smartphones

Aumenta la demanda de ayuda por el abuso de las TIC entre los jóvenes

Postado em

Para poder detectar el abuso hay que descubrir si hay fracaso escolar, aislamiento social o agresividad.

Para poder detectar el abuso hay que descubrir si hay fracaso escolar, aislamiento social o agresividad.

Las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), como Internet o los ‘smartphones’, son parte del día a día de la sociedad, sin embargo, su uso abusivo puede suponer un problema para poblaciones vulnerables como son los jóvenes, quienes han incrementado la demanda de ayuda por hacer un uso abusivo de estas en los últimos años, según la Asociación Proyecto Hombre.

Concretamente, en el periodo 2013-2016, se produjo un ascenso en la demanda de ayuda a Proyecto Joven -la iniciativa de la Asociación dirigida a este grupo de población-, pasando de un 0,42% de los casos en el primer año a un 2,8% en 2016, según datos recogidos por Proyecto Hombre. A pesar de que la cifra no es alta en comparación con el número total de jóvenes que atiende la Fundación, sí refleja un incremento progresivo del abuso de las TIC entre estos.

Esto es importante porque, además de crear una dependencia (momento en el que se solicita la ayuda), el mal uso de estas tecnologías trae consigo otro tipo de problemáticas, como son la pérdida de privacidad, la suplantación de identidad, el acceso a contenidos inapropiados o el ‘ciberbullying’.

Y es que el 74% de los adolescentes afirma haber tenido su primer móvil entre los 10 y 14 años, además de observar que son ellos quienes más consumen tecnologías respecto a ellas, debido a que los chicos están más informados en las novedades en las TIC que las chicas, según un estudio realizado en 2016 por Proyecto Hombre Provincia de Cádiz.

Sin embargo, “no podemos observar el espacio de las tecnologías como una amenaza sino como una contribución al progreso de las sociedades, y ello comporta educar en el manejo de estas porque lo que aportan es infinitamente más positivo que la problemática que puedan ocasionar en un momento concreto”, según ha destacado el delegado del Plan Nacional sobre Drogas, Francisco de Asís Babín.

Esta educación parte del ámbito familiar, de implantar una serie de normas a los adolescentes a la hora de utilizar el móvil o el ordenador, algo que no se hace ya que el 80% de las familias reconoce ausencia de un seguimiento continuado del uso que sus hijos e hijas hacen de las TIC, según los datos recogidos en 2016 por Proyecto Hombre Valladolid.

Así, el joven que abusa de las TIC y solicita ayuda al Proyecto Hombre es un chico, de 16 o 17 años, estudiante y con problemas de comportamiento, que acude a la Asociación porque su familia solicita ayuda y, sin embargo, esta la solicita porque la forma de actuar del adolescente molesta, no porque se detecte de manera inmediata, según ha indicado el presidente de Proyecto Hombre, Luis Bononato.

Esto hace imprescindible el control del joven en cuanto a horas de utilización de las TIC, así como preguntarse si hay fracaso escolar por parte de este, si se ha aislado socialmente o si es más agresivo, para poder detectar el abuso de estas y así solicitar ayuda.

Una vez solicitada esta, Proyecto Hombre identificará el problema para después establecer las líneas de intervención con la familia y el centro educativo, y gestionará el tiempo libre del joven con organizaciones en las que pueda relacionarse sin necesidad de utilizar Internet, entre otras actuaciones.

Constatan un aumento de dolor de cuello y espalda por mirar hacia abajo a los ‘smartphones’ (Spine J)

Postado em

La cabeza pesa más cuanto más se inclina.

La cabeza pesa más cuanto más se inclina.

Investigadores del Cedars-Sinai Medical Center en Los Ángeles (Estados Unidos) han constatado un aumento de casos de dolor de cuello y parte superior de la espalda que podría estar relacionado con malas posturas al usar los teléfonos móviles y mirar hacia abajo a los ‘smartphones’ de forma prolongada.

En algunos pacientes, especialmente jóvenes que por su edad aún no deberían sufrir problemas de este tipo, se están reportando incluso hernias discales y problemas de alineación de su columna, según los resultados publicados en “The Spine Journal”.

“En una radiografía el cuello suele curvarse hacia atrás pero lo que estamos viendo es que la curva se está invirtiendo porque las personas miran sus teléfonos durante horas a diario”, según Todd Lanman, uno de los neurocirujanos que ha dirigido la investigación.

De hecho, este experto reconoce que cuando los pacientes llegan a su consulta “suelen presentar mucho dolor y sufren problemas en los discos”, preocupado por el alcance que podría tener este impacto en los niños que ya usan los teléfonos tanto tiempo y desde tan pequeños.

Los autores del trabajo describen cómo los usuarios de ‘smartphones’ suelen mirar hacia abajo mientras leen los mensajes recibidos, navegan o ven videos. De hecho, estiman que la inclinación del cuello es de unos 45 grados pero puede ser incluso más en función de si están sentados o de pié.

El impacto para la columna vertebral es mayor cuanto más flexionado está el cuello. Si la cabeza suele pesar entre 10 y 12 libras (entre 4,5 y 5,4 kilos) cuando el cuello permanece erguido, si se flexiona unos 15 grados equivaldría a un peso de 27 libras (unos 12 kilos). En lo que respecta a la espina dorsal, la tensión que acumula aumenta por cada grado de flexión por lo que 60 grados equivaldrían a 60 libras (unos 27,2 kilos).

En virtud de esta proporción, un niño de 8 años necesitaría ser operado al cumplir los 28, según se pregunta Lanman, que teme que este deterioro pueda afectar también a su desarrollo.

Para combatir este problema, los expertos sugieren cambios sencillos como subir los teléfonos móviles para no tener que agachar la vista mientras uno lee mensajes, o usar las dos manos y los dos pulgares para escribir y conseguir una postura más simétrica y cómoda para la columna.

Y más allá de los móviles, también proponen utilizar soportes a la hora de usar portátiles o tabletas para que quede a la altura de los ojos y conseguir una buena posición ergonómica.

“Es difícil recomendar una postura adecuada para los usuarios de teléfonos inteligentes. Pero si subimos el teléfono a nivel de los ojos para evitar mirar hacia abajo podríamos encontrarnos con un problema adicional en los brazos, que también sufrirían malas posturas”, según añaden los expertos. Por ello, apuestan por realizar descansos de forma regular y realizar ciertos estiramientos o ejercicios básicos para fortalecer los músculos de cuello y hombros.

Cegueira efêmera por uso de smartphones diagnosticada equivocadamente como esclerose múltipla?

Postado em

6500948-thumb

Deborah Brauser

 

A cegueira efêmera por uso de smartphones é um fenômeno real e pode contribuir para a realização de um diagnóstico neurológico equivocado na prática clínica, sugere um novo relato de caso.

Publicado on-line em 18 de janeiro no periódico Neurology, ele discute o caso de uma mulher de meia-idade referindo perda visual monocular temporária e indolor após usar o smartphone enquanto estava em decúbito lateral no leito.

Isto logo após dois casos publicados no periódico New England Journal of Medicine em 2016 por pesquisadores do Reino Unido descrevendo duas mulheres com 22 e 40 anos de idade, que também apresentaram problema visual monocular recorrente imediatamente após o uso de smartphones ao leito.

Os médicos que apresentam o caso em pauta indicam que a paciente recebeu inicialmente um diagnóstico equivocado de esclerose múltipla e foi orientada a iniciar um tratamento capaz de modificar esta doença.

A interpretação inadequada dos sinais e/ou sintomas da cegueira efêmera por uso de smartphones, especialmente como distúrbio vascular ou doença inflamatória, pode levar a investigações diagnósticas e tratamentos desnecessários, escreveram Saraniya Sathiamoorthi, da Mayo Medical School, em Rochester, Minnesota, e o Dr. Dean M. Wingerchuk , médico da Mayo Clinic, em Scottsdale, no Arizona.

O Dr. Wingerchuk acrescentou ao Medscape que, com o uso crescente destes dispositivos, os casos de cegueira efêmera por uso de smartphones tendem a aumentar, por isso é importante que os médicos perguntem sobre como quando e onde ocorreram os problemas visuais.

“Certamente, trata-se de um fenômeno incomum. Não se sabe se subnotificado pelos pacientes ou pouco reconhecido pelos médicos. Independentemente disso, se você tiver um paciente com queixa de perda visual monocular é importante obter o máximo de detalhes possível”, disse o médico.

“Neste caso, claramente o uso do smartphone, a posição do corpo e a quantidade de luz ambiente foram as pistas para o diagnóstico da cegueira efêmera por uso de smartphones.

Apagão visual

Os sinais e sintomas da cegueira efêmera por uso de smartphones são causados por níveis de adaptação à luz temporariamente discrepantes entre as duas retinas, escrevem os autores.

Eles informam que a paciente tinha 58 anos de idade e, excetuando o quadro de cegueira efêmera, era hígida. A paciente procurou o consultório depois de apresentar dois episódios de perda visual monocular direita transitória.

Em cada episódio a paciente tinha se posicionado em decúbito lateral esquerdo no leito depois de acordar nas primeiras horas da manhã e usado o smartphone durante aproximadamente 10 a 15 minutos. Ela não utilizou nenhuma outra fonte luz além da luz do próprio aparelho.

Ao se levantar, a visão do olho direito desapareceu subitamente durante cerca de 15 segundos e voltou aproximadamente um minuto depois. A paciente observou que os episódios não causaram dor alguma.

“Não houve sintomas neurológicos ou ortostáticos e a paciente não tinha história de migrânea, alterações oculares ou fatores de risco cerebrovasculares”, escrevem os autores.

A acuidade visual da paciente e outros exames oftalmológicos não apresentaram alterações e os exames cardiovasculares e neurológicos não revelaram nada de anormal.

Embora a ressonância nuclear magnética (RNM) craniana tenha revelado algumas lesões cerebrais bilaterais na substância branca, a ressonância nuclear magnética cervical e da coluna vertebral (bem como os resultados dos exames do líquido cefalorraquidiano e dos perfis metabólico e inflamatório) não apresentou alterações. Mesmo assim, a paciente recebeu o diagnóstico de esclerose múltipla feito por um neurologista.

Aos seis meses de acompanhamento, outra RNM cerebral não mostrou nenhuma alteração e, após os resultados da angiografia por RNM de cabeça e pescoço serem considerados normais, o diagnóstico de cegueira efêmera por uso de smartphones foi finalmente firmado.

“Nós (…) concluímos que as lesões na substância branca provavelmente representavam doença cerebrovascular de pequenos vasos”, escrevem os médicos.

Este caso confirma a cegueira efêmera por uso de smartphones como um fenômeno fisiológico de importância clínica, que deve ser incluído no diagnóstico diferencial da deficiência visual monocular transitória indolor”, escrevem os autores.

O Dr. Wingerchuk acrescentou que a interpretação errônea dos sintomas pode levar a um caminho diagnóstico equivocado.

Confiança excessiva na RNM

No estudo de caso publicado no periódico New England Journal of Medicine, a paciente mais velha tinha apresentado deficiência visual monocular recorrente em seis meses, com cada episódio com duração de até 15 minutos depois de acordar. A paciente mais jovem teve comprometimento do olho direito durante alguns meses.

Depois de cada paciente fornecer uma história detalhada em uma clínica neuro-oftálmica, descobriu-se que todas duas tinham checado seus smartphones enquanto permaneciam deitadas ao leito – e apresentado sintomas apenas no olho contralateral ao decúbito.

Curiosamente, novas pesquisas mostraram que a sensibilidade visual de dois dos pesquisadores sofreu redução após eles terem olhado para um smartphone no escuro, à distância do próprio braço estendido. A recuperação ocorreu após alguns minutos.

“Nossos casos mostram que uma anamnese detalhada e o conhecimento da fisiologia da retina podem tranquilizar o paciente e o médico, podendo evitar a ansiedade, bem como investigações diagnósticas desnecessárias e dispendiosas”, escrevem.

Dr. Wingerchuk acrescentou que o novo caso destaca três dos principais fatores relacionados com um diagnóstico equivocado de esclerose múltipla:

  • Interpretar os sinais e/ou sintomas de forma incorreta;
  • Não fundamentar os sinais e/ou sintomas com evidências de desmielinização no sistema nervoso central; e
  • Interpretar erroneamente alterações cerebrais inespecíficas na ressonância nuclear magnética.

“O diagnóstico de esclerose múltipla ou síndrome clínica isolada requer pelo menos uma crise junto com conclusões objetivas sugestivas de processos de desmielinização no sistema nervoso central”, escrevem os pesquisadores, acrescentando que os sinais e/ou sintomas de seus pacientes podem ser breves e indolores, o que também não é compatível com neurite óptica desmielinizante.

“O excesso de confiança nos resultados da ressonância nuclear magnética e um subsídio inadequado (…) estão entre as armadilhas heurísticas relevantes deste caso e dos erros de diagnóstico de esclerose múltipla em geral”.

O Dr. Wingerchuk informa ter recebido subsídios para pesquisa da Alexion e TerumoBCT; e honorários de consultoria da MedImmune e pelo trabalho de coeditor-chefe no periódico The Neurologist. Sathiamoorthi informou não ter relações financeiras relevantes.

Neurology. Publicado on-line em 18 de janeiro de 2017. Trecho

Screen time is bad for kid’s sleep

Postado em

Even children who had access to, but did not use, media devices at night had poor sleep quantity.

A major review of more than 20 studies involving more than 125,000 children, has pointed to a consistent association between use of smartphones and tablets at night and poor sleep quality.

According to the study, even children who had access to but did not use media devices at night were more likely to have inadequate sleep quantity and excessive daytime sleepiness, compared to controls.

Writing in JAMA Pediatrics , the authors said, given the evolving technological landscape and the replacement of textbooks with media devices in schools, screen-based media device access and use are likely to rise. “It is imperative that teachers, health care professionals, parents, and children are educated about the damaging influence of device use on sleep,” they said.

The authors recommend that children are screened during routine clinical visits to identify those with inadequate sleep. In children with sleep difficulties, the use of media devices should be explored as a potential cause and should be targeted in sleep hygiene promotion.

Interventions to minimise device access and use need to be developed and evaluated, according to the authors.

Un estudio demuestra que los niños de dos años son ya “expertos” en el uso de ‘tablets’ y ‘smartphones’ (Arch Dis Child)

Postado em

El 64% sabe buscar aplicaciones.

El 64% sabe buscar aplicaciones.

Un estudio realizado por investigadores del Cork University Hospital (Irlanda) ha demostrado que los niños de dos años podrían considerarse ya “expertos” en el uso de ‘tablets’ y ‘smartphones’ ya que son capaces de deslizar, desbloquear y buscar “activamente” sus juegos favoritos en estos dispositivos.

“Este nivel de interactividad se asocia con su capacidad de juego e indica que la tecnología podría tener un papel potencial en la evaluación del desarrollo de los niños pequeños”, ha comentado la investigadora del departamento de Pediatría de la Universidad y autora principal del trabajo, Caroline Ahearne, publicado en “Archives of Disease in Childhood”.

Para alcanzar estos datos, los expertos realizaron 82 cuestionarios a padres de niños de entre 12 meses y tres años sobre acceso a pantallas táctiles y su uso. A todos ellos se les preguntó sobre el tiempo que sus hijos utilizaban la pantalla cada día y si eran capaces de desbloquearla, deslizar el dedo a través de páginas o imágenes, y reconocer e interactuar con características específicas, como iconos de aplicaciones para juegos.

También se cuestionó a los padres si habían descargado juegos o aplicaciones para el uso de sus hijos. El 82% de ellos dijo que poseían un dispositivo de pantalla táctil como un teléfono inteligente o una tableta, la mayor parte dejaba su dispositivo a su hijo para jugar una media de 15 minutos al día, y el 62% señaló que habían descargado aplicaciones para niños.

Asimismo, nueve de cada diez indicaron que sus hijos eran capaces de deslizar el dedo por la pantalla, la mitad sabían desbloquearla y casi dos tercios (64%) buscaban activamente aplicaciones tocando la pantalla.

La edad promedio de los niños con estas tres habilidades fue de 24 meses, mientras que la media de edad para identificar y utilizar las funciones de pantalla táctil específica fue de 25 meses. En general, uno de cada tres de los niños de 29 meses realizó las cuatro tareas y, además, los niños de solo un año ya usaban regularmente las pantallas táctiles.

“Las aplicaciones de pantalla táctil ofrecen un nivel de interacción no experimentado previamente con otros medios y son más afines al juego tradicional. Esto abre una aplicación potencial de estos dispositivos, tanto para la evaluación del desarrollo, como para la intervención temprana en niños con patologías de alto riesgo”, ha zanjado la experta.

Alerta de un aumento de casos de miopía en niños por el uso excesivo de las pantallas

Postado em

Actualmente es fácil encontrar niños miopes con 5 o 6 años.

Actualmente es fácil encontrar niños miopes con 5 o 6 años.

Hace años las miopías con más de 6 dioptrías sólo se daban en niños con antecedentes familiares directos, pero ahora es fácil encontrar niños miopes con 5 o 6 años, ha alertado el Dr. Gonzalo Bernabéu Arias, jefe del Servicio de Oftalmología del Hospital HM Vallés, quien afirma que el motivo es el inadecuado y, en ocasiones, excesivo uso de las pantallas.

El uso constante de la tecnología, el exceso de uso de visión cercana a lo largo del día y la falta de luz natural están favoreciendo que aumenten los casos. No hay que olvidar que la mayoría de los niños empiezan a interactuar con las tabletas antes de cumplir su primer año de vida, pudiendo provocar también la aparición de ambliopías (ojo vago) o sequedad ocular.

Incluso, según señala el experto, a las consultas han llegado niños de 2 a 4 años con estos problemas debido a la instalación de los equipos de DVD en los coches. “En este caso no se trata sólo de la pantalla, sino del hecho de que ésta se encuentra en una posición elevada que obliga al niño a mirar hacia arriba, haciendo que el esfuerzo visual sea mayor”, afirma.

Para evitar que mayores problemas es recomendable una detección temprana y llevar a cabo medidas que ayuden a prevenir o reducir el riesgo. Para prevenir la aparición de estos problemas, Bernabéu aconseja hacer un uso racional de las pantallas, si es posible, con luz natural. Además, hay otros factores relacionados con el propio dispositivo que influyen en la fatiga visual como la calidad de la imagen, la intensidad de la luz o el tamaño de la pantalla.

Asimismo, se debe acudir al especialista cuando se ve al niño acercarse demasiado a la pantalla, teniendo en cuenta que la distancia no debe ser menor a la de su antebrazo; una posición inadecuada de la cabeza; que guiña un ojo; que se frota los ojos; que sus ojos no están rectos; y cuando los profesores informan sobre un bajo rendimiento escolar.

En los adolescentes uno los problemas que puede causar un uso inadecuado de estos dispositivos es el dolor muscular, sobre todo en la zona de la columna vertebral. En la mayoría de los casos se trata de contracturas musculares temporales que no suponen un problema a largo plazo, pero hay que estar alerta para que estos dolores no se cronifiquen.

El Dr. Pablo Palacios, jefe de Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología del Hospital Universitario HM Sanchinarro, señala que además de limitar el tiempo que dedicamos a estos dispositivos, durante su uso debemos mantener una correcta higiene postural.

Así, recomienda que, cuando se use la tableta o el portátil, ésta repose sobre una mesa; además de sentarse a una altura adecuada, de tal forma que se pueda teclear o interactuar con la pantalla sin encorvarse ni girar el cuerpo. En cuanto a los smartphones, los antebrazos deberían reposar igualmente sobre una superficie estable para evitar sobrecargar los hombros y el cuello.