geriatria

#EL #ENVEJECIMIENTO, EL #ESTRÉS OXIDATIVO Y ALGUNOS #ALIMENTOS ANTIOXIDANTES

Postado em

 

 

 

 

Por el

Excmo. Sr. Dr. D. Francisco TortueroCosialls

Académico de Número de la RACVE

Lunes, 21 de mayo de 2018

 

 

 

 

 

El estrés oxidativo

 

Entre el comienzo y el fin de la vida del hombre se distinguen dos periodos: el primero en el que existe una vitalidad ascendente, hasta alcanzar un máximo que expresa la optimización biológica. Es el periodo básico para la conservación de la especie. El segundo periodo se inicia con la finalización del crecimiento, durante el cual la optimización mencionada tiene dos posibilidades de desarrollo. Uno, continuar así hasta la muerte; otro iniciarse un declive paulatino que es lo que sucede  en el hombre.

El envejecimiento es un proceso complejo determinado por factores externos e internos con cambios en la composición bioquímica de los tejidos, en las funciones fisiológicas y en una mayor predisposición y eclosión de enfermedades diversas.

Distintas teorías han surgido a lo largo del tiempo con la finalidad de explicar la etiología del envejecimiento y, sin embargo, ninguna de esas hipótesis explica, o ha sido aceptada para explicar la causa del envejecimiento.

Considerando que se trata de un proceso regresivo un hecho es cierto como hemos indicado: no se inicia antes de finalizar el crecimiento. En otras palabras, comienza una vez alcanzada la optimización biológica del individuo.

Hubo una época en que predominaba sobre todo la búsqueda de los medios para alcanzar la eterna juventud. En la actualidad, sin embargo, tratamos de entender los mecanismos responsables del envejecimiento y las alteraciones que este proceso natural causa en distintos órganos y sistemas de nuestro organismo con la idea de mejorar la calidad de vida.

Sin embargo, todos sabemos que el aumento en la esperanza de vida implica la compañía de distintas afecciones crónicas y patológicas degenerativas que muchas veces conllevan  la  muerte del individuo. Y si bien desconocemos cuanto tiempo vamos a vivir, el Dr. David Sinclair, del Harvard Medical Scholl, afirma que solo con medir el nivel de azúcar en sangre puede saberse cuando llegará esa hora impredecible. De modo que se puedan tomar medidas energéticas para prolongar la vida.

Por otra parte, es evidente que aunque el tiempo transcurre igual para todo el organismo no todos los órganos sufren de la misma forma e intensidad. Incluso ciertas características funcionales, como la frecuencia del pulso en reposo o los rasgos de nuestra personalidad suelen cambiar poco con la edad. Otros, por el contrario, son más evidentes y acompañan indefectiblemente al paso del tiempo. Son cambios que tienen carácter universal, progresivo e irreversible y que afectan principalmente al:

  • Sistema nervioso en el que los reflejos y el impulso nervioso disminuyen y aumenta la dificultad para aprender y retener en la memoria, al tiempo que se produce un mayor riesgo de desarrollar hipotermia, hipertensión y trastornos electrolíticos.
  • El sistema musculo-esquelético se debilita, la masa muscular disminuye y los ligamentos y cartílagos se van degenerando y con ello se pierde flexibilidad y elasticidad muscular.
  • El sistema óseo poco a poco va perdiendo el contenido mineral consecuencia de una menor ingestión de calcio y de su absorción a lo que colabora un déficit de vitamina D. De ahí el mayor riesgo de osteoporosis y fracturas óseas.
  • En el aparato digestivo,disminuyen paulatinamente sus funciones vitales a consecuencia del deterioro del epitelio intestinal.
  • En el aparato urinario la excreción renal se deteriora siendo el aclaramiento de la creatinina el signo más evidente para su detección.
  • Todos estos cambios, independientemente de su origen, afectan de una u otra manera a un deficiente estado  de nutrición y obligan a una alimentación más adecuada para evitar, en lo posible, un envejecimiento más rápido y agresivo.

Junto a estos cambios de carácter general se producen otros más o menos acusados, pero no menos importantes. Así son frecuentes los que se refieren a la atrofia de las papilas gustativas, o los que influyen sobre el apetito o la motilidad intestinal. Y sobre todo aquellos que afectan a procesos metabólicos como la intolerancia a la glucosa en personas que no han sido diabéticas. En este caso se ha comprobado un aumento de 2mg/dl en los niveles de glucemia en ayunas cada 10 años a partir de los 40 y de 8-15mg/dl en la glucemia postprandial, consecuencia según  muchos autores a una menor producción de insulina pancreática.

Como decíamos al principio, las teorías que han surgido para explicar el envejecimiento no son convincentes y ni siquiera la de Denham Harman sobre el estrés oxidativo y los radicales libres explica totalmente el proceso del envejecimiento.

Parece indudable que el estrés oxidativo es premisa importante para el desarrollo del cáncer y los procesos cardiovasculares, supuesto que la oxidación de las LDL en el endotelio vascular es un  precursor de la formación de placas ateromatosas, así como la hipoxia subsiguiente en los procesos isquémicos. De igual manera, aunque no esté demostrado totalmente hemos de referirnos a su posible importancia en las enfermedades neurodegenerativas.

Independientemente de cuánto hemos hecho mención al envejecimiento y al proceso oxidativo, quiero hacer referencia a los estudios o investigaciones llevadas a cabo en personas mayores de 95 años, por un lado, y entre 75-80 años, por otro, en las que se ha puesto de manifiesto que entre los 75 y 80 años los niveles de malondialdehido (MDA) y proteínas oxidadas (PO) son menores en centenarios que en ancianos más jóvenes y se observa que a menor grado de estrés oxidativo mayor es la probabilidad de ser centenario.

Lo que es indudable es que existe una  relación directa entre los radicales libres, el proceso de envejecimiento y el estrés oxidativo. Esta es la razón de que haya dedicado una parte de la conferencia a los radicales libres.

De forma general, se considera que el cerebro humano disminuye después de los 50 años, 2% de peso cada década y después de los 60 años se produce un déficit progresivo de neurotransmisores cerebrales; las neuronas dopaminérgicas son las más sensibles a los cambios producidos por el paso del tiempo. Por otra parte, se estima que las personas que sobrepasan los 65 años padecen 2 veces más de discapacidades, 4 veces más de limitaciones, van al médico 42% más seguido y sus estancias hospitalarias son 50% más prolongadas.

En otro sentido, es evidente que aunque el tiempo transcurre igual para todo el organismo no todos los órganos sufren de la misma forma e intensidad. Incluso ciertas características funcionales, como la frecuencia del pulso en reposo o los rasgos de nuestra personalidad suelen cambiar poco con la edad. Otros, por el contrario, son más evidentes y acompañan indefectiblemente al paso del tiempo. Son cambios que tienen carácter universal, progresivo e irreversible y que afectan principalmente al:

  • Sistema nervioso en el que los reflejos y el impulso nervioso disminuyen y aumenta la dificultad para aprender y retener en la memoria, al tiempo que se produce un mayor riesgo de desarrollar hipotermia, hipertensión y trastornos electrolíticos.
  • El sistema musculo-esquelético se debilita, la masa muscular disminuye y los ligamentos y cartílagos se van degenerando y con ello se pierde flexibilidad y elasticidad muscular.
  • El sistema óseo poco a poco va perdiendo el contenido mineral consecuencia de una menor ingestión de calcio y de su absorción a lo que colabora un déficit de vitamina D. De ahí el mayor riesgo de osteoporosis y fracturas óseas.
  • En el aparato digestivo,disminuyen paulatinamente sus funciones vitales a consecuencia del deterioro del epitelio intestinal.
  • En el aparato urinario la excreción renal se deteriora siendo el aclaramiento de la creatinina el signo más evidente para su detección.
  • Todos estos cambios, independientemente de su origen, afectan de una u otra manera a un deficiente estado  de nutrición y obligan a una alimentación más adecuada para evitar, en lo posible, un envejecimiento más rápido y agresivo.

Junto a estos cambios de carácter general se producen otros más o menos acusados, pero no menos importantes. Así son frecuentes los que se refieren a la atrofia de las papilas gustativas, o los que influyen sobre el apetito o la motilidad intestinal. Y sobre todo aquellos que afectan a procesos metabólicos como la intolerancia a la glucosa en personas que no han sido diabéticas. En este caso se ha comprobado un aumento de 2mg/dl en los niveles de glucemia en ayunas cada 10 años a partir de los 40 y de 8-15mg/dl en la glucemia postprandial, consecuencia según  muchos autores a una menor producción de insulina pancreática.

Como decíamos al principio, las teorías que han surgido para explicar el envejecimiento no son convincentes. Existe un modelo denominado modelo de daños acumulados que trata de explicar el envejecimiento. Este modelo sugiere que las células acumulan daños poco a poco y no se pueden reparar después de muchos años. Esto, unido a que el sistema inmunológico de las personas mayores disminuye y el sistema de reparación de ADN decrece con los años, es decir que las células mutantes se acumulan en el ADN mitocondrial y nuclear, y pueden llevar a la síntesis de proteínas anormales, son las evidencias que sustentan este modelo.

Pero ni siquiera la teoría de Denham Harman sobre el estrés oxidativo y los radicales libres explica totalmente el proceso del envejecimiento.

Parece indudable que el estrés oxidativo es premisa importante para el desarrollo del cáncer y los procesos cardiovasculares, supuesto que la oxidación de las LDL en el endotelio vascular es un  precursor de la formación de placas ateromatosas, así como la hipoxia subsiguiente en los procesos isquémicos. De igual manera, aunque no esté demostrado totalmente hemos de referirnos a su posible importancia en las enfermedades neurodegenerativas.

Independientemente de cuánto hemos hecho mención al envejecimiento y al proceso oxidativo, quiero hacer referencia a los estudios o investigaciones llevadas a cabo en personas mayores de 95 años, por un lado, y entre 75-80 años, por otro, en las que se ha puesto de manifiesto que entre los 75 y 80 años los niveles de malondialdehido (MDA) y proteínas oxidadas (PO) son menores en centenarios que en ancianos más jóvenes y se observa que a menor grado de estrés oxidativo mayor es la probabilidad de ser centenario.

Lo que es indudable es que existe una  relación directa entre los radicales libres, el proceso de envejecimiento y el estrés oxidativo. Esta es la razón de que haya dedicado una parte de la conferencia a los radicales libres.

 

Sobre los radicales libres

 

En las últimas décadas han surgido diversas teorías, como ya hemos señalado, para explicar el proceso de envejecimiento. De todas ellas la que se considera como más aproximada a la realidad es la de los radicales libres, según la cual una vez que los mecanismos antioxidantes del individuo no alcanzan el nivel necesario de actividad la producción de radicales libres se acumula y tienen campo libre para actuar en cualquier órgano o sistema orgánico con cierto grado de especificidad. De esta manera se produce el estrés oxidativo.

Refiriéndonos a los radicales libres. Estos radicales son resultado de los procesos fisiológicos de nuestro organismo, como son el metabolismo de los nutrientes, la respiración y el ejercicio, o bien son generados por factores extra orgánicos de carácter ambiental (contaminación, tabaco, radiación, etc.) Los radicales libres son átomos o moléculas extremadamente reactivas. Esta inestabilidad los hace ser ávidos por la captura de un elemento cualquiera de su entorno y que la nueva molécula quede inestable. De esta forma pueden establecer reacciones en cadena por medio de transportadores que se oxidan y reducen secuencialmente.

Si nos limitamos a nuestro cuerpo, y a cuanto sucede en sus células, éstas se encuentran en una constante producción de energía necesaria para todas y cada una de las funciones de los distintos órganos.

Para obtener esta energía se hace necesario, aparte de la contenida en los alimentos, la presencia de oxigeno. El proceso en sí es lo que conocemos como respiración celular.

En principio, aspirado el oxigeno del aire por nuestro organismo, puede transformarse en agua mediante un proceso de reducción de electrones, durante el cual se liberan, como productos intermedios, un radical superoxido (O2—), un radical hidroxilo (.OH) y un hidroperóxido (H2O2). Para evitar la acción nociva de alguno de estos radicales las células necesitan antioxidantes que eviten su formación. Un radical libre,  como hemos señalado anteriormente, es capaz de existir independiente (por eso se denomina “libre”) con uno o más electrones desapareados.

Los radicales libres se generan en las estructuras celulares y principalmente en las mitocondrias, verdaderas microcentrales energéticas que producen el ATP, componente esencial para el normal funcionamiento de la piel,  la membrana nuclear, la citoplásmica y el retículo endoplásmico. Una vez formados aquellos tienen una vida media de microsegundos, y en tan corto espacio de tiempo son capaces de interactuar con las biomoléculas vecinas sobre todo con los lípidos que representan el grupo más susceptible debido a la presencia de dobles enlaces en los ácidos grasos insaturados de las membranas fosfolipídicas.

Los radicales libres más activos y abundantes en el organismo humano son los del oxígeno y los del grupo OH. Los primeros se utilizan por algunas células como los neutrófilos, los macrófagos, etc. para eliminar organismos perniciosos como bacterias o virus. En el caso del radical OH si no se aleja de la célulapuede iniciar un ataque sobre los carbohidratos, los lípidos olas proteínas  del DNA y a la degradación celular. Este radical OH siempre, o casi siempre, es peligroso. Otros como el NO., no sólo no son peligrosos sino de gran utilidad. Así, el NO es eficaz vasodilatador y probablemente un importante neurotrasmisor que tanta alabanza ha recibido últimamente.

Así pues, en función con el balance entre radicales libres y antioxidantes se determina el grado de daño ocasionado o el posible efecto benéfico de los propios radicales libres.

Seguidamente, haremos mención a algunos de los antioxidantes y de los alimentos que los contienen.

 

 

 

 

Algunos alimentos como antioxidante

Breve preámbulo sobre los antioxidantes

Como decíamos antes todos los seres vivos que utilizan el oxigeno para obtener energía, liberan radicales en mayor o menor cantidad. De modo que, a una concentración dada, serían incompatibles con la vida si no fuera por la existencia de mecanismos celulares de defensa que los neutralice. Estas defensas son los antioxidantes, cuyo mecanismo de acción consiste en dar electrones a los radicales libres sin convertirse ellos mismos en sustancias perjudiciales para la salud.

Un antioxidante es una molécula capaz de retrasar o detener la oxidación de otras moléculas. La oxidación, por otra parte,  es una reacción química de transferencia de electrones de una sustancia a un agente oxidante. En estas reacciones, como ya se ha dicho, pueden producirse radicales libres en cadena que dañan a las células. Los antioxidantes lo que hacen es terminar estas reacciones quitando intermediarios y oxidándose ellos mismos. De cualquier forma, la longevidad parece aumentar en la medida que aumenta el nivel de antioxidantes en la dieta y cuando se efectúa una restricción calórica, quizá por causa de una menor velocidad de la degradación mitocondrial y una disminución del metabolismo celular y del consumo de oxígeno.

Los antioxidantes se clasifican en dos grandes grupos, dependiendo de su solubilidad en agua (hidrofílicos) o en lípidos (hidrofóbicos). En general, los antioxidantes solubles en agua reaccionan con los oxidantes en el citoplasama celular y el plasma sanguíneo, mientras que los liposolubles protegen las membranas contra la peroxidación lipídica.

En otros términos, los antioxidantes pueden clasificarse en endógenos y exógenos. Dentro de los primeros se encuentran tres enzimas que son fundamentales en esta actividad: la catalasa, la superóxidodismutasa y la glutatión peroxidasa. Dentro de los antioxidantes exógenos se encuentran las vitaminas E y C, los betacarotenos, los flavonoides y los licopenos que se hacen llegar al organismo con la dieta.

Refiriéndonos de modo especial a la vitamina E recordemos que está constituída por varios tipos de compuestos naturales, de los que el alfa-tocoferol tienen la mayor actividad biológica (antioxidante y estabilidad de las membranas). Se calcula que cada molécula de vitamina E es capaz de proteger 500 moléculas de fosfolípidos. Representa la principal defensa contra el daño oxidativo de la membrana en los tejidos humanos. Posee un papel protector frente a los daños asociados a los radicales libres de oxígeno involucrados en procesos como el cáncer, el envejecimiento, las alteraciones cardiovasculares, la artritis y el ejercicio intenso. Está presente en el medio extracelular y por su carácter liposoluble se localiza en la membrana celular reaccionando con mayor efectividad sobre el radical superóxido, el hidroxilo y los radicales peroxil lipídicos para formar especies menos reactivas. Finalmente, su acción plasmática se ve incrementada por el ascorbato (vitamina C) y los uratos séricos. Seguidamente hablemos de los carotenoides.

 

Carotenoides

Desde el punto de vista químico, los carotenoides son tetraterpenos constituidos por unidades múltiples de isopreno. Existen dos gupos de carotenoides: los carotenos, cuyorepresentante más significado es el β-caroteno, y las xantofilas con especial mención a la luteína, zeaxantina y licopeno.

El mecanismo de acción de los carotenoides en la salud humana no se ha definido claramente. Una posible hipótesis es que los carotenoides, incluyendo pero no limitándose al β-caroteno, sirven como supresores superóxido O2 (forma altamente reactiva) y como antioxidantes en la prevención del daño de los ERON (especies reactivas de O ó de N).

 

 

 

 

Los cítricos, la vitamina C y el β-caroteno

Históricamente se ha considerado a los cítricos como la fuente por excelencia de vitamina C, y ésta a su vez, el antioxidante de elección. Pero otros alimentos, hoy de actualidad, tienen un contenido igual o superior en dicha vitamina, que junto a su acción antioxidante tiene otras funciones bioquímicas no menos importantes como es,por ejemplo, la reacción de nitratos con aminas o amidas para formar nitrosaminas cancerígenas en el intestino.

Otros componentes de los cítricos, no menos importantes para la salud, son los carotenoides y de modo especial el β-caroteno, que no se limita a satisfacer las necesidades en vitamina A, sino también, junto a otros carotenoides, es eficaz en la protección de los lípidos de las membranas celulares frente a los radicales perniciosos, cuando la presión del oxígeno celular es baja. De este modo viene a ser un complemento de la vitamina C.

Ahora bien, aún cuando el β-caroteno de los alimentos es eficaz en términos de salud, no lo es tanto en lo que se refiere al consumo en forma de cápsulas o comprimidos. Asi la Asociación Americana del Corazón, o el Instituto Mundial de Investigación del Cáncer no recomiendan los suplementos por el posible aumento del cáncer de próstata, entre otros, y sabido es, por otra parte, de acuerdo con las investigaciones que se llevaron a cabo en Finlandia con 29.132 fumadores, que tomar un suplemento de beta-caroteno de 20mg/día aumentaba en un 18% la incidencia estadística del cáncer de pulmón. Esta es la razón por la cual no se recomienda tomar suplementos de β-caroteno si fuma o ha sido fumador.

Sin embargo, es posible que comporte cierta eficacia cuando se consume en preparado junto a las vitaminas C y E y el Zn en el tratamiento de la degeneración macular asociada a la edad (DMAE).

 

 

 

Luteina y zeaxantina de la yema del huevo

La luteína y zeaxantina son xantofilas que se encuentran en las verduras de hojas verdes, en el maíz amarillo y en la yema del huevo, cuyo contenido, a pesar de ser inferior al de aquellas, tiene una mayor biodisponibilidad. Ambos carotenoides poseen un importante efecto antioxidante, antimutagénico y anticarcinogénico. Por ello los huevos se consideran alimento funcional.

En el organismo humano, los dos pigmentos están ampliamente distribuídos a nivel tisular y son los carotenoides principales del cristalino y de la región macular de la retina.

Los estudios epidemiológicos que han demostrado una relación inversamente proporcional entre la ingesta de estos pigmentos y la aparición de cataratas o de la degeneración macular asociada a la edad, indican que estas xantofilas pueden desempeñar una función protectora. Así parecen aceptarlo los oftalmólogos españoles al recomendar preparados de luteína junto a otras vitaminas y minerales al iniciarse la DMAE.

Por otra parte, los estudios que se están realizando en la actualidad sugieren que ambos carotenoides podrían contribuir a prevenir cardiopatías o accidentes cerebrovasculares.

Y un hecho importante: en pruebas en las que se suplementaba la luteína aisladamente los efectos no eran tan marcados como al consumir la yema del huevo (conteniendo 120µg/yema). Esto parece indicar que para combatir los fenómenos de estrés oxidativo además de la luteína se necesitan otros microelementos como algunas vitaminas y minerales, presentes en la yema del huevo.

 

 

 

 

El licopeno y el cáncer de próstata

El licopeno es un carotenoide liposoluble, presente de modo especial en el tomate y sus conservas, con gran potencial antioxidante y de ahí que se haya ensayado en muchas pruebas de diferente tipo. Entre estas pruebas la más esperanzadora es la del cáncer de próstata.

El cáncer de próstata es el cáncer más frecuente en el hombre americano. Y no se conocen medidas preventivas eficaces que eviten la mortalidad, que en España fue de 5752 muertes en 2016.

Resultados de estudios epidemiológicos recientes parecen evidenciar un posible beneficio frente al riesgo del cáncer de próstata. Ya hace 30 años me visitaba un famoso investigador israelí que estaba trabajando sobre este tipo de cáncer y el licopeno, advirtiéndome que el tomate únicamente era eficaz si se tomaba acompañado de aceite. En cinco nuevos estudios los resultados parecen favorables con un 35% de disminución en el riesgo de cáncer intraprostático y de un 50% de reducción en el cáncer avanzado (extra prostático).

Otras investigaciones, sin embargo, no apoyan estos resultados y hacen que los datos anteriores sean inconsistentes.

No obstante en este último comentario, en 3 de las 7 pruebas experimentales los niveles de licopeno en suero eran demasiado bajos como para conseguir algún efecto positivo.

En conclusión, como los resultados no son definitivos, el consumo de tomate o de sus productos debe hacerse con no mucha esperanza de éxito.

 

 

 

 

 

Polifenoles

Los polifenoles se consideran como sustancias o compuestos fitoquímicos de bajo peso molecular y que son esenciales para el hombre, conociéndose en la actualidad más de 800 estructuras químicas que van desde moléculas simples (ej. el ácido fenólico o los flavonoides) hasta compuestos altamente polimerizados (como los taninos o la lignina).

Los polifenoles poseen una estructura química ideal que los hace ser activos consumidores de radicales libres y donantes de electrones e hidrógenos. Como, por otra parte, poseen una porción hidrofílica y otra hidrofóbica pueden actuar en contra de los radicales oxidados que se producen tanto en medios hidrofóbicos como acuosos.

En comparación con los antioxidantes fisiológicamente activos,Soobrate et al. (2005) encontraron que varios polifenolesposeían una eficacia mayor que otros.

De este modo los polifenolesse han dividido en cuatro categorías, con subgrupos adicionales según el número de anillos fenólicos que posean. Así, tenemos:

  1. Flavonoides, incluyen:
  • Flavonas
  • Flavonoles
  • Flavononas
  • Isoflavonas
  • Chalcones
  • Catequinas
  1. Estilbenos, siendo el resveratrol el más conocido
  2. Lignanos, presentes en las semillas de leguminosas, frutas, etc.
  3. fenólicos:
  • Acidohidroxibenzoico, en el te
  • Acidoshidroxicinámicos, café, moras, kiwis, etc.

De todos los polifenoles el más interesante, desde todos los puntos de vista, es el resveratrol. Creo, por ello, conveniente dedicarle un apartado especial.

¿Resveratrol el antioxidante soñado?

 

El resveratrol, polifenol del grupo de los estilbenos, fue aislado por primera vez a mediados del siglo XX y es uno de los polifenoles que más ha llamado la atención de los investigadores en las dos últimas décadas por dos motivos: Uno, participar junto a otros polifenoles del vino en los problemas cardiacos; otro, por su posible efecto sobre el envejecimiento y la prolongación de la vida.

Los alimentos más importantes por su contenido en resveratrol son: las uvas, arándanos, frambuesas y moras. El vino tinto contiene entre 0,2 y 4,8 mg/L en función de diversas variables.

Pero una de las fuentes de resveratrol más prometedora son los cacahuetes, especialmente germinados, con niveles entre 11,7 y 25,7 mg/g, junto al  chocolate negro y el cacao, pero con un contenido muy inferior (0,35-1,85 mg/Kg).

La biodisponibilidad del resveratroles muy baja, aproximadamente del 0,5%, y aún cuando administrado por vía oral se absorbe un 70%, al llegar al hígado experimenta un proceso de glucoronidación y  sulfatación hepáticas, quedando de este modo escasamente utilizable.

En un principio, el resveratrol se consideró que dentro de los polifenoles del vino era el principal responsable de los efectos favorables sobre el corazón. Más tarde, en 2003, el Dr. David Sinclair del Harvard Medical School publicó en la revista Nature que el resveratrol activaba el gen Sir2 de las sirtuinas presentes en las células de levaduras. La sirtuina es una proteína que al activarla produce efectos maravillosos prolongando la vida de las levaduras y gusanos y, posiblemente, según se ha sugerido, por algunos, la del hombre. Esta es la razón por la que se iniciara la búsqueda de compuestos capaces de aumentar la activación del resveratrol.

Pronto aparecieron en la prensa toda clase de noticias ilusionantes. El campo de investigación antienvejecimiento experimentó una actividad inusitada centrándose en las sirtuinas y el resveratrol, y de sus efectos como prolongadores de la vida del gen Sir 2 (de la familia de las sirtuinas) en levaduras. Más tarde, estas investigaciones se ampliaron a otros organismos modelo como la mosca (Drosophila melanogaster) y a un tipo de gusanos.

De este modo, durante un tiempo, los productores de resveratrol y demás derivados obtuvieron pingües beneficios  mediante su comercialización.

Pero la prensa, que alentó aquellos efectos ilusionantes, tiempo después difundía noticias desalentadoras, afirmando que: ”se duda del gen de la longevidad” o “la promesa de la eterna juventud se desvanece” o bien “dudas sobre la proteína antienvejecimiento”.

Y es que frente a la solidez de algunos trabajos en los que se basaba la “ilusión” resveatrol/sirtulina, no todos, aún los de carácter científico, ofrecían resultados unánimes. Piénsese que hasta el momento no se ha demostrado en mamíferos actividad alguna y varios estudios han puesto de manifiesto últimamente que el resveratrol no está asociado a beneficio alguno sobre la salud. Ejemplo de ello son los trabajos de los investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins han llegado a la conclusión de que los consumidores de una dieta rica en resveratrol no viven más, ni son menos propensos a desarrollar enfermedades cardiovasculares o cáncer, en comparación con quienes toman pequeñas cantidades de la famosa sustancia.

Como dice el Dr. Richard Samba, de la citada Universidad el caso del resveratrol es el típico en el que hay muchísimo despliegue publicitario, pero al final sus beneficios no superan la prueba del tiempo.

A pesar de todo, alguna esperanza parece vislumbrarse, de acuerdo con un estudio del Centro Médico de la Universidad de Georgetown. Según  este trabajo, “el resveratrol administrado a los pacientes de Alzheimer ralentizó el deterioro cognitivo en comparación con otro grupo tratado con placebo. Ello se debe, según los autores, a que “parece restaurar la integridad de la barrera hematoencefálica”. De ser esto es así, algún beneficio habría de tener el resveratrol.

 

Los polifenoles del vino tinto y la salud

Las enfermedades cardiovasculares, desde los años 50 del siglo pasado, se han relacionado estrechamente a la ingestión excesiva de grasa saturada y colesterol. Sin embargo, desde hace ya algún tiempo se comprobó que en Francia e Italia (los mayores productores de vino de Europa) se consumía gran cantidad de alimentos grasos y, sin embargo, el riesgo cardiovascular era menor.

Entre los años 1980 y 1994se llevó a cabo el llamado estudio MONICA, que se  realizaba  en más de 15 millones de personas de veinte países. Las primeras conclusiones fueron que entre los países del Norte de Europa y los del Sur había notables diferencias en la mortalidad por infarto de miocardio. Diferencias que persisten en la actualidad y de modo especial con Francia.

Entre las conclusiones de dicho estudio surgió, lógicamente, la pregunta: ¿Por qué los franceses, a pesar de comer más carne roja, foie gras, queso y mantequilla tienen una mortalidad por infarto tan baja? Un hecho era evidente: Si no existían diferencias sustanciales en cuanto a sus niveles de colesterol, tensión arterial o tabaco consumido, ¿a qué se debía el menor riesgo de infarto de miocardio?

Fue Serge Renaud, investigador francés, al que se considera padre de la paradoja francesa,  quien pensó que, si no toda, gran parte de la paradoja debía atribuirse a que la mayoría de los franceses son consumidores habituales de vino tinto y que éste, a dosis moderadas, tenía efectos benéficos para la salud cardiovascular. En otras palabras, el vino eliminaba el peligro de comer quesos, foie gras o sus “cruasanes” con mantequilla como siempre se ha venido haciendo.

Los críticos de la paradoja francesa piensan que en realidad ésta no existe. Pero real o no lo que se consiguió fue que proliferaran enormemente los estudios sobre el vino y sus componentes principales: el alcohol y los polifenoles y sus efectos sobre la salud.

Es posible que la causa de tales efectos no sea única, sino multifactorial, y que su determinación definitiva sea difícil. La prueba es que en la actualidad hay publicaciones que hablan de que el factor determinante de la paradoja es el queso, cuyo consumo en Francia se aproxima a los 26 kg/año.

Pero concretándonos al vino, por cuanto que considero al queso como una posibilidad muy remota, es indudable que el efecto del vino tinto es el resultado de la combinación de alcohol y polifenoles. Porque, por un lado está demostrado que el alcohol, a pequeñas dosis, aumenta las HDL, inhibiendo la agregación plaquetaria, y, por otro,los polifenoles, aisladamente, tienen propiedades antiinflamatorias y disminuyen el colesterol LDL oxidado, que es el peor.

Los polifenoles del vino se clasifican en flavonoides y no flavonoides. Unos y otros contribuyen a crear y mantener la calidad de los vinos,  influenciada principalmente por su estructura fenólica que, a su vez, está compuesta, entre otros, por antocianos y taninos. De ellos depende en gran parte las características sensoriales del vino como el color, el cuerpo, la astringencia y el amargor.

Cada compuesto polifenólico contribuye de modo distinto a la capacidad antioxidante del vino, de modo que este potencial resulta no solo de la suma de cada componente sino también de la interacción resultante de unos y otros.

Refiriéndonos de nuevo al vino y la salud, dentro de los numerosos  trabajos publicados los de mayor proyección son los que se refieren a la prevención de los procesos cardiovasculares, el cáncer y la enfermedad de Alzheimer. En estos estudios  los polifenoles más utilizados han sido la quercitina, la catequina y el resveratrol queencabeza la lista de las publicaciones.

Entre los restantes polifenoles, recientemente, y debido a su mayor biodisponibilidad al salvar la barrera entérica, se han realizado algunas investigaciones con antocianinas con el fin de comprobar sus efectos sobre la menor incidencia de enfermedad coronaria, ciertos procesos inflamatorios tumorales, el comportamiento cognitivo y el sistema inmunitario por mayor proliferación de linfocitos.

Por otra parte, refiriéndonos en concreto a  los efectos del vino y la enfermedad de Alzheimer se han publicadoúltimamente algunos trabajos que relacionan un consumo moderado de vino y una menor incidencia de Alzheimer y de acuerdo con el estudio del Centro Médico de la Universidad de Georgetown “el resveratrol del vino, en estos pacientes que bebían vino con moderación ralentiza el deterioro cognitivo”. Según estos investigadores,  ello se debe, a que parece restaurarse la integridad de la barrera hematoencefálica.

Sin extendernos más en las reseñas bibliográficas, y partiendo del hecho de que todos los resultados proceden de ensayos “in vitro” o en animales y por tanto de escasa o nula aplicación, voy a referirme a uno de los trabajos publicado hace muy pocos meses en la revista TheLancet y que, en resumen, dice así: “beber más de 5 copas de vino o de cerveza a la semana acorta la vida y, por tanto, el consumo de alcohol no debe superar los 100 gramos semanales, equivalentes a menos de un chato de vino o una caña de cerveza al día. Tomar 18 o más unidades de vino o cerveza a la semana puede acortar la vida en 5 años”. Sin embargo,  estudios previos han demostrado que si se compara la salud cardiovascular de los abstemios con los bebedores moderados, incluso grandes bebedores, dicha salud en estos últimos es incluso mejor. Personalmente opino que mientras los cardiólogos aconsejen un consumo moderado de alcohol para proteger el corazón y los oncólogos sean partidarios de la prohibición etílica, sabido es que el alcohol aumenta el riesgo de oclusión tumoral, lo mejor será esperar los resultados del estudio patrocinado por el gobierno de los Estados Unidos en el que se comparan los efectos en abstemios y bebedores de una copa de vino o cerveza frente a productos de destilación.

 

Aceite de oliva y sus polifenoles

Antes de introducirnos en este tema creo conveniente decir que en el mercado de la alimentación existen cuatro tipos de aceite de oliva cuya calidad viene dada principalmente por su contenido en polifenoles. Estos aceites son: Aceite de oliva virgen, aceite de oliva virgen extra, ambos con una concentración de polifenoles entre 0,2 y 0,5 mg/Kg, el aceite de oliva normal o fino con 0,1 mg/Kg y el aceite de orujo de oliva con 0 mg/Kg. De modo que el aceite de oliva virgen y el virgen extra son iguales excepto que este último ha de tener una acidez inferior al 1%.

En el caso del aceite de orujo de oliva, que se obtiene a partir de los restos sólidos de la elaboración del aceite de oliva normal, carece de polifenoles, como hemos indicado, y por ello no se considera aceite de oliva.

Dejando a un lado el ácido oleico, que supone más del 70% de los componentes que lo constituyen, hablaremos únicamente de la fracción antioxidante, sin olvidar la riqueza del aceite de oliva en vitamina E, cuyo contenido es de ± 12 mg/100g de aceite.

Bajo el punto de vista del consumo,  aún cuando los datos disponibles son escasos, es aconsejable que la compra se realice con menos de un año desde su elaboración. A partir del año de almacenamiento el contenido en polifenoles disminuye según las distintas variedades de aceituna, siendo las Picual, Cornicabra y Picudo las que, recolectadas en envero, con extracción en frío y conservación en depósitos privados de aire, las que menos pérdidas de polifenoles tienen (< 20%). Otras variedades, como la Arbequina y las Manzanillas, llegan a perder hasta el 50%.

El tema de los antioxidantes, al tratar del aceite de oliva, es muy complejo y depende de numerosos factores, tales como la variedad de la aceituna, su estado vegetativo (los aceites procedentes de aceitunas entre verdes y envero son los que tienen mayor contenido en antioxidantes), el método de extracción (el sistema con extracción de frío es el ideal), etc. etc.

Entre los polifenoles más abundantes se encuentran los fenoles tanto los lipofílicos e hidrofilicos y dentro de estos últimos se incluyen los tres grupos de compuestos con mayor interés para la salud, y que han sido motivo de numerosos estudios en la última década. Son: el Tirosol,  elHidroxitirosol yla Oleuropeina, y, por último, el Oleocantal y los Lignanos.

De todos ellos, la mayor concentración (90%) corresponde al  hidroxitirosol (Ramirez, C. 2015), siendo el polifenol que confiere el característico sabor amargo del aceite, y uno de los bioactivos con mayor poder antioxidante (Waterman, Lockwood, 2007).

El picor de garganta, al tomar aceite de oliva virgen, se debe al oleocantal, cuya acción antiinflamatoria es tan potente,  que viene a ser una versión natural del ibuprofeno.

Por lo que se refiere a los polifenoles del aceite de oliva y la salud diversos estudios han comprobado sus efectos sobre distintos aspectos comunes a los polifenoles en general. Así, recientemente se ha demostrado por investigadores de la Universidad de Córdoba, que incorporando aceite de oliva virgen en el desayuno de una serie de personas las células del endotelio arterial estaban más protegidas ante la inflamación que con el aceite de oliva refinado o el placebo.

De igual manera, en investigaciones con ratas diabéticas se ha comprobado que la oleuropeina y el hidroxitirosol tienen propiedades hipoglucemiantes similares a la insulina, inhibiendo la alfa-glucosidasa.

Por otra parte, la oleuropeina inhibe los factores de necrosis tumoral y la proliferación celular en el adenocarcinoma de mama (Dell’Agli et al. 2010, y científicos de la Universidad de Jaén).

Otras pruebas experimentales en conejos se han dirigido a comprobar los efectos del aceite de oliva virgen sobre la hipercolesterolemia y la ateroesclerosis (Vals et al., 2015) y se ha comprobado una mejoría en la disfunción del endotelio arterial con efectos favorables sobre la aterosclerosis, el colesterol en sangre y las placas de ateroma.

Por último, quiero referirme a un grupo de personal médico que viene desarrollando entre el Hospital Reina Sofía y el Instituto Maimónides de Investigaciones Médicas de Córdoba un proyecto que tiene como objeto potenciar la salud de los mayores, mejorando su memoria mediante una dieta saludable con aceite de oliva virgen extra y potenciada con un preparado de probióticos. Los resultados se evalúan mediante técnicas de neuroimagen, psiconeurología y genómica. El final de la prueba experimental se prevee para dentro de dos años.

 

 

Anúncios

#Una mayor ingesta de #proteínas beneficia la #salud ósea de los adultos (Osteoporosis Int)

Postado em

  • Noticias Médicas

Un grupo de investigadores avalado por la Sociedad Europea de Aspectos Clínicos y Económicos de Osteoporosis, Osteoartritis y Enfermedades Musculoesqueléticas (ESCEO) y la Fundación Internacional de Osteoporosis (IOF) ha revisado los beneficios de la dieta rica en proteínas para la salud ósea, basándose en un análisis de los principales estudios de investigación sobre esta materia.

Esta revisión, publicada en Osteoporosis International, ha comprobado que una dieta rica en proteínas, siempre que haya una ingesta adecuada de calcio, es beneficiosa para la salud ósea de los adultos. Además, los investigadores no han encontrado evidencia de que la carga de ácido debido a una mayor ingesta de proteínas en la dieta, ya sea de origen animal o vegetal, sea perjudicial para los huesos.

Entre los principales hallazgos del estudio, destacan que el riesgo de fractura de cadera disminuye modestamente cuando se aumenta la cantidad de proteínas en la dieta, siempre que la ingesta de calcio sea adecuada. Además, han vinculado ese aumento del número de proteínas con una mejor densidad mineral ósea.

Por otra parte, los autores han encontrado que las proteínas y el calcio de los productos lácteos tienen efectos beneficiosos sobre las hormonas calciotropas, los marcadores de recambio óseo y la densidad mineral ósea. Lo que parece confirmar que el beneficio de las proteínas alimentarias en los resultados óseos requiere una ingesta adecuada de calcio.

En última instancia, han confirmado que en las personas mayores con osteoporosis, la ingesta de proteínas en la dieta por encima de los niveles recomendados actualmente puede ayudar a reducir la pérdida ósea y el riesgo de fractura, especialmente en la cadera, siempre que la ingesta de calcio sea correcta.

Living with HIV more than doubles the risk of erectile dysfunction in middle-aged MSM

Postado em

Resultado de imagem para hiv and sexual dysfunction

Michael Carter
Published: 14 May 2018

Living with HIV is an independent risk factor for erectile problems among middle-aged men who have sex with men (MSM), Dutch investigators report in the online edition of AIDS. After taking into account all other risk factors, HIV infection was associated with a more than doubling in the risk of erectile dysfunction.

“This study of MSM aged >45 years found that decreased sexual functioning is more prevalent among HIV-1 infected participants, most of whom were on cART [combination antiretroviral therapy], compared to similar, HIV-uninfected controls,” comment the authors. “HIV-1 status was independently associated with decreased erectile function, and the presence of AANCC [age-associated non-communicable comorbidities], a worse frailty status, and exposure to lopinavir/ritonavir appeared to be independent risk factors.”

Research has already shown that HIV-positive MSM are more likely to report erectile dysfunction than men in the general population. Investigators in Amsterdam wanted to expand understanding of the relationship between infection with HIV and reduced sexual function among MSM.

They designed a cross-sectional study involving 399 HIV-positive and 366 matched HIV-negative MSM, all of whom were enrolled in an ongoing study of HIV and ageing. The men were aged 45 years and older. Almost all the HIV-positive men were taking antiretrovirals.

At follow-up appointments, participants were asked to report on their sexual function in the previous four weeks: sexual satisfaction; sexual desire; and erectile function. The investigators examined the prevalence of reduced sexual function according to HIV status and also the association between reduced sexual function and infection with HIV, controlling for factors such as depression, frailty, and non-communicable co-morbidities.

HIV-positive MSM were significantly more likely to report decreased sexual satisfaction (18% vs 12%, p = 0.02), decreased sexual desire (7% vs 4%, p = 0.03) and decreased erectile function (13% vs 3%, p < 0.001) than their HIV-negative peers.

After taking into account age and ethnicity, infection with HIV remained independently associated with decreased sexual satisfaction (aOR = 1.64; 95% CI, 1.08-2.49) and decreased erectile function (aOR = 4.07; 95% CI, 2.08-7.94).

But after taking into account other risk factors for reduced sexual function, including waist-to-hip ratio, the number of co-morbidities, use of anti-hypertensives and anti-depressants, infection with HIV only remained associated with decreased erectile function (aOR = 2.53; 95% CI, 1.23-5.20).

The authors then examined which HIV-related factors were associated with reduced erectile function.

In their first analysis, a low CD4 cell count, time since HIV diagnosis and a past AIDS diagnosis emerged as possible risk factors. But all significant associations disappeared after taking into account co-morbidities and frailty. However, there was a significant relationship between erectile dysfunction and treatment with the protease inhibitor lopinavir/ritonavir. Both current use of the drug (aOR = 5.39; 95% CI, 2.09-13.92) and cumulative exposure to lopinavir/ritonavir (aOR = 1.20; 95% CI, 1.07-1.35) increased the risk of erectile problems.

“Our findings suggest that assessment of sexual function should be included in standard clinical care,” conclude the researchers. “If targeted interventions addressing specific risk factors for decreased sexual functioning can be developed, quality of life of HIV-1-infected MSM may be improved. Moreover, detection and treatment of possible sexual problems in MSM, in general, might contribute to more effective preventive behaviour as several studies have found more unprotected sexual contact in men reporting ED [erectile dysfunction].”

Reference

Dijkstra M et al. HIV-1 status is independently associated with decreased erectile function among middle-aged men who save sex with men in the era of cART. AIDS, online edition. DOI: 10.1097/QAD.0000000000001800 (2018).

#Osteoporotic vertebral fractures: #vertebroplasty versus sham for pain relief

Postado em

  • Noticias Médicas Univadis

Findings from a new trial suggest that vertebroplasty is no more effective for pain relief than a sham procedure in older patients with acute osteoporotic compression fractures of the vertebral body.

The trial included 180 participants requiring treatment for acute osteoporotic vertebral compression fractures at four hospitals in the Netherlands between 2011 and 2015. The participants were randomised to either vertebroplasty (n=91) or a sham procedure (n=89). Participants received local subcutaneous lidocaine (lignocaine) and bupivacaine at each pedicle. The vertebroplasty group also received cementation, which was simulated in the sham procedure group.

Pain was measured using a visual analogue scale (VAS) at one day, one week, and one, three, six, and 12 months. Clinically significant pain relief was defined as a decrease of 1.5 points in VAS score from baseline.

The mean reduction in VAS pain score was statistically significant in both groups at all follow-up points after the procedure, compared with baseline. However, the authors found these changes in VAS scores did not differ statistically significantly between the groups over the 12-month follow-up period.

Presenting their findings in The BMJthe authors said the results do not support percutaneous vertebroplasty as standard pain treatment in patients with acute osteoporotic vertebral compression fractures.

#La #textura adaptada, clave en #disfagia

Postado em

Entre los riesgos asociados a esta alteración destacan la neumonía aspirativa y la desnutrición de los pacientes.

Adrián Cordellat

Implicaciones de la disfagia

Implicaciones de la disfagia (Nestlé Health Science)

Según el artículo Tecnología de alimentos y evolución en los alimentos de textura modificada; del triturado o el deshidratado a los productos actuales, publicado en 2014 en la revista Nutrición Hospitalaria y elaborado por Cristina Velasco y Pilar García-Peris, de la Unidad de Nutrición Clínica y Dietética del Hospital General Universitario Gregorio Marañón, de Madrid, las dietas trituradas elaboradas de manera tradicional pueden presentar deficiencias nutricionales, “principalmente en energía y proteínas, lo que aumentaría el riesgo de desnutrición de los pacientes” con disfagia.

Una conclusión a la que también llegaba un trabajo previo, el Estudio comparativo y aleatorio entre la dieta triturada habitual hospitalaria frente a una fórmula hipercalórica e hiperproteica, publicado en la misma revista en 2002 por el equipo de la Unidad de Nutrición Clínica y Dietética del Hospital Clínico San Carlos, de Madrid, según el cual un 83 por ciento de los pacientes que comían puré triturado natural no alcanzaban los requerimientos alimentarios.

  • El primer escalón del tratamiento de la disfagia pasa por garantizar la correcta alimentación a través de la adaptación de los alimentos

Debido a ello, desde inicios de los años noventa los preparados industriales se han ido haciendo un hueco en hospitales y centros geriátricos para tratar a personas con disfagia, un síntoma de envejecimiento, pero también de enfermedades neurodegenerativas, ictus, cánceres de cabeza y cuello y de lesiones propias de la orofaringe, que se traduce en la imposibilidad de los pacientes para deglutir, lo que implica la preparación y la presentación de los alimentos en formato puré, con una consistencia y una textura determinada en función de la gravedad que revista la disfagia en cada caso concreto.

Garantía de los aportes

“Hasta hace no tanto, lo habitual era alimentar a los pacientes con purés elaborados y cien por cien naturales. Hoy, sin embargo, en hospitales como La Paz todos los segundos platos de purés que se sirven son comerciales“, afirma Carmen Gómez Candela, jefe de la Unidad de Nutrición Clínica y Dietética del Hospital La Paz, de Madrid. Esta especialista destaca de estos productos la garantía de aporte del nutriente “más importante”, las proteínas, “además de un contenido equilibrado en minerales, grasas y sal”.

Gómez Candela también resalta el éxito tecnológico que supuso el paso del triturado natural a otras técnicas como los deshidratados, “ya que si son salados se recomponen en caldo o agua, y sin son dulces se recomponen sobre todo en leche, con lo cual se añade este valor nutricional”.

Para la experta en disfagia todos estos avances han contribuido también a que los preparados industriales “mejoren muchísimo también en sabor, tanto en dulces como en salados”, un aspecto fundamental ya que, “cuanto más se parezca un producto en su sabor a la alimentación natural, mejor funciona” con los pacientes y más garantía hay de que lo consuman en su totalidad.

  • Cuanto más se parezca un producto en su sabor a la alimentación tradicional, más garantía de que los pacientes lo consuman en su totalidad

Más nutrientes

Esta variedad de sabores se aprecia, por ejemplo, en la nueva gama de soluciones nutricionales de Meritene Vitacrem+Instant, desarrolladas específicamente por Nestlé Health Science para personas adultas que padecen de disfagia y/o dificultades de masticación. Estas soluciones aportan en apenas 35 gramos de producto reconstituido en 165 mililitros de agua 150 kcal de energía, 4,6 gramos de proteínas, 20 gramos de carbohidratos, 2,4 gramos de fibra y 5,1 gramos de grasas, además de ser ricos en vitamina D y fuente de vitaminas B2, B3, B5, B6, B9, B12 y C. Esta gama es compatible con MixxPro Max, la máquina dispensadora de recetas trituradas preparadas al instante destinada a los entornos hospitalarios y geriátricos, que permite proporcionar hasta 25 raciones de purés salados y 50 de dulces con una sola carga. Y todo ello con la máxima seguridad microbiológica y con la posibilidad de adaptar la textura y las consistencias e, incluso, el aporte de proteínas y otros nutrientes de cada puré a las necesidades específicas de cada paciente.

De la evolución reciente de este tipo de productos alimentarios específicos para personas con disfagia, Gómez Candela señala también la importancia de que se esté consiguiendo introducir una cada vez mayor cantidad de nutrientes en menores volúmenes de producto, algo que considera “fundamental” para los pacientes más frágiles y que presentan mayores dificultades para comer, ya que con una menor cantidad de comida se garantiza su correcta nutrición.

  • La máquina dispensadora ‘MixxPro Max’ proporciona hasta 25 raciones de purés salados y 50 dulces con una sola carga

Primera línea de tratamiento

Los pacientes con disfagia están expuestos a riesgos fundamentales que, incluso, pueden llegar a poner en peligro su vida, una de las razones por las que Nestlé Health Science y DM colaboran para subrayar la importancia de analizar estas complicaciones y otros aspectos relacionados con la alteración.

Entre las citadas complicaciones, la primera es de seguridad y hace referencia a la posibilidad de que un alimento no deglutido se aspire hacia el pulmón, con el peligro de ocasionar una neumonía aspirativa. La segunda complicación es de eficacia y se manifiesta en la desnutrición del paciente, que dada su dificultad cada vez come menos o, si lo hace, no recibe los nutrientes necesarios.

  • La seguridad microbiológica que aportan los preparados comerciales es una garantía para los hospitales

De ahí que en el caso de la disfagia el primer escalón en el tratamiento pase necesariamente por garantizar esa correcta alimentación a través de la adaptación de la consistencia y textura tanto de los alimentos como de las bebidas a las necesidades del paciente, para evitar de esta forma tanto complicaciones de seguridad como de eficacia.
En ese sentido, tal y como explica Gómez Candela, dada la importancia de la nutrición a los pacientes y sus familiares se les hace entrega de una serie de recomendaciones sobre “cómo hacer un menú semanal para un paciente con disfagia o cómo combinar los alimentos para conseguir una dieta variada”, algo que, como reconoce la doctora, “no siempre es fácil de llevar a cabo”.

La responsable de la Unidad de Nutrición Clínica y Dietética de La Paz destaca una vez más en el manejo de estos enfermos el “apoyo de la industria alimentaria a través de la formulación de alimentos preparados para adultos”; y muestra su esperanza en que “en un futuro cercano” herramientas como la citada máquina dispensadora de recetas preparadas “que ya se están utilizando de forma rutinaria y con muy buenos resultados en centros hospitalarios pequeños”, estén disponibles también en los domicilios de los pacientes.

#Metformina pode se tornar a nova aspirina!

Postado em

(Last Updated On: 21/04/2018)

A metformina está em toda parte!

Originalmente, foi introduzida na prática clínica como agente antidiabético de uso oral que não estimula a produção de insulina não tendo por isso ação hipoglicemiante em pessoas sem diabetes. A metformina também está indicada como tratamento coadjuvante da esteatose hepática (gordura no fígado) e não de forma isolada. A perda de peso, o exercício regular e a modificação na composição da dieta parecem melhorar anormalidades bioquímicas e histológicas na esteatose hepática.

A metformina reduz a resistência à insulina, secreção e níveis sanguíneos da glicose, inflamação  e reduz a angiogênese, o crescimento e o metabolismo das células tumorais.

 

Mecanismos de Ação Metformina

O mecanismo de ação principal está na redução da produção hepática de glicose e secundário aumento da captação periférica pelo músculo. Essas ações são mediadas pela ativação da quinase hepática B1 (LKB-1).

• Aumenta AMPK: levando a oxidação (queima)/catabolismo (quebra) de lipídios (gorduras)

• Diminuição da gliconeogênese (produção de glicose a partir  de outras fontes como aminoácidos o que favorece catabolismo muscular)

• Aumento da absorção de glicose no músculo esquelético –  favorece o anabolismo muscular

• Aumenta a sensibilidade à insulina hepática –  melhora a ação da insulina

• Diminui a lipotoxicidade hepática (TOXIDADE HEPATICA CAUSADA PELA  ESTEATOSE)

• Diminui o apetite através de mecanismos centrais  pois tambem sensibiliza a leptina. A resistência a leptina  faz com que fiquemos menos saciados ao comer

Induz mudanças na flora do trato gastrintestinal

 

Mecanismos de ação da metformina

 

Um aumento na população Akkermansia spp. induzida pelo tratamento com metformina melhora a níveis da glicose em camundongos obesos induzidos por dieta.

Evidências recentes indicam que a composição da microbiota intestinal contribui para o desenvolvimento de distúrbios metabólicos afetando a fisiologia e o metabolismo do hospedeiro. A metformina é um dos agentes terapêuticos usados no diabetes tipo 2  mais amplamente prescrito. Tendo em vista esta ação, o objetivo de um trabalho realizado por pesquisadores sul-coreanos foi determinar se este efeito antidiabético da metformina está relacionado a alterações da composição microbiana intestinal.

Os resultados obtidos indicaram que o tratamento com metformina melhorou significativamente o perfil glicêmico dos camundongos já que estes mostraram uma maior abundância da bactéria Akkermansia, A administração oral de Akkermansia muciniphila a camundongos  sem metformina aumentou significativamente a tolerância à glicose e diminuiu inflamação do tecido adiposo

Os pesquisadores concluíram que a modulação da microbiota intestinal (por um aumento na população de Akkermansia spp.) pode contribuir para os efeitos antidiabéticos da metformina, proporcionando assim um novo mecanismo para o efeito terapêutico da metformina em pacientes com DM2. Isso sugere que a manipulação farmacológica da microbiota intestinal em favor de Akkermansia sp. pode ser um tratamento potencial para o T2D.

Fatos sobre a Akkermansia

1- Níveis de Akkermansia são inversamente correlacionados com o IMC.

2- Baixos níveis correlacionados com agravamento da apendicite e doença inflamatória intestinal

3- Os modelos de animais mostram que o aumento da Akkermansia melhora muitos parâmetros dismetabólicos:

  • Aumento da permeabilidade intestinal provocada pela dieta HFD
  • Inflamação sistêmica
  • Armazenamento de gordura (incluindo gordura visceral)
  • Resistência à insulina
  • Hiperglicemia
  • Aumenta a capacidade de queima de calorias do Tecido Adiposo Marrom

Uma boa notícia para os obstetras: A pré-eclâmpsia tem potencial para ser adicionada à lista de usos clínicos da metformina!

Na mulher grávida, a metformina (que tem um peso molecular de 129 Daltons) atravessa facilmente a placenta e pode ser usada no tratamento da diabetes gestacional. Em comparação com a insulina, gestantes que usaram metformina têm menores chances de hipoglicemia nos recém-nascidos, bebês grandes para a idade gestacional e admissões dos recém-nascidos na UTI neonatal. É considerada uma droga segura na gestação e classificada como categoria B (não aumenta o risco de malformações congênitas). Possui alguns efeitos colaterais com seu uso tais como náuseas e diarreia.

Seu papel como agente terapêutico está se expandindo e inclui o tratamento de:

pré-diabetes mellitus

diabetes mellitus gestacional

síndrome dos ovários policísticos

mais recentemente, estudos experimentais e as observações em ensaios clínicos randomizados sugerem que a metformina poderia ter um lugar no tratamento ou prevenção da pré-eclâmpsia.

 

Os mecanismos pelos quais a metformina pode prevenir a pré-eclâmpsia inclui uma redução na produção de fatores antiangiogênicos (fator de crescimento endotelial vascular, receptor-1 e endoglina solúvel, que tem ação anti-angiogênica através do bloqueio da ação vasodilatadora) e a melhora da disfunção endotelial, provavelmente através de um efeito nas mitocôndrias. Outro mecanismo potencial pelo qual a metformina pode desempenhar um papel na prevenção da pré-eclâmpsia é a sua capacidade de modificar homeostase celular e disposição energética, mediada pela rapamicina.

 

Metformina no prolongamento da vida

A metformina, uma droga de primeira linha aprovada pela FDA para o tratamento da diabetes tipo 2, apresenta efeitos benéficos sobre o metabolismo da glicose. A evidência de modelos animais e estudos in vitro sugerem que, além de seus efeitos sobre o metabolismo da glicose, a metformina pode influenciar os processos metabólicos e celulares associados ao desenvolvimento de condições relacionadas à idade, como inflamação, dano oxidativo, autofagia diminuída, senescência celular e apoptose. Como tal, a metformina é de particular interesse na pesquisa clínica no envelhecimento, uma vez que pode influenciar fatores de envelhecimento fundamentais subjacentes a várias condições relacionadas à idade. Os pesquisadores, portanto, propõem um estudo piloto para examinar o efeito do tratamento com metformina sobre a biologia do envelhecimento em seres humanos. Ou seja, se o tratamento com metformina irá restabelecer o perfil de expressão genética de idosos com tolerância à glicose prejudicada (IGT) à de indivíduos jovens saudáveis.

O papel há pouco conhecido de neuroproteção da metformina é muito bem descrito na Doença de Alzheimer: o Diabetes tipo 3. Este tipo de diabetes é caracterizado por disfunção na ação da insulina e resistência insulínica neuronal, que geram aumento de depósito amiloide- fator primordial para a patogênese desta doença. A Metformina, via AMPK, é capaz de reduzir esta resistência insulínica.

 

Metformina na prevenção e controle do câncer

Estudos pré-clínicos sugeriram um efeito antitumoral da metformina, mediado pela inibição do mTOR, que é conhecido por ser efetor de sinalização do fator de crescimento em células malignas, bem como a ativação da proteína quinase ativada por AMP, um sensor de energia que regula uma variedade de funções celulares. Além disso, pode inibir a expressão de ciclina D1(proteína envolvida nas vias de proliferação celular e utilizadas para determinar o prognóstico de neoplasias malignas) e a fosforilação do gene Rb (que o inativa), que juntamente inibem ainda mais o crescimento celular tumoral e promovem a senescência celular. Embora as doses utilizadas nestes estudos pré-clínicos sejam geralmente superiores às utilizadas na prática clínica, estas experiências proporcionaram uma justificação mecanicista do efeito antitumoral da metformina. Os resultados são em grande parte consistentes com meta-análises anteriores com contexto similar, apoiando um efeito redutor geral da metformina sobre o risco de câncer.

 

Metformina usada no tratamento do diabetes é nova arma para o combate ao câncer, afirmam pesquisadores da UNICAMP

Pesquisadores do Laboratório de Oncologia Molecular da Faculdade de Ciências Médicas (FCM) da Unicamp testaram com sucesso uma nova via bioquímica para o tratamento do câncer. O estudo associou a metformina, o principal medicamento utilizado no tratamento do diabetes tipo 2, ao quimioterápico paclitaxel, droga utilizada em pacientes com câncer de mama e pulmão. Nos estudos realizados in vitro e em cobaias, os pesquisadores conseguiram inibir o crescimento do tumor. Esta associação representa um avanço na terapia-alvo e surge como nova linha de tratamento para os pacientes com câncer.

Isto foi possível devido ao “insight” dos pesquisadores em perceber a lógica bioquímica que existe por trás de ambas as doenças, que têm uma causa comum para cerca de 30% dos casos de câncer registrados no mundo: a obesidade. A pesquisa está sendo publicada na revista norte-americana Clinical Cancer Research.

A estreita relação entre a obesidade e o câncer vem sendo confirmada por meio de estudos, pesquisas e análises em todo o mundo. O Instituto Nacional de Câncer (Inca) classifica o excesso de peso como o segundo maior fator de risco evitável para a doença. Segundo a União Internacional de Controle do Câncer, obesidade e sedentarismo são os principais fatores de risco para cerca de 30% dos casos da doença. O mecanismo de como isto acontece merece atenção de pesquisadores do mundo todo.

No caso do diabetes, a relação é a mesma. Indivíduos com sobrepeso ou obesidade têm três vezes mais risco de desenvolverem diabetes do que uma pessoa considerada com peso normal. Para o tratamento do diabetes tipo 2, a droga mais utilizada no mundo é a metformina. Ao perceberem que tanto o paclitaxel quanto a metformina atuavam na AMPK isoladamente, tanto na quimioterapia quanto no tratamento do diabetes, os pesquisadores resolveram associar os dois medicamentos para o tratamento do câncer de mama e pulmão. De acordo com os resultados do estudo, a combinação entre metfotmina e paclitaxel tem efeito antitumoral capaz de induzir a interrupção do ciclo celular do tumor cancerígeno.

“A proteína AMPK é um alvo para o tratamento. É isto que sugerimos no artigo. Nós conseguimos parar o crescimento do tumor. Temos fé nesta nova combinação terapêutica”, disse o pesquisador responsável.

 

Avaliação In Vitro do Efeito da Metformina no Tratamento de Câncer de Mama Triplo Negativo

O câncer de mama triplo-negativo (TNBC) configura doença heterogênea e de prognóstico ruim, dentre outras razões, por não ser responsivo às terapias-alvo e pelo elevado índice de relapso da doença apesar da responsividade inicial satisfatória aos antineoplásicos. A combinação de metformina com paclitaxel, atua de forma sinérgica quanto à ação antineoplásica, conforme estudo realizado por pesquisadores da Universidade Federal do Espírito Santo (UFES).

Os dados obtidos pelos pesquisadores da  UFES apontam para sinergismo mútuo entre metformina e paclitaxel. Estes achados evidenciam que, dentre outros possíveis mecanismos, a metformina atua como inibidor indireto de ERK (extracellular-signal-regulated kinase), possivelmente também de mTOR, explicando, portanto, seu uso potencial no tratamento do TNBC, um dos grandes desafios da clínica oncológica.

 

Metformina na síndrome dos ovários policísticos (SOP).

O objetivo de um estudo realizado por cientistas espanhóis e publicado em 2015 na Atherosclerosis, foi avaliar o efeito do tratamento com metformina em parâmetros metabólicos, função endotelial e marcadores inflamatórios em pacientes com síndrome dos ovários policísticos (SOP). A população estudada foi composta por 40 mulheres em idade reprodutiva com SOP, submetidas a tratamento com metformina durante um período de 12 semanas, e seus controles correspondentes (n = 44).

Os pesquisadores verificaram que a metformina produziu efeitos benéficos sobre as pacientes com SOP ao diminuir a inflamação, melhorar parâmetros endócrinos e antropométricos ( medidas do corpo)  em indivíduos com SOP, reduzindo a glicose, o hormônio folículo-estimulante (FSH) E a androstendiona.

Destacam as situações em que a metformina é contra-indicada: em pacientes com cetoacidose diabética ou coma hiperosmolar, falência renal, e condições agudas que possuem potencial para alterar a função renal. A dose de metformina deve ser revista e reduzida em pacientes com TFG de 45 ml/min e suspensa se a TFG for igual ou menor a 30 ml/min devido ao risco de acidose láctica (extremamente raro).

Os efeitos adversos mais comuns da metformina são no aparelho gastrointestinal, mas em geral, são leves e transitórios e melhoram com a titulação da dose e a ingestão concomitante às refeições. Atenção deve ser dada aos níveis de vitamina B12 e ácido fólico, pois pode haver deficiência dos mesmos. Hipoglicemia é incomum.

 

A metformina também pode suprimir os sintomas de abstinência de nicotina

A metformina é uma droga comumente usada e de baixo custo que ajuda a tratar o diabetes tipo 2. Mas pesquisadores da Universidade Johns Hopkins podem ter encontrado um uso alternativo para a droga. Em um estudo conduzido em camundongos, descobriu-se que a metformina também foi capaz de bloquear os sintomas de abstinência de nicotina.

O tabagismo é a principal causa de doenças evitáveis ​​e morte, com mais pessoas morrendo de dependência da nicotina do que qualquer outra causa evitável de morte. Mesmo que a cessação do tabagismo incorra em múltiplos benefícios à saúde, a taxa de abstinência continua baixa com os medicamentos atuais. O tabagismo é responsável por mais de 480.000 mortes por ano nos EUA. Em média, a expectativa de vida de um fumante é dez anos menor do que a de um não-fumante.

Com base em estudos anteriores que exploraram o impacto da nicotina na química do cérebro, os pesquisadores supuseram que a droga poderia eliminar sintomas de abstinência, como ansiedade e irritabilidade. No estudo, os pesquisadores se concentraram em ativar uma enzima conhecida como AMPK, que estimula a quebra de glicose para energia. Foi descoberto que a via da AMPK é ativada em mamíferos após uso crônico de nicotina, mas reprimida durante a retirada da nicotina.

A metformina, que pode estimular a AMPK, foi então usada para verificar se ela poderia reduzir ou eliminar completamente os sintomas de abstinência de nicotina. Se administrados em doses adequadas, os pesquisadores pensaram que o remédio para diabetes poderia tratar os sintomas de abstinência sem o efeito colateral de suprimir a produção de glicose. Os resultados revelaram que os camundongos superaram todos os efeitos negativos da abstinência, como a ansiedade, mas não sofreram nenhuma alteração no peso corporal, no consumo de alimentos ou nos níveis de glicose.

“A eficácia pré-clínica comprovada de metformina em aliviar os sintomas de abstinência, juntamente com o seu perfil de segurança bem estabelecido para o tratamento do diabetes deve incentivar os investigadores para traduzir esses resultados em futuros ensaios clínicos para maiores taxas de abstinência contínua em fumantes”, escreveram os autores. O autor principal do estudo afirmou que a metformina tem “potencial real” para se tornar um instrumento seguro e poderoso para parar de fumar se os ensaios clínicos puderem confirmar as descobertas do estudo com camundongos.

 

REFERÊNCIAS

Metformin, the aspirin of the 21st century: its role in gestational diabetes mellitus, prevention of preeclampsia and cancer, and the promotion of longevity

http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0002937817307391

Metformin in Longevity Study (MILES)

https://clinicaltrials.gov/ct2/show/NCT02432287

Pharmacologic Therapy of Diabetes and Overall Cancer Risk and Mortality: A Meta-Analysis of 265 Studies

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4467243/

Metformin modulates human leukocyte/endothelial cell interactions and proinflammatory cytokines in polycystic ovary syndrome patients

http://www.atherosclerosis-journal.com/article/S0021-9150(15)30037-X/abstract

Functional Metformin Effects on the Microbiome

Palestra não publicada

An increase in the Akkermansia spp. population induced by metformin treatment improves glucose homeostasis in diet-induced obese mice

http://gut.bmj.com/content/63/5/727.full

Droga usada no tratamento do diabetes é nova arma para o combate ao câncer

http://www.unicamp.br/unicamp/unicamp_hoje/ju/junho2011/ju498_pag3.php

Sobre a Metformina sempre há o que falar.

http://www.diabetes.org.br/publico/colunas/47-dra-marilia-de-brito/238-sobre-a-metformina-sempre-ha-o-que-falar

Avaliação In Vitro do Efeito da Metformina no Tratamento de Câncer de Mama Triplo Negativo

http://repositorio.ufes.br/handle/10/5745

Diabetes Drug May Also Suppress Nicotine Withdrawal Symptoms

https://www.medicaldaily.com/diabetes-drug-may-also-suppress-nicotine-withdrawal-symptoms-423421?utm_source_bk=engageim

#Cambios en el #tejido mamario aumentan el riesgo de #cáncer en mujeres mayores (Cell Rep)

Postado em

  • Noticias Médicas

Investigadores en Noruega, Suiza y Estados Unidos han identificado diferencias relacionadas con la edad en el tejido mamario que contribuyen al mayor riesgo de las mujeres mayores de desarrollar cáncer de mama.

Los hallazgos, publicados en Cell Reports, pueden ayudar a los científicos a comprender mejor cómo cambian las células mamarias durante el proceso de envejecimiento, permitiendo a los médicos detectar los signos de cáncer antes.

Estudios previos han demostrado que, a medida que las mujeres envejecen, la composición del tejido mamario cambia. Los progenitores multipotentes se acumulan en el cuerpo. Estos hallazgos fortalecen las sospechas de que la afluencia de células progenitoras puede conducir al cáncer.

“Presumimos que la acumulación de esos progenitores es uno de los mecanismos que subyace a una mayor susceptibilidad al cáncer de mama con la edad -señala uno de los autores del trabajo, Mark LaBarge, del City of Hope National Medical Center, Estados Unidos-. Vimos un atisbo de esto en datos pasados, pero este es el primer estudio que identifica estas diferencias relacionadas con la edad a una resolución tan alta”.

El equipo internacional dirigido por James Lorens, de la Universidad de Bergen, Noruega, observó células de 56 mujeres y descubrió que, a medida que aumenta la edad del sujeto y se acumulan células progenitoras multipotentes en la capa epitelial del tejido mamario, se desarrollan en células luminales defectuosas. Estas células luminales defectuosas se parecen más a las células mioepiteliales, dando a la capa luminal completa una apariencia menos consistente. Mientras tanto, la proporción de células mioepiteliales, que suprimen los tumores, disminuye.

“Pudimos demostrar que las células luminales relacionadas con la edad se derivaron de progenitores luminales defectuosos que también se acumulan con la edad -dice Lorens-. Este estudio nos dio una imagen mucho más profunda de los cambios que suceden con la edad y muestra la impresionante heterogeneidad que comprende el epitelio mamario”. El equipo también pudo identificar una firma proteica que surge en las células mamarias que envejecen, un hallazgo que creen que puede estar directamente relacionado con la mayor susceptibilidad de las mujeres mayores al cáncer de mama.

Los cambios en la apariencia de las células que envejecen y las amenazas para la salud que pueden presentar esos cambios no son exclusivas del tejido mamario. Los científicos han encontrado diferencias similares relacionadas con la edad con las células en la médula ósea y el cerebro. “La acumulación de células madre/progenitoras con diferenciación y función sesgadas puede ser un sello distintivo del envejecimiento en varios tejidos”, apunta la primera autora Fanny Pelissier Vatter.

Los investigadores analizaron datos de las muestras de células mediante el uso de algoritmos para crear un mapa virtual de fenotipos de células epiteliales, con más células de aspecto similar agrupadas más estrechamente. Estas agrupaciones visuales permitieron al equipo identificar cambios mínimos en los tejidos mamarios de diferentes edades y sugirieron cómo podrían estar relacionadas las células que se ven diferentes.

También fueron capaces de asignar a las mujeres a su grupo de edad correcto utilizando algoritmos basados en los tipos de células epiteliales presentes en sus tejidos, una demostración de cómo de fuerte se correlacionan con la edad estas diferencias celulares. La excepción fue una muestra de células pequeñas de un grupo de mujeres jóvenes que portaban el gen BRCA1, lo que las coloca en un riesgo inusualmente alto de desarrollar cáncer de mama. Sus células se parecían más a las de las mujeres mayores.

Los autores creen que pueden ayudar a los médicos a prevenir el cáncer al proporcionarles una mejor comprensión de cómo se alteran el tejido mamario y su microambiente circundante a medida que las mujeres envejecen. “Mapear los fenotipos celulares cambiantes durante el envejecimiento, y conectarlos a los fenotipos iniciales del cáncer, podría identificar posibles puntos de intervención”, concluye Lorens.