomendaciones para #ostomizados con Covid

Postado em Atualizado em

El documento, basado en la evidencia científica, busca garantizar la seguridad de los pacientes ostomizados y sus cuidadores.

La Unidad de Ostomías del Hospital Universitario HM Sanchinarro (Madrid) ha creado el primer 'Manual de recomendaciones para pacientes ostomizados infectados por SARS-CoV-2 + y sus cuidadores'.
La Unidad de Ostomías del Hospital Universitario HM Sanchinarro (Madrid) ha creado el primer ‘Manual de recomendaciones para pacientes ostomizados infectados por SARS-CoV-2 + y sus cuidadores’.

En España hay más de 70.000 pacientes ostomizados, que en la actualidad se encuentran en una situación de especial vulnerabilidad frente a la Covid-19.

No en vano, la evidencia científica demuestra que el coronavirus está presente en fluidos corporales como orina, heces y gases, tanto en pacientes con sintomatología como aquellos que son asintomáticos, a los que se exponen numerosas veces al día las personas ostomizadas y sus cuidadores. Y es que, en caso de infección, supone un riesgo para las personas de su entorno y sus cuidadores si no se toman las medidas de protección aconsejadas.

Precisamente por ello, y para garantizar la seguridad de los pacientes ostomizados y la de sus familiares, el equipo de enfermería de la Unidad de Ostomías del Hospital Universitario HM Sanchinarro (Madrid) -formada por Alberto Lado, Ainhoa Jiménez, Patricia Hidalgo y Alejandra Antón– ha creado el primer Manual de recomendaciones para pacientes ostomizados infectados por SARS-CoV-2 + y sus cuidadores, que está basado en las publicaciones de los medios científicos internacionales existentes hasta la fecha y en el que se detalla la importancia de extremar las medidas de higiene y protección.

Este manual reafirma el liderazgo enfermero en el desarrollo de protocolos, manuales y recomendaciones basados en la evidencia científica

“Hasta ahora no existían referencias para el manejo del ostomizado con la Covid-19. Ante nuestra inquietud y la demanda de información por parte de nuestros pacientes sobre el coronavirus, decidimos realizar una revisión sistemática de la literatura internacional existente, así como las recomendaciones publicadas por la OMS”, explica Alberto Lado, responsable de enfermería y de la Unidad de Ostomía de Cirugía Sanchinarro en el Hospital Universitario HM Sanchinarro.

Equipo de enfermería de la Unidad de Ostomías del Hospital Universitario HM Sanchinarro (Madrid), formado por Javier Toapanta, Alejandra Antón, Patricia Hidalgo, Ainhoa Jiménez y Alberto Lado.
Equipo de enfermería de la Unidad de Ostomías del Hospital Universitario HM Sanchinarro (Madrid), formado por Javier Toapanta, Alejandra Antón, Patricia Hidalgo, Ainhoa Jiménez y Alberto Lado.

Errores más comunes

En su opinión, el error más común era la falta de protección durante el manejo de los dispositivos, “no solo en domicilio por parte de paciente y cuidadores, también en el ámbito sanitario, donde tampoco se tomaban medidas”, dice.

Recuerda, no obstante, que de momento no hay evidencia científica de que exista una transmisión directa a través de estos fluidos, “pero teniendo en cuenta que el virus está presente en la orina, las heces o incluso los gases, y que los pacientes ostomizados y sus cuidadores tienen un contacto habitual con ellos, es importante extremar las precauciones a la hora de manejar el dispositivo para evitar los contagios”, explica.

Hasta el momento  se han detectado dos casos entre los pacientes del Hospital HM Sanchinarro. “En nuestro servicio realizamos una media de 140 ostomías nuevas al año, atendiendo en torno a las 500 consultas anuales”, añade Lado.

El Servicio de Cirugía General y la Unidad de Ostomías ha estado funcionando con normalidad todo este tiempo en el Hospital HM Sanchinarro, “si bien se ha flexibilizado el horario de asistencia en consulta y ofrecido sistemas alternativos como la consulta telefónica. Además, contamos con entrada directa a nuestra área de consultas desde la calle y el parking a través de un circuito de baja exposición debidamente señalizado”, concluye Ledo.

 

#La #diabetes 3c, posible primer síntoma del #cáncer de páncreas

Postado em

Los resultados podrían permitir la monitorización de los nuevos diagnósticos de diabetes frente al cáncer de páncreas como una vía para elevar la supervivencia del tumor

La mortalidad en cáncer de páncreas se sitúa en torno al 95% en menos de 12 meses
La mortalidad en cáncer de páncreas se sitúa en torno al 95% en menos de 12 meses

La diabetes tipo 3c o pancreatogénica, uno de los tipos de diabetes más recientemente identificados, es una manifestación temprana del cáncer de páncreas, según un estudio europeo publicado en Gut y liderado por Núria Malats, del Grupo de Epidemiología Genética y Molecular, del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO).

La ausencia de síntomas en el cáncer de páncreas se asocia con un diagnóstico tardío e implica una elevada mortalidad; en torno al 95% en menos de 12 meses. Así, las conclusiones del CNIO implicarían poder avanzar en el diagnóstico temprano de la enfermedad, ya que permite clasificar a los pacientes de diabetes tipo 3c como población de riesgo de desarrollar cáncer de páncreas.

Núria Malats, del Grupo de Epidemiología Genética y Molecular, del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO).
Núria Malats, del Grupo de Epidemiología Genética y Molecular, del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO).

Se estima que en torno a un 50% de los pacientes con cáncer de páncreas desarrolla algún tipo de diabetes. Un reto pendiente de los investigadores es discernir cuál de ellos es la causa y cuál la consecuencia.

Hasta ahora, lo más habitual ha sido estudiar si la diabetes podía causar cáncer de páncreas. “En nuestro equipo le hemos dado la vuelta a la ecuación y, por primera vez, hemos cuestionado si el cáncer de páncreas podría causar la diabetes”, ha explicado Núria Malats, autora principal del trabajo.

“Utilizando estrategias innovadoras de análisis epidemiológico y estadístico, comprobamos que el cáncer de páncreas es la causa del desarrollo de diabetes tipo 3c en un 26% de los casos”. No obstante, según Malats, aunque aumenta la evidencia sobre la relación entre la diabetes tipo 2 y el cáncer de páncreas aún es necesario determinar qué factores median en esa asociación y qué papel juega la obesidad. “Hemos visto que la interrelación entre cáncer de páncreas, diabetes tipo 2 y obesidad es muy compleja. Es necesario seguir investigando para comprender bien cómo se llega al estado metabólico en el que surgen todos estos fenómenos”.

Un síntoma oculto y tiempo de diagnóstico

La diabetes tipo 3c, o pancreatogénica, se caracteriza por una inflamación del páncreas que interrumpe la producción de insulina. Se calcula que constituye en torno a un 5-10% de todos los casos de diabetes en los países occidentales. Puesto que aún hay pocos marcadores específicos para ella a menudo, se diagnostica erróneamente como diabetes tipo 2. Es necesario contar con marcadores más precisos que la identifiquen correctamente; no solo para  suministrar los tratamientos adecuados a los pacientes, sino porque los resultados del CNIO demuestran que su correcta clasificación también es crucial para el diagnóstico temprano del cáncer de páncreas.

Entre los subtipos de la diabetes tipo 2, según Malats, quizá la forma de diferenciarlos se centre en el tiempo que transcurre entre la detección de la patología y la del diagnóstico del tumor pancreático. “Si la diabetes 3c está diagnosticada en los primeros dos años antes de la aparición del tumor de páncreas el riesgo es muy alto –casi de ocho en el cociente de probabilidades (ver cuadro)- y éste disminuye a medida que transcurre el tiempo desde el periodo de diagnóstico”.

Cociente de probabilidades y tiempo de diagnóstico en pacientes con diabetes 3c y cáncer de páncreas
Cociente de probabilidades y tiempo de diagnóstico en pacientes con diabetes 3c y cáncer de páncreas

La hipótesis es que ésta en vez de ser una causa del cáncer de páncreas sea una consecuencia. Mientras que en la de más larga duración sería una causa. “Nuestra investigación confirma que esta diabetes 3c de nuevo diagnóstico sería la causada por el tumor. Esto querría decir que el cáncer se manifestaría antes de que el tumor debute con síntomas y se podría identificar gracias a la aparición de la diabetes”, ha añadido Malat.

De esta forma, la detección de diabetes en la edad adulta en pacientes fumadores y con obesidad, quienes podrían, además, presentar otros factores de riesgo para este tumor, serían susceptibles de ser incluidos en una población a la que realizar seguimiento: “Se beneficiarían de un diagnóstico más temprano y de que su tumor pudiera ser resecado”.

Para llevar a cabo el estudio, el equipo ha empleado información de más de 3.500 personas procedentes de PanGenEU, un gran estudio europeo liderado por Malats y en el que participan centros de seis países para analizar la relación entre múltiples factores de riesgo y el cáncer de páncreas. “En este trabajo han participado diez centros españoles y, en concreto, hemos incluido a 2.108 pacientes con tumor pancreático y a 1.540 pacientes control. Hemos utilizado marcadores de diabetes y herramientas genéticas”.

Multidisciplinariedad en AP, Endocrinología y Aparato Digestivo

“Usando la información de nuestro estudio, el sistema de salud podría identificar a posibles pacientes de cáncer de páncreas que aún no hayan sido detectados. Si el paciente, además de tener diabetes tipo 3c, muestra determinados factores de riesgo asociados al tumor, como ser obeso o fumador”, podría ser incluido entre la población de riesgo.

Según Malats, para poder abordar de esta forma el cáncer de páncreas en primer lugar habría que llegar a los médicos de Atención Primaria. “La baja frecuencia del cáncer de páncreas hace que no se piense en su diagnóstico y se achaquen los síntomas a una diabetes tipo 2. Sin embargo, la incidencia de este tumor está aumentando en nuestro entorno y no conocemos las causas, quizá sea todo un cúmulo de estos factores de riesgo”. Así, elevar este tipo de conocimiento en el primer nivel podría ayudar a realizar un diagnóstico precoz, a hacer un seguimiento más activo, o a realizar programas de cribado. Malats ha añadido que el abordaje debería ser multidisciplinar, implicando a los especialistas en Endocrinología y en Aparato Digestivo.

El trabajo ha sido financiado por el Fondo de Investigaciones Sanitarias, el Instituto de Salud Carlos III, el Ciberonc, la Red Temática de Investigación Cooperativa en Cáncer, la EuropeanCooperation in Science and Technology, la Associazione Italiana Ricerca sul Cancro, Cancer Focus Northern Ireland y ALF.