enfermagem

#Consejos rápidos a pie de mostrador para evitar #caídas en mayores

Postado em

Existen estrategias para que cuando se produce una caída tenga el menor impacto y también para prevenirlas. El farmacéutico puede transmitirlas con breves pautas.

El farmacéutico puede dar consejos para que una caída cause el menor daño posible.

 

Saber caer para hacerse el menor daño posible y saber levantarse con seguridad y de forma autónoma son estrategias muy útiles que pueden ayudar a las personas mayores cuando sufren caídas. El farmacéutico puede transmitirlas a pie de mostrador y prevenir males mayores.

Estas pautas son muy importantes que las conozcan las personas mayores y por eso la fisioterapeutica Cristina Román ha intervenido en una webinar celebrada este martes y organizada por la Asociación Alcosee Parkinson, para darlas a conocer.

Según la experta, cuando se ha producido la caída, lo primero que hay que transimitir a la persona mayor es que mantenga la calma, y no se levante de forma inmediata porque eso puede ser peligroso. “Hay que tranquilizarse y chequear si uno se ha hecho daño o se encuentra bien”.

Román distingue dos tipos de caídas, las que se producen hacia adelante o hacia atrás, y cómo hay que actuar en cada caso.

Si son caídas hacia adelante para minimizar el daño que pueda ocasionar, siempre que se pueda y haya tiempo de reacción, lo peor es caer poniendo los brazos estirados por delante del cuerpo, “porque se corre el riesgo de sufrir fractura de muñeca porque hay una zona de apoyo menor”. Por eso hay que decirles que tratar de “ponerse de medio perfil, utilizar todo el brazo o caer sobre la parte posterior del hombro”.

Si la caída es hacia atrás, la fisioterapeuta defiende que lo menos lesivo es “caer de culo”, porque es una zona blanda. En estos casos, se recomienda que al caer “se estiren los brazos hacia delante, cabeza hacia adelanta y curvar la espalda para que el cuerpo no esté rígido”.

Si ha ocurrido el accidente y se esté tumbado en el suelo, las pautas que hay que seguir son las siguientes:

  • Doblar una pierna para girarse. Si se quiere girar hacia el lado derecho, se gira la pierna izquierda y con el brazo izquierdo se procura buscar el brazo derecho. La idea es girarse para ponerse boca abajo.
  • Una vez boca abajo, con la ayuda de las dos manos hay que tratar de impulsarse para ponerse a cuatro patas.
  • Buscar un objeto de apoyo seguro, como una silla o un sofá o un coche o un banco si la caída es en la calle. “El objeto de apoyo tiene que estar próximo, cuanto más cerca mejor”, aconseja. A continuación, se saca un pie y luego el otro y con la ayuda de las dos manos intentar levantarse.

“Parece que son muchos pasos, pero proporciona autonomía a la hora de levantarse solo. Si se necesita ayuda se pide -ha aclarado-, pero si los brazos y las piernas tienen fuerza se puede levantar de forma autónoma”.

Mejor prevenir que curar

Román ha hecho hincapié en la importancia de evitar riesgos y para eso ha mencionado los siguientes consejos que puede transmitir el farmacéutico.

Si la persona mayor está en la calle:

  • Evitar bolsas grandes que comprometan la estabilidad, mejor usar carros de la compra.
  • Procurar ir por caminos conocidos con itinerarios cotidianos.
  • Cruzar siempre por el paso de peatones y por la zona más alejada de los coches.
  • Cruzar cuando el semáforo esté en verde, no cuando esté intermitente o cuando vaya a cambiar. No correr ni acelerar el paso cuando se sabe que se puede tropezar. Los semáforos dan tiempo de sobra para cruzar con calma.
  • Si se va a coger un autobús o un metro no correr para llegar. Vendrá otro pronto y se puede esperar.
  • Extremar la precaución con los días de lluvia o, ahora, que se están limpiando tanto las calles. El pavimento puede estar más resbaladizo.
  • Si se necesita un bastón usarlo, no quita libertad, al revés, facilita los movimientos.

 

Consejos para el hogar y que el profesional de la botica puede recordar:

  • Usar un calzado cómodo.
  • Que la casa bien iluminada.
  • Despejar el camino hacia los interruptores. “No tener plantas debajo de un interruptor para que si se necesita darlos se pueda hacer rápidamente. Un opción es tener interruptores que se iluminen o brillen en la oscuridad”.
  • En los pasillos instalar interruptores de movimiento o luces nocturnas en dormitorio, baño y pasillo.
  • Revisar la vista. “A medida que van pasando los años va degenerándose y hacerse revisiones periódicas para ver si ha aumentado la graduación”.
  • Prescindir de alfombras, mesas de café, macetas, revisteros o retirarlos de las áreas por donde suelen pasar.
  • Si hay escaleras, mantenerlas libres de cosas innecesarias.

#Enfermeros del Hospital HM Sanchinarro elaboran el primer manual de recomendaciones para #ostomizados con Covid

Postado em Atualizado em

El documento, basado en la evidencia científica, busca garantizar la seguridad de los pacientes ostomizados y sus cuidadores.

La Unidad de Ostomías del Hospital Universitario HM Sanchinarro (Madrid) ha creado el primer 'Manual de recomendaciones para pacientes ostomizados infectados por SARS-CoV-2 + y sus cuidadores'.
La Unidad de Ostomías del Hospital Universitario HM Sanchinarro (Madrid) ha creado el primer ‘Manual de recomendaciones para pacientes ostomizados infectados por SARS-CoV-2 + y sus cuidadores’.

En España hay más de 70.000 pacientes ostomizados, que en la actualidad se encuentran en una situación de especial vulnerabilidad frente a la Covid-19.

No en vano, la evidencia científica demuestra que el coronavirus está presente en fluidos corporales como orina, heces y gases, tanto en pacientes con sintomatología como aquellos que son asintomáticos, a los que se exponen numerosas veces al día las personas ostomizadas y sus cuidadores. Y es que, en caso de infección, supone un riesgo para las personas de su entorno y sus cuidadores si no se toman las medidas de protección aconsejadas.

Precisamente por ello, y para garantizar la seguridad de los pacientes ostomizados y la de sus familiares, el equipo de enfermería de la Unidad de Ostomías del Hospital Universitario HM Sanchinarro (Madrid) -formada por Alberto Lado, Ainhoa Jiménez, Patricia Hidalgo y Alejandra Antón– ha creado el primer Manual de recomendaciones para pacientes ostomizados infectados por SARS-CoV-2 + y sus cuidadores, que está basado en las publicaciones de los medios científicos internacionales existentes hasta la fecha y en el que se detalla la importancia de extremar las medidas de higiene y protección.

Este manual reafirma el liderazgo enfermero en el desarrollo de protocolos, manuales y recomendaciones basados en la evidencia científica

“Hasta ahora no existían referencias para el manejo del ostomizado con la Covid-19. Ante nuestra inquietud y la demanda de información por parte de nuestros pacientes sobre el coronavirus, decidimos realizar una revisión sistemática de la literatura internacional existente, así como las recomendaciones publicadas por la OMS”, explica Alberto Lado, responsable de enfermería y de la Unidad de Ostomía de Cirugía Sanchinarro en el Hospital Universitario HM Sanchinarro.

Equipo de enfermería de la Unidad de Ostomías del Hospital Universitario HM Sanchinarro (Madrid), formado por Javier Toapanta, Alejandra Antón, Patricia Hidalgo, Ainhoa Jiménez y Alberto Lado.
Equipo de enfermería de la Unidad de Ostomías del Hospital Universitario HM Sanchinarro (Madrid), formado por Javier Toapanta, Alejandra Antón, Patricia Hidalgo, Ainhoa Jiménez y Alberto Lado.

Errores más comunes

En su opinión, el error más común era la falta de protección durante el manejo de los dispositivos, “no solo en domicilio por parte de paciente y cuidadores, también en el ámbito sanitario, donde tampoco se tomaban medidas”, dice.

Recuerda, no obstante, que de momento no hay evidencia científica de que exista una transmisión directa a través de estos fluidos, “pero teniendo en cuenta que el virus está presente en la orina, las heces o incluso los gases, y que los pacientes ostomizados y sus cuidadores tienen un contacto habitual con ellos, es importante extremar las precauciones a la hora de manejar el dispositivo para evitar los contagios”, explica.

Hasta el momento  se han detectado dos casos entre los pacientes del Hospital HM Sanchinarro. “En nuestro servicio realizamos una media de 140 ostomías nuevas al año, atendiendo en torno a las 500 consultas anuales”, añade Lado.

El Servicio de Cirugía General y la Unidad de Ostomías ha estado funcionando con normalidad todo este tiempo en el Hospital HM Sanchinarro, “si bien se ha flexibilizado el horario de asistencia en consulta y ofrecido sistemas alternativos como la consulta telefónica. Además, contamos con entrada directa a nuestra área de consultas desde la calle y el parking a través de un circuito de baja exposición debidamente señalizado”, concluye Ledo.

 

#Claves para minimizar el #riesgo de contagio de coronavirus para la #familia del sanitario

Postado em

Los profesionales sanitarios deben extremar la higiene cuando vuelven a casa para minimizar el riesgo de contagio a su familia.

Mujer volviendo de hacer la compra durante la alerta por coronavirus (José Luis Pindado)
Mujer volviendo de hacer la compra durante la alerta por coronavirus (José Luis Pindado)

En plena epidemia del coronavirus, muchos profesionales sanitarios denuncian que no tienen suficiente material de protección frente al contagio. Pero el riesgo no es sólo personal: muchos sufren también por sus familias.

“No es posible hacer una desinfección total, el objetivo es disminuir el riesgo“, recuerda Alejandro Fernández Montero, médico del trabajo de la Clínica Universidad de Navarra.

Sus recomendaciones son las siguientes:

  • Intente no tocar absolutamente nada al volver a casa.
  • Quítese los zapatos fuera de casa. Puede dejar un zapatero en el rellano.
  • Deje utensilios personales como el bolso, la cartera o las llaves en una caja exclusiva para ello que esté en la entrada.
  • Lave el móvil y las gafas con agua y jabón o alcohol.
  • Limpie con lejía las superficies de lo que haya traído de fuera antes de guardarlo. Se recomienda añadir 25ml de lejía a un litro de agua.
  • El personal sanitario debe ducharse en el momento que acude a su domicilio para favorecer la eliminación de posibles fómites. Lávese bien el pelo y el cuerpo entero. Fernández Montero recomienda atender más a zonas como la cara, cuello y antebrazos, “que han podido estar muy expuestos y posiblemente no se los haya lavado tanto como las manos durante el día”.
  • La ropa personal, toallas y ropa de cama se lavarán en un programa de lavado no inferior a 40ºC. “Puede realizarse junto con prendas de otra persona, porque el procedimiento en sí será eficaz para la desinfección”, indica.

 

Además, respecto a las salidas al exterior, el Servicio de Salud de Castilla y León (Sacyl), recomienda a sus profesionales evitar en la medida de lo posible el transporte público y el pago en efectivo (si es imprescindible, hay que lavarse las manos después). Además, indica que es mejor subir por las escaleras en lugar del ascensor, para salvaguardar la distancia de seguridad.

Convivencia con personas de riesgo

El experto señala que hay que tener en mente qué personas de riesgo conviven con el profesional para mantener el mínimo contacto con ellas.

Actualmente se considera que las personas mayores de 65 años, embarazadas y enfermos crónicos con patologías como hipertensión arterial, diabetes, asma, enfermedades cardiovasculares o personas inmunodeprimidas.

“En caso de que se conviva con personas con patologías de riesgo duerma en camas separadas, utilice baños diferentes en la medida de lo posible y/o desinféctelo en cada uso”, explica el médico del Trabajo.

Hay que evitar que terceras personas tengan contacto directo con sus fluidos corporales, especialmente los orales o secreciones respiratorias. Lo mejor es no compartir objetos de uso personal, como los cepillos de dientes, toallas, vasos y platos, cubiertos, etc.

Es recomendable lavar la vajilla y los cubiertos con agua y jabón y a ser posible en lavavajillas. En ese caso “puede realizarse la limpieza junto a los utensilios utilizados por el resto de convivientes”, señala Fernández Montero.

Desinfección en objetos de uso común y baño y cocina

Respecto a la limpieza de la casa, hay que desinfectar de forma habitual objetos de uso común como los teléfononos, los mandos de la televisión, grifos, interruptores o pomos de las puertas, la puerta del microondas y del frigorífico, etc. Además, las zonas comunes deberían mantenerse bien ventiladas.

También se aconseja limpiar habitualmente la cocina y el cuarto de baño con detergentes en cuya composición esté presente la lejía, para lo que además se recomienda utilizar material de limpieza desechable.

¿Con qué desinfectar? Fernández Montero señala que “se puede utilizar cualquier producto fabricado para tal fin, como las soluciones alcohólicas o la lejía rebajada“.

Respecto a este punto, se añadirían 25ml de lejía a un litro de agua. Sería con lejía al 5% (50 gr Cl/L), que es “la concentración más frecuente en  la lejía de uso doméstico”. Si la lejía fuese de 40gr Cl/L, habría que añadir 30 ml a un litro de agua.

Mantener la higiene en la comida

Otra de las dudas más frecuentes que le llegan a Fernández Montero es la de cómo gestionar la comida del supermercado.

El experto apunta que el riesgo de contaminación “está en la manipulación del producto, no en el propio producto. La Agencia Europea de Seguridad Alimentaria dice que no hay pruebas de que los alimentos sean una fuente o una vía de transmisión del virus”.

El médico del trabajo recomienda “desinfectar también los envases o comida o dejarla unos días en la terraza o zona aislada hasta que el virus desaparezca, según superficie”.

Para descontaminar superficies de productos frescos que se consumen en crudo, como la fruta o hortalizas “se puede utilizar lejía para uso en alimentos o desinfección del agua de beber” (la etiqueta lo especificaría), aclarándolas después de la desinfección.

Para productos como la carne o el pescado, opina que el riesgo está en la superficie y que con procesos de cocinado que lleguen a altas temperaturas como el horneado, hacer los productos a la planca o freírlos debería ser suficiente para desactivar el virus, si bien Fernández Montero reconoce que no hay evidencia científica que lo avale.

Claves básicas

Hay que recordar que las medidas genéricas de protección individual frente a enfermedades respiratorias incluyen:

  • Higiene de manos frecuente (lavado con agua y jabón o soluciones alcohólicas), especialmente después de contacto directo con personas enfermas o su entorno.
  • Al toser o estornudar, cubrirse la boca y la nariz con el codo flexionado. Usar pañuelos desechables y tirarlos tras su uso.
  • Si se presentan síntomas respiratorios, evitar el contacto cercano (manteniendo una distancia de al menos un metro aproximadamente) con otras personas. Además, se debe informar de cualquier síntoma asociado al coronavirus al área de Prevención Laboral.
  • Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca, ya que las manos facilitan la transmisión.
Infografía sobre medidas de prevención contra el coronavirus para personal sanitario (Mónica Lalanda)
Infografía sobre medidas de prevención contra el coronavirus para personal sanitario (Mónica Lalanda)

Mónica Lalanda, médico e ilustradora, ha elaborado varias infografías en formato de cómic para dar consejos tanto a sanitarios como a la población en general sobre cómo evitar el contagio o cómo actuar ante la sospecha.

Para los profesionales, recomienda medidas como recogerse el pelo o evitar llevar el fonendo al cuello. También indica que es mejor no llevar bata: “Es la que más extraña, pero es una antigua norma del NHS, que las prohibió por ser un vector de infección”.

Además, Lalanda insta a evitar llevar objetivos como anillos o pulseras, para mantener una buena higiene de manos, y recuerda que también en los momentos de descanso hay que mantener la distancia de seguridad incluso con los compañeros.

#Cómo proteger a los #hospitales de los #asesinos invisibles

Postado em

Los hospitales son estos días el ojo del huracán del nuevo coronavirus. De su ágil y eficaz funcionamiento dependen muchas vidas y muchos contagios.

Los virus respiratorios infectan cada año al 10% de la población mundial.

 

Optimizado para propagarse con facilidad, el coronavirus del síndrome respiratorio agudo severo (SRAS-CoV-2) causa por lo general una enfermedad leve pero cabalga en silencio sobre personas mínimamente sintomáticas o asintomáticas. Su período de incubación puede extenderse más allá de los 14 días y algunos pacientes parecen susceptibles de reinfección. La levedad e inespecificidad de los síndromes virales respiratorios, como el Covid-19, facilitan su incursión sigilosa, dando lugar a infecciones nosocomiales. Menos de la mitad de los pacientes con Covid-19 confirmado tienen fiebre en la presentación inicial y la sensibilidad de una muestra nasofaríngea temprana es solo del 70%. Esos diagnósticos retrasados ​​son los que conducen a las transmisiones nosocomiales.

Esa traidora discreción, y las carencias y diferencias a la hora de aplicar los test, es lo que ha provocado el baile de cifras de diagnosticados, confirmados y tasas de mortalidad. Como escribe Michael Klompas, de la Universidad de Harvard y del Hospital Brigham and Women, en Boston, en Annals of Internal Medicine, todo indica que las estimaciones actuales de mortalidad representan mínimamente a los pacientes con infecciones leves o asintomáticas. La detección de casos todavía se centra principalmente en identificar pacientes con fiebre, tos o dificultad respiratoria, enfoque que conduce a la subestimación del número de infectados, a la sobreestimación de la tasa de mortalidad y a la propagación continua de la enfermedad. Klompas explica que la estrategia de identificar las rutas o los contactos de los pacientes no sirven ya de mucho dada la creciente evidencia de propagación comunitaria. “Necesitamos poder evaluar a pacientes con síndromes más leves”, si bien reconoce la escasez de pruebas disponibles.

Actitudes relajadas

La prioridad, sin embargo, es proteger a los hospitales contra el Covid-19. Aconseja para ello “reforzar nuestro enfoque de los virus respiratorios de rutina (es decir, influenza, virus sincitial respiratorio, parainfluenza, adenovirus, metapneumovirus humano y coronavirus convencionales). Esto mejorará simultáneamente la atención a los pacientes actuales, hará que el trabajo sea más seguro para los médicos y ayudará a prevenir la incursión del Covid-19 en los hospitales”. Por lo general se subestima el contagio y la gravedad de los virus respiratorios habituales, cuando del 30% al 50% de los casos de neumonía adquirida en la comunidad son causados ​​por virus y cuando esos virus respiratorios causan una morbilidad y mortalidad sustanciales que pueden no diferir mucho de las causadas por el SARS-CoV-2, una vez que se contabilizan los casos leves. Los virus respiratorios infectan cada año al 10% de la población mundial y causan decenas de miles de muertes por neumonía grave, sobreinfección bacteriana y exacerbación de las afecciones cardíacas y pulmonares.

A pesar de ello, “la mayoría de los hospitales manejan los virus respiratorios de forma pasiva. Aislamos a los pacientes solo si dan positivo para el virus de la influenza (aunque muchos otros virus pueden causar síndromes similares a ella que son igualmente mórbidos), se toman escasas precauciones en pacientes con síndromes agudos del tracto respiratorio si dan negativo para virus (a pesar de que las pruebas virales tienen una sensibilidad variable e imperfecta), consideramos que las mascarillas son una protección adecuada (aunque los virus pueden transmitirse a través de fómites y contacto visual, así como a través de la boca y la nariz), y toleramos que visitantes y trabajadores del hospital se muevan libremente con infecciones del tracto respiratorio superior siempre que no sean febriles”.

Basta por tanto un paciente hospitalizado con Covid-19 oculto o una visita contagiada pero asintomática para causar un brote nosocomial. “Necesitamos ser más agresivos con respecto a la higiene respiratoria y poner restricciones a los pacientes, visitantes y empleados con síntomas leves de infección del tracto respiratorio superior”.

Enumera a continuación tres medidas básicas: 1) examinar a todos los visitantes para detectar cualquier síntoma respiratorio que pueda estar relacionado con un virus, como fiebre, mialgias, faringitis, rinorrea y tos, y excluirlos hasta que se curen; 2) restringir el trabajo de los profesionales del centro si tienen síntomas de las vías respiratorias superiores, incluso en ausencia de fiebre; y 3) detectar a los pacientes con virus respiratorios y establecer contenciones (habitaciones individuales y precauciones de contacto).

Klompas es consciente de la dificultad de imponer estas medidas, en especial a los parientes de los enfermos, y del engorro, y el coste, de mantener las precauciones respiratorias. “Pero, atendiendo a la morbilidad y mortalidad de los virus respiratorios, es lo mejor que podemos hacer por nuestros pacientes y colegas”.

#Entre #diurétique et #anticalcique : que choisir pour le #traitement de l’HTA des #patients diabétiques ?

Postado em

Bernard BAUDUCEAU, Hôpital d’instruction des Armées Bégin, Saint-Mandé

Les dernières recommandations publiées en 2018 par l’European Society of Cardiology (ESC) et l’European Society of Hypertension (ESH) consacrée à l’HTA prônent dans la plus grande majorité des cas la prescription initiale d’une bithérapie associant un bloqueur du système rénine angiotensine à un diurétique thiazidique ou à un inhibiteur calcique (figure).


Figure. D’après Williams B et al. Stratégie thérapeutique d’une HTA non compliquée selon l’ESC/ESH. Eur Heart J 2018 ; 39 : 3021-104.

Cette recommandation est facilitée par la mise à disposition d’associations médicamenteuses combinées évitant la multiplication des prises. L’utilisation préférentielle des inhibiteurs de l’enzyme de conversion (IEC) ou des antagonistes des récepteurs de l’angiotensine 2 (ARA2) est particulièrement pertinente chez les patients diabétiques en vue de leur protection cardiovasculaire et rénale. Le choix de la classe médicamenteuse qui doit être associée à l’IEC ou à l’ARA2, est laissé entre un diurétique thiazidique et un inhibiteur calcique.
Cependant, différentes études ont montré que les diurétiques thiazidiques pouvaient majorer le risque de développer un diabète de type 2 et par conséquent de retentir sur la qualité de l’équilibre glycémique.
Cette étude avait pour objectif d’évaluer si la substitution de l’hydrochlorothiazide par l’amlodipine avait un effet favorable sur le plan métabolique chez les patients hypertendus présentant ou non un diabète.
L’étude DiaDiC (Diuretics and Diabetes Control) est un essai contrôlé randomisé monocentrique de 6 semaines à simple insu. Cette enquête a recruté de façon consécutive 20 personnes sans anomalie de la tolérance au glucose, 20 sujets prédiabétiques et 20 patients diabétiques de type 2. Tous ces sujets ont été randomisés pour poursuivre le traitement antihypertenseur initial comportant de l’hydrochlorothiazide (12,5 à 25 mg/jour) ou pour substituer l’hydrochlorothiazide par l’amlodipine (2,5 à 10 mg /jour).
Les critères d’évaluation principaux comportaient la variation de l’équilibre glycémique établie par CGMS durant 7 jours (Continuous Glucose Monitoring System), l’uricémie et la fonction endothéliale mesurée par la modification du diamètre artériel après une période d’ischémie induite par un brassard gonflé à une pression supra-systolique.
Des critères secondaires ont été étudiés comprenant l’évolution de l’HbA1c, la variabilité glycémique calculée grâce à l’enregistrement par CGMS et le débit de filtration glomérulaire (DGF).
Le passage à l’amlodipine a été associé à une amélioration de l’équilibre glycémique établie à la fois sur les données du CGMS (p = 0,01) et sur la réduction significative de l’HbA1c (p = 0,03). Le CGMS a également permis de montrer la diminution de la variabilité glycémique mesurée par le coefficient de variabilité (hydrochlorothiazide +3 %, amlodipine -2,8 %). Chez les sujets recevant l’amlodipine, une diminution de l’uricémie a été notée (p < 0,001), en particulier chez les participants présentant un prédiabète ou un diabète de type 2. Chez les sujets traités par amolodipine, une augmentation significative du DFG (p = 0,01) et de la fonction endothéliale (p = 0,02) a également été observée. Les résultats de cette étude plaident pour le choix de l’amlodipine par rapport à un thiazidique en raison des effets bénéfiques métaboliques et cardiovasculaires. Toutefois, ce travail porte sur de petits effectifs et devra être confirmé par des études plus importantes, notamment chez les sujets prédiabétiques ou diabétiques.
Quoi qu’il en soit la prescription initiale d’un bloqueur du système rénine angiotensine (IEC ou ARA2) ne doit pas être remise en cause et la bithérapie qui est actuellement recommandée dès l’initiation du traitement penche plutôt vers la prescription d’un inhibiteur calcique que vers un diurétique thiazidique. L’étape ultérieure du traitement de l’HTA repose de toutes façons sur l’association de ces 3 classes médicamenteuses.


Publié par Diabétologie Pratique

Références

Cliquez sur les références et accédez aux Abstracts sur pubmed

Buscemi S et al. Metabolic and cardiovascular effects of switching thiazides to amlodipine in hypertensive patients with and without type 2 diabetes (the Diuretics and Diabetes Control Study). Metab Syndr Relat Disord 2020 Jan 23. Rechercher l’abstract

#What is the coronavirus and how worried should we be about it?

Postado em Atualizado em

What are the symptoms caused by the virus from Wuhan in China, how is it transmitted from one person to another, and how is it related to Sars?

 Coronavirus: what you need to know – video explainer

What is the virus causing illness in Wuhan?

It is a novel coronavirus – that is to say, a member of the coronavirus family that has never been encountered before. Like other coronaviruses, it has come from animals. Many of those infected either worked or frequently shopped in the Huanan seafood wholesale market in the centre of the Chinese city, which also sold live and newly slaughtered animals. New and troubling viruses usually originate in animal hosts. Ebola and flu are examples.

What other coronaviruses have there been?

Severe acute respiratory syndrome (Sars) and Middle Eastern respiratory syndrome (Mers) are both caused by coronaviruses that came from animals. Although Mers is believed to be transmitted to humans from dromedaries, the original hosts for both coronaviruses were probably bats. In 2002, Sars spread virtually unchecked to 37 countries, causing global panic, infecting more than 8,000 people and killing more than 750. Mers appears to be less easily passed from human to human, but has greater lethality, killing 35% of about 2,500 people who have been infected.

What are the symptoms caused by the Wuhan coronavirus?

The virus causes pneumonia. Those who have fallen ill are reported to suffer coughs, fever and breathing difficulties. In severe cases there can be organ failure. As this is viral pneumonia, antibiotics are of no use. The antiviral drugs we have against flu will not work. If people are admitted to hospital, they may get support for their lungs and other organs as well as fluids. Recovery will depend on the strength of their immune system. Many of those who have died are known to have been already in poor health.

Is the virus being transmitted from one person to another?

Human to human transmission has been confirmed by China’s national health commission. As of 27 January, the Chinese authorities had acknowledged more than 2,700 cases and 56 deaths. In the past week, the number of confirmed infections has more than tripled and cases have been found in 13 provinces, as well as the municipalities of Beijing, Shanghai, Chongqing and Tianjin. The virus has also been confirmed outside China, in Hong Kong, Macau, Japan, Nepal, Singapore, South Korea, Taiwan, Thailand, the US, and Vietnam. There have not been any confirmed cases in the UK at present, with the 14 people tested for the virus all proving negative. The actual number to have contracted the virus could be far higher as people with mild symptoms may not have been detected. Modelling by WHO experts at Imperial College London suggests there could be as many as 100,000 cases, with uncertainty putting the margins between 30,000 and 200,000.

How worried are the experts?

There were fears that the coronavirus might spread more widely during the week-long lunar new year holidays, which start on 24 January, when millions of Chinese travel home to celebrate, but the festivities have largely been cancelled and Wuhan and other Chinese cities are in lockdown. At the moment, it appears that people in poor health are at greatest risk, as is always the case with flu. A key concern is the range of severity of symptoms – some people appear to suffer only mild illness while others are becoming severely ill. This makes it more difficult to establish the true numbers infected and the extent of transmission between people. But the authorities will be keen to stop the spread and will be anxious that the virus could become more potent than it so far appears.

At what point should you go to the doctor if you have a cough, say?

Unless you have recently travelled to China or been in contact with someone infected with the virus, then you should treat any cough or cold symptoms as normal. The NHS advises that there is generally no need to visit a doctor for a cough unless it is persistent or you are having other symptoms such as chest pain, difficulty breathing or you feel very unwell.

China steps up coronavirus clampdown as chaos hits hospitals – video

Why is this any worse than normal influenza?

We don’t yet know how dangerous the new coronavirus is – and we won’t know until more data comes in. Eighty-one deaths out of 2,827 reported cases would mean a 3% mortality rate. However, this is likely to be a overestimate since there may be a far larger pool of people who have been infected by the virus but who have not suffered severe enough symptoms to attend hospital and so have not been counted in the data. For comparison, seasonal flu typically has a mortality rate below 1% and is thought to cause about 400,000 deaths each year globally. Sars had a death rate of more than 10%. Another key unknown, of which scientists should get a clearer idea in the coming weeks, is how contagious the coronavirus is. A crucial difference is that unlike flu, there is no vaccine for the new coronavirus, which means it is more difficult for vulnerable members of the population – elderly people or those with existing respiratory or immune problems – to protect themselves. Hand-washing and keeping away from people if you feel unwell are important. One sensible step is to get the flu vaccine, which will reduce the burden on health services if the outbreak turns into a wider epidemic.

Should we panic?

No. The spread of the virus outside China is worrying but not an unexpected development. It increases the likelihood that the World Health Organization will declare the outbreak to be a public health emergency of international concern. The key issues are how transmissible this new coronavirus is between people and what proportion become severely ill and end up in hospital. Often viruses that spread easily tend to have a milder impact.

Healthcare workers could be at risk if they unexpectedly came across someone with respiratory symptoms who had travelled to an affected region. Generally, the coronavirus appears to be hitting older people hardest, with few cases in children.

 

In The Guardian

#La #personalización en el #tratamiento de la diabetes ayuda a mejorar los resultados

Postado em Atualizado em

Cada persona es diferente y por tanto la forma de afrontar su enfermedad también lo es. Así lo entienden desde Sanofi y han puesto en marcha una campaña cuyo objetivo es personalizar el manejo de la diabetes y de esta forma mejorar resultados.

Alice Cheng, de la División de Endocrinología y Metabolismo de la Universidad de Toronto en Canadá.

La diabetes es una pandemia que no deja de crecer. Sus efectos van más allá del control de la glucemia, también incrementa otros riesgos como el de sufrir enfermedades cardiovasculares. Durante la reunión anual de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD), en Barcelona, donde se presentan los últimos estudios sobre esta enfermedad, Sanofi ha expuesto su nuevo proyecto: Diabetes Your Type.

“Tras un diagnóstico de diabetes, es normal sentir ansiedad y temor. Cada persona tiene sus propias necesidades, por eso es importante definir cuál es el tipo de diabetes que tiene cada uno y adaptar el tratamiento. Es una forma de empoderar a estos pacientes, con una mejor individualización del cuidado de estas personas que viven con diabetes”, explica Rogelio Braceras, vicepresidente y jefe médico de Atención Primaria en Norteamérica de Sanofi.

Para alcanzar este objetivo, la compañía farmacéutica ha decidido apostar por un acercamiento holístico que permita un tratamiento más comprensivo. “Creemos en la individualización del tratamiento. Para conseguirlo, hemos de invertir en fármacos y educación, pero también en soluciones integradas y en mejorar el acceso de los pacientes a todo esto”, añade Chris Boulton, vicepresidente de Cuidados integrados globales de diabetes en Atención Primaria de Sanofi.

 

Un primer paso hacia ese objetivo será la creación de un ecosistema de plumas de insulina conectadas en los mercados mayores a partir de 2020. Se estima que 63 millones de personas están usando insulina para el tratamiento de la diabetes tipo 2 en todo el mundo. Con este proyecto se espera simplificar el manejo de la enfermedad y lo harán integrando los datos sobre glucosa que facilitan las herramientas de medición junto con la información de la dosificación obtenida a través de aplicaciones y herramientas.

Toda esta información se subirá a la nube, donde podrá ser manejada por los expertos para de esta forma tener una visión mucho más detallada y exacta de cuál es la situación de cada uno de los pacientes. “Hasta ahora la información sobre la administración de la insulina era algo que no existía. Con este proyecto esperamos que los facultativos puedan saber también exactamente cuándo y en qué cantidad el paciente se administra insulina. Pero también ayudar a los propios pacientes que muchas veces no se acuerdan de si se han administrado la dosis correspondiente y ofrecerles también asesoramiento para una mejor toma de decisiones”, explica Paulina Fuentealba, responsable médica de diabetes Sanofi Iberia.

Reducir las hipoglucemias

Además de este proyecto, en la reunión se han presentado los últimos datos relativos a la insulina basal de segunda generación Toujeo, que ha demostrado una gran eficacia en el control de las hipoglucemias. “Disponemos datos del mundo real, de unas 200.000 personas que han usado Toujeo y hemos constatado su eficacia en la reducción de la hipoglucemia. Esto supone una mejor calidad de vida para los pacientes, pero también un significativo ahorro económico de unos 160.000 dólares por año por problemas derivados de bajos niveles de azúcar en sangre”, señala Zsolt Bosnyak, director global de asuntos médicos, insulinas y soluciones de diabetes de Sanofi.

Los primeros datos obtenidos del estudio Bright, el primero en comparar las dos insulinas basales de segunda generación (Toujeo frente a Ideg-100) indican que ambas son muy eficaces en la reducción a largo plazo de la glucemia, pero Toujeo permite un mejor control de las hipoglucemias en las primeras doce semanas del tratamiento.

“Esto es muy importante porque es aquí cuando más hipoglucemias se producen. Además, los pacientes son poco expertos todavía en el manejo de su enfermedad y cuando sufren una hipoglucemia y el médico les pide seguir aumentando los niveles de insulina pueden sentir miedo y que les cueste más. Por eso, reducir esos eventos en esta fase tiene una especial relevancia”, explica Fuentealba.

En las 12 semanas posteriores, así como en el periodo total de 24 semanas de duración del estudio, los dos tratamientos mostraron una incidencia de hipoglucemia y una tasa de episodios de hipoglucemia comparables, si bien se observó una tendencia a favor de Toujeo.

Lo que no está claro es qué mecanismo explica que Toujeo controle mejor las hipoglucemias. Hay varias hipótesis: puede deberse simplemente a la formulación química. Otra razón podría ser que Ideg-100 se une a una proteína en sangre que es la albúmina, con lo cual puede que tarde un poco más en provocar la acción, “pero ahora mismo no se sabe y son necesarios más estudios para entender esta diferencia”, finaliza Alice Cheng, de la División de Endocrinología y Metabolismo de la Universidad de Toronto en Canadá.

#La #obesidad incrementa hasta en seis veces el riesgo de desarrollar #diabetes tipo 2

Postado em

Aunque la genética y el estilo de vida también inciden en el riesgo de diabetes tipo 2, el efecto de la obesidad es mucho más dominante, destacando la importancia de su control para la prevención de esta enfermedad.

La obesidad eleva el riesgo de diabetes tipo 2.

Cerca de 425 millones de adultos de entre 20 y 79 años vivía con diabetes en 2017, con un incremento esperado para 2045  de más de 600 millones, según los datos de la Federación Internacional de Diabetes. Sin duda se trata de uno de los principales retos sanitarios a los que habrá que enfrentarse en los próximos años. Estos días en Barcelona se está celebrando el congreso anual de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD) donde se presentan los últimos estudios sobre esta enfermedad.

Una de las investigaciones más destacadas, la realizada por Hermina Jakupović, del Centro de la Fundación Novo Nordisk para la Investigación Metabólica Básica de la Universidad de Copenhague, Dinamarca, ha concluido como la obesidad está vinculada a un riesgo casi seis veces mayor de desarrollar diabetes tipo 2 (T2D). En su trabajo, la investigadora también estableció la relación de esta enfermedad con el riesgo genético y con un estilo de vida desfavorable. “El efecto de la obesidad en el riesgo de la diabetes tipo 2 es dominante sobre otros factores, destacando la importancia del control del peso en la prevención de este tipo de enfermedad”, explica Jakupović.

Relación clara y comprometida

Para llevar a cabo el estudio, se analizó una cohorte de casos de 9.556 personas, tanto hombres como mujeres, perteneciente a la cohorte prospectiva danesa de Dieta, Cáncer y Salud. De todos ellos, casi la mitad desarrolló T2D durante un promedio de 14,7 años de seguimiento. Los investigadores encontraron que tener un estilo de vida desfavorable y la obesidad están asociados con un mayor riesgo de desarrollar T2D, independientemente de su riesgo genético.

Tanto es así que la obesidad aumentó el riesgo de T2D en 5,8 veces en comparación con las personas de peso normal mientras que los efectos independientes del riesgo genético alto y el estilo de vida desfavorable fueron relativamente más modestos (hasta 2 veces en el caso de riesgo genético alto y un aumento del 20 por ciento con un estilo de vida desfavorable).

Posible caída en la tasa de nuevos casos

Estos resultados encajan con las estrategias llevadas a cabo en los últimos años que se centran en el mantenimiento del peso corporal y la promoción de estilos de vida saludables. Si bien la prevalencia de personas con T2D continúa creciendo a un ritmo alarmante, una nueva investigación llevada a cabo por Dianna Magliano y Jonathan Shaw, del Instituto Baker de Diabetes y Corazón de Australia sugiere que la tasa de desarrollo de nuevos casos o incidencia puede estar disminuyendo.

La incidencia de diabetes, principalmente de la diabetes tipo 2, comenzó a aumentar a partir de 1990. Sin embargo, los estudios que comenzaron a partir del año 2010 y posteriormente sugieren una posible caída en esta incidencia, aunque los autores reconocen que serían necesarias más investigaciones para establecer las tendencia en diferentes subgrupos étnicos o regionales. “Si estas tendencias continúa, puede significar que la incidencia está comenzando a estabilizarse y todo esto podría indicar que las actividades de prevención y salud pública pueden haber tenido un efecto. Los niveles más bajos de detección de diabetes pueden haber jugado un papel y también es posible que el agotamiento de las personas susceptibles pueda estar involucrado. En realidad, es probablemente una combinación de todos estos factores” explica Magliano.

Diferencia en las comorbilidades entre hombres y mujeres

 Otro de los trabajos que se ha presentado en el marco del congreso de Barcelona es que muestra como los hombres y mujeres experimentan diferentes comorbilidades y que ha sido realizado por Alina Ofenheimer, de la Universidad Sigmund Freud de Viena. Ofenheimer analizó las diferencias de sexo y género en la prevalencia de comorbilidades en sujetos con prediabetes y diabetes, así como determinó la prevalencia de ambas enfermedades en su población de estudio.

Para llevar a cabo su investigación se realizó un estudio observacional de 11.014 sujetos entre 6 y 80 años y a los que se sometió a un examen detallado. Así se estableció que la prevalencia de prediabetes era de un 23,6 por ciento en el caso de los hombres mientras que en las mujeres esta era de tan solo 17,1 por ciento. También hubo diferencias en la diabetes, con un 7,3 por ciento de casos entre hombres y un 3,7 por ciento entre mujeres. La edad también resultó un factor importante y así entre la población de entre 6 y 10 años la ocurrencia de diabetes era de 4,4 por ciento entre los hombres y de 4,8 por ciento entre las mujeres mientras que en los mayores de 70 años la cifra aumentó hasta el 40,4 por ciento de los hombres y el 42,3 por ciento de las mujeres.

La angina, el ataque cardiaco y la calcificación de las arterias fueron más prevalentes en hombres que en mujeres diabéticos, así como ansiedad leve y velocidad de procesamiento cognitivo reducida. Similar al perfil de comorbilidad de las mujeres prediabéticas, las mujeres con diabetes tenían una mayor prevalencia de latidos cardiacos irregulares y signos elevados de inflamación sistémica en comparación con los hombres diabéticos. Las mujeres prediabéticas también mostraron una mayor prevalencia de osteoporosis y depresión en comparación con los hombres” explicó Ofenheimer.

 

#Quais são os custos do não #aleitamento materno no Brasil?

Postado em

aleitamento materno

 

O aleitamento materno é uma pedra angular na sobrevivência e no desenvolvimento inicial infantil. De acordo com a Organização Mundial da Saúde (OMS), o aleitamento materno exclusivo (AME) é definido como o consumo de leite materno sem suplementação de qualquer outro alimento ou bebida, nem mesmo água, exceto sais de reidratação oral (SRO), vitaminas, minerais e medicamentos.

O aleitamento materno não exclusivo é o mais importante fator de risco para morbidade e mortalidade de bebês e crianças pequenas. É responsável também por complicações em longo prazo, como baixo rendimento escolar, produtividade reduzida e desenvolvimento intelectual prejudicado.

Os lactentes devem ser amamentados exclusivamente ao seio nos primeiros seis meses de vida para alcançar crescimento, desenvolvimento e saúde ideais. Depois disso, para atender às suas necessidades nutricionais em evolução, os bebês devem receber alimentos complementares nutricionalmente adequados e seguros, e continuar a amamentação por até dois anos de idade ou mais.

Globalmente, a Assembleia Mundial de Saúde (World Health Assembly – WHA) fixou uma meta para aumentar a taxa de AME para 50% até 2025. O Brasil assumiu compromissos e deu passos importantes em direção a esse marco, mas a taxa de AME tem permanecido estagnada. Hoje, 39% das crianças menores de seis meses são exclusivamente amamentadas ao seio. Muito precisa ser feito ainda para alcançar a meta da WHA.

 

Consequências da amamentação inadequada no Brasil

Anualmente, a amamentação inadequada no Brasil resulta em:

  • Mais de 3.000 óbitos que poderiam ser evitados: quando uma criança não é amamentada, tem menos probabilidade de sobreviver. É mais provável que ela contraia doenças potencialmente fatais e seja menos capaz de combatê-las;
  • Cinco milhões de casos de diarreia e pneumonia: as crianças que não são amamentadas têm maior probabilidade de beber água suja (em fórmula) e têm sistemas imunológicos menos desenvolvidos. Isso significa que elas são mais propensas a contrair patógenos causadores de diarreia e pneumonia. Os efeitos podem durar por toda a vida;
  • Mais de um bilhão de dólares em gastos domésticos: quando uma criança não é amamentada, as famílias precisam comprar alimentos substitutos do leite materno, como as fórmulas infantis que são caras, especialmente para famílias de países de baixa e média renda;
  • Mais de 42 milhões de dólares em gastos hospitalares: quando as crianças não são amamentadas, é mais provável que tanto as crianças quanto as mães fiquem doentes. Isso resulta em custos significativos de tratamento para os sistemas de saúde.

O que precisa ser feito?

Para que o país prospere nos níveis familiar, comunitário e nacional, as taxas e práticas de amamentação devem melhorar. Construir e sustentar o impulso em torno do AME requerem uma efetiva política de defesas e de mudança de comportamento social que combine comunicação interpessoal, mídia de massa e programações nas comunidades.

A Sociedade Brasileira de Pediatria (SBP) promove a campanha “Agosto Dourado”, incentivando e valorizando ações de apoio ao alimento de ouro: o leite materno exclusivo.

Autora: 

Roberta Esteves Vieira de Castro
Roberta Esteves Vieira de Castro

Graduada em Medicina pela Faculdade de Medicina de Valença. Residência médica em Pediatria pelo Hospital Federal Cardoso Fontes. Residência médica em Medicina Intensiva Pediátrica pelo Hospital dos Servidores do Estado do Rio de Janeiro. Mestra em Saúde Materno-Infantil pela Universidade Federal Fluminense (Linha de Pesquisa: Saúde da Criança e do Adolescente). Doutora em Medicina da Universidade do Estado do Rio de Janeiro (UERJ). Médica da Unidade de Terapia Intensiva Pediátrica (UTIP) do Hospital Universitário Pedro Ernesto (HUPE) da Universidade do Estado do Rio de Janeiro (UERJ) e da Unidade de Terapia Intensiva Pediátrica do Hospital Vitória (Americas Medical City) no Rio de Janeiro. Membro da Rede Brasileira de Pesquisa em Pediatria do Instituto D’Or de Pesquisa e Ensino (IDOR) no Rio de Janeiro. Acompanhou as Unidades de Terapia Intensiva Pediátrica e Cardiaca do Hospital for Sick Children (Sick Kids) em Toronto, Canadá, supervisionada pelo Dr. Peter Cox. Membro da Sociedade Brasileira de Pediatria (SBP) e da Associação de Medicina Intensiva Brasileira (AMIB). Membro da American Delirium Society (ADS).

Referências:

#HPV em Homens

Postado em

Grande parte da informação acerca do papilomavírus humano (HPV) diz respeito às mulheres, já que a contaminação pelo vírus aumenta seu risco de desenvolver câncer no colo do útero. Mas, como o HPV também pode causar doenças no homem, é fundamental que os homens saibam como reduzir suas probabilidades de contágio.

O HPV é um vírus comum. A maioria das pessoas sexualmente ativas vai ter contato com o HPV em algum momento de suas vidas. Há mais de 40 subtipos de HPV que podem ser transmitidos pelo contato sexual. Esses subtipos podem infectar os órgãos genitais, o ânus, a boca e a garganta. Em uma pesquisa envolvendo 1161 homens, verificou-se que 72% dos homens brasileiros têm o vírus. Mas quais são os sintomas? Qual o melhor tratamento? A informação a seguir deve ajudá-lo a conversar com um urologista a respeito desta doença.

Como os homens se contaminam com o HPV?

O HPV é transmitido pelo contato sexual – principalmente pelo sexo anal e vaginal, mas também pelo sexo oral. Como o HPV frequentemente não causa sintomas, a maioria dos homens e mulheres pode adquirir a infecção – e transmiti-la – sem sequer perceber. As pessoas podem ser portadoras do vírus mesmo se a última relação sexual foi há muitos anos. Até mesmo homens que tenham tido uma única parceira sexual podem se contagiar.

Quais são as doenças causadas pelo HPV nos homens?

A maioria dos homens infectados pelo HPV (de qualquer subtipo) nunca vai apresentar nenhuma doença ou sintoma. Mas alguns subtipos podem levar a formação de condilomas (verrugas) genitais. Outros subtipos estão associados ao desenvolvimento de câncer no pênis, ânus ou orofaringe (a parte de trás da garganta, o que inclui a base da língua e as amígdalas). Os tipos de HPV que causam os condilomas não são os mesmos que causam o câncer.

Importante: O câncer de ânus não é o mesmo que o câncer colorretal (do cólon e do reto). O câncer colorretal é mais comum que o câncer de ânus e não é causado pelo HPV.

 

Qual a frequência nos homens das doenças causadas pelo HPV?

  • Cerca de 1% dos homens sexualmente ativos vão apresentar condilomas (verrugas) genitais ao longo de sua vida.
  • Os cânceres de pênis, ânus e orofaringe são incomuns, e apenas uma parte deles está relacionada ao HPV.
    • Em 2010 houve 363 óbitos no Brasil por câncer de pênis, com cerca de mil novos casos por ano. Sua incidência no estado do Pará é alarmante (5,7 novos casos por 100.000 habitantes).
    • Em 2010 houve 98 óbitos masculinos no Brasil por câncer anal.
    • No Brasil não há dados de incidência de tumores de orofaringe (eles são contabilizados em conjunto com o câncer da boca), apesar de se acreditar que ela seja uma das maiores do mundo. A maioria dos casos é, contudo, relacionada ao uso de fumo e álcool, e não ao HPV.
    • Em comparação, em 2010 houve 4.986 óbitos por câncer do colo de útero, o principal câncer ligado ao HPV no sexo feminino.

Alguns homens têm maior risco de desenvolver as doenças relacionadas ao HPV:

  • Homossexuais e bissexuais (que fazem sexo com outros homens) apresentam risco 17 vezes maior de desenvolver câncer anal que os homens que fazem sexo apenas com mulheres.
  • Homens com o sistema imunológico comprometido, como os portadores do vírus HIV, também apresentam rico elevado de desenvolver câncer anal. Eles também têm risco de desenvolver condilomas (verrugas) extensos de difícil tratamento.

Quais os sinais e sintomas?

A maioria dos homens que são infectados pelo HPV nunca desenvolve nenhuma doença ou apresenta sintomas. Para os poucos que apresentam alguma doença, os sinais e sintomas são:

Condilomas (verrugas) genitais:

  • Um ou mais tumores no pênis, testículos, virilha, coxas, no ânus ou ao seu redor.
  • Os condilomas podem ser únicos, agrupados, elevados, planos ou em forma de couve-flor. Eles geralmente não doem.
  • Os condilomas podem surgir após semanas ou meses após o contato sexual com uma pessoa infectada.

Câncer anal:

  • Às vezes não há nenhum sinal ou sintoma.
  • Pode haver sangramento anal, dor, coceira ou saída de secreção.
  • Linfonodos aumentados na região anal ou na virilha.
  • Mudanças de hábito intestinal ou no formato das fezes.

 

Câncer de pênis:

  • Primeiros sinais: mudança na coloração, espessamento da pele ou acúmulo de tecido no pênis.
  • Sinais tardios: tumoração ou ferida peniana. Costuma ser indolor mas, em alguns casos, pode haver dor e sangramento.

Câncer de orofaringe (garganta):

  • Dor de garanta ou dor de ouvido persistente (que não passa).
  • Tosse constante.
  • Dor ou dificuldade em engolir ou respirar.
  • Perda de peso
  • Rouquidão ou mudanças no tom da voz que duram mais de duas semanas.
  • Protuberância (caroço) no pescoço.

Há algum exame para detectar o HPV em homens?

No momento não há exames para detectar o HPV que sejam recomendados para homens. Os únicos exames existentes têm por finalidade rastrear mulheres para o câncer de colo de útero. Eles não têm utilidade para o rastreamento de condilomas ou cânceres relacionados ao HPV em homens.

  • O rastreamento para o câncer anal geralmente não é recomendado. Isso acontece pois ainda são necessários mais estudos para que se possa estabelecer o que pode prevenir o câncer anal. Há, todavia, alguns especialistas que recomendam exames anuais (Papanicolau anal) para homossexuais, bissexuais e portadores do vírus HIV – já que o câncer anal é mais comum nestes homens.
  • Não há consenso em relação a um exame para detectar condilomas. Entretanto, na maioria das vezes o próprio paciente consegue ver os condilomas. Se você acha que possui condilomas genitais, procure um médico especialista. Para fazer o diagnóstico, o médico vai examinar a genitália. Alguns preferem usar um corante e examinar a pele com uma lente de aumento (esse procedimento é denominado peniscopia).
  • Não há nenhum teste para verificar se há infecção pelo HPV que não produza sintomas em homens. Mas como o HPV costuma ser erradicado pelo sistema imunológico sem causar doenças, uma infecção assintomática diagnosticada hoje muito provavelmente não seria encontrada em um ou dois anos.
  • Não há exames de rastreamento para o câncer de pênis.

Você mesmo pode procurar anormalidades em seu pênis, escroto ou ao redor do ânus. Procure um médico se você encontrar condilomas (verrugas), bolhas, feridas, úlceras, manchas esbranquiçadas ou qualquer outro achado que você ache estranho, mesmo que não haja dor.

Há algum tratamento capaz de curar o HPV?

Não existe qualquer tratamento capaz de curar o HPV. Mas há formas de curar as doenças causadas pelo HPV em homens.

Os condilomas (verrugas) genitais podem ser tratados com remédios, cirurgia ou ainda crioterapia (congelamento). Alguns desses tratamentos são aplicados pelo médico, outros são feitos em casa pelo próprio paciente. Nenhum tratamento é melhor que os demais. Os condilomas frequentemente surgem novamente alguns meses após o tratamento, logo pode ser necessário repetir o tratamento algumas vezes. Ainda não se tem certeza de que o tratamento reduza a probabilidade do homem transmitir a doença a sua parceira. Caso não se trate os condilomas, eles podem desaparecer naturalmente, persistir no estado atual ou aumentar em tamanho ou número. Eles não vão se transformar em câncer.