sedentarismo

#Los costes del #sedentarismo

Postado em

Los datos del informe elaborado por la OMS y publicado lo la revista “ The Lancet “ en septiembre del año pasado muestran que un 25% de la población mundial no cumple con las recomendaciones mínimas de actividad física semanal. Estas recomendaciones, para adultos de entre 18 y 64 años, consisten en la realización de al menos 150 minutos de actividad aeróbica moderada, o 75 minutos de actividad de intensidad vigorosa a la semana. Si se quieren obtener mayores beneficios en la salud habría que aumentar hasta 300 minutos de actividad aeróbica moderada o 150 minutos de actividad intensa vigorosa a la semana.
Está demostrado científicamente que un comportamiento sedentario puede desarrollar más de 35 enfermedades o trastornos crónicos y por eso la OMS, dentro de los nueve objetivos voluntarios sobre enfermedades no transmisibles para 2025, se marcó en 2013 el aumento de la prevalencia de actividad física en un 10%.
Actualmente, las enfermedades derivadas de la falta de actividad física y de un comportamiento sedentario son la cuarta causa de muerte a nivel mundial, estimándose que la cardiovascular se convertirá en 2030 en la primera causa de muerte a nivel mundial y multiplicará por dos los costes sanitarios de la atención a estos pacientes.
El sedentarismo, mientras que una persona es joven, va generando exceso de grasa visceral, descenso de la masa muscular y de la densidad mineral ósea. Cuando este comportamiento se mantiene a largo plazo para produce la aparición temprana de enfermedades crónicas como obesidad, hipertensión, enfermedad cardiovascular, osteoporosis y algunos tipos de cáncer. Gracias a numerosas investigaciones a nivel mundial que se han hecho sobre esto se ha demostrado que una vida activa podría prevenir el 30% de las cardiopatías isquémicas, el 25% del cáncer de colon y mamá, el 27% de la diabetes y casi la totalidad de la obesidad.
Como se puede deducir, esta pandemia afecta sensiblemente a los presupuestos y gastos sanitarios siendo en el futuro insostenibles por ningún estado o entidad privada. Existen numerosos estudios que cuantifican el coste en el tratamiento de enfermedades no infecciosas y los trastornos derivados de este comportamiento sedentario. Entre estos estudios destaca, el artículo publicado en “The Lancet “ en 2016 que estimó que el coste total que supuso la inactividad física en 2013 en el mundo llegó a los 61.700 millones de dólares.
En nuestro país se calor calcula que el 13,4% del total de las muertes (52.000/año), son consecuencia de la inactividad física, representando un gasto directo de más de 1.367 millones de euros anuales. Sí además tenemos en cuenta los gastos indirectos, está cifra podría aumentar a los 1.560 millones de euros. El presupuesto para Sanidad en 2018 en España fue de 65.282 millones de euros y por tanto, estaríamos hablando de que aproximadamente un 2,4% del mismo estaría impactado por este comportamiento sedentario.
Como contrapunto a lo dicho anteriormente, si fuéramos capaces de cumplir con el objetivo voluntario de la OMS para 2025 reduciendo un 10 % los niveles de inactividad física, se estima que el ahorro en el gasto sanitario en España sería de 156 millones de euros anuales. Para poder hacerlo en nuestro país es necesario reducir la cifra del 46% de la población que no hace ningún tipo de actividad física. Existe una responsabilidad individual y colectiva que debe invertir esta tendencia. Según un artículo publicado en la revista “JAMA” en 1999, por cada día activo a la semana se reduce un 5% el gasto sanitario individual. Esto podría suponer que si realizamos cinco días de actividad física a la semana reduciríamos un 25% el gasto sanitario individual si lo comparamos con una persona totalmente inactiva.
La tendencia actual NOS indica que el coste que supone la inactividad física en los sistemas nacionales de salud compromete su sostenibilidad. Es necesario que los gobiernos entiendan que todas las políticas que se fomenten para reducir la inactividad física son una inversión y no un gasto y que se debe involucrar en ellas la Educación, el Deporte, la Salud y el ocio.
Por otro lado, a nivel individual como personas y como ciudadanos tenemos la responsabilidad de cuidar de nuestra salud que claramente impacta en la calidad y esperanza de vida. Es necesario trabajar en equipo para conseguir países, sociedades e individuos más activos y ,por lo tanto, más sanos.
FRANCISCO LÓPEZ VARAS. Decano de la Facultad de Ciencias de la Actividad Física, Deporte y Fisioterapia. Universidad Europea.

#Reducir el #sedentarismo en embarazadas con #obesidad disminuye la #adiposidad neonatal

Postado em

Las recomendaciones de estilo de vida saludable para gestantes con obesidad deberían incluir el consejo de reducir al máximo el tiempo que pasan sentadas, según un estudio europeo dirigido por el Instituto de Investigación Biomédica Sant Pau (IIB Sant Pau).

A shot of Pregnant Woman Holding Ultrasound Scan

 

Más de una tercera parte de los niños tienen obesidad o sobrepeso en España. La prevención de estos problemas debería comenzar desde la gestación o incluso antes, dado que los hijos de las mujeres con obesidad suelen tener mayor adiposidad y mayor riesgo de desarrollar obesidad en la infancia y la adolescencia.

El estudio DALI (Vitamin D and Lifestyle Intervention for Gestational Diabetes Prevention), financiado por el Programa FP7, y liderado por Rosa Corcoy, investigadora del Ciber de Bioingeniería, Biomateriales y Nanomedicina (Ciber-BBN) y directora de la Unidad de Diabetes del Hospital Sant Pau, en Barcelona, ha abordado en dos ensayos clínicos en 9 países europeos diferentes estrategias de prevención de la diabetes gestacional. Sus resultados se publican en Diabetología.

En uno de estos ensayos sobre modificación del estilo de vida, las embarazadas con obesidad participantes se incorporaron a un programa para mejorar la actividad física, la alimentación saludable o ambas. Los resultados del grupo se compararon con un grupo control.

Más tiempo sentadas, menos obesidad

Según Corcoy, “al medir la grasa subcutánea (pliegue cutáneo) de los bebés de las mujeres que participaron en el estudio unas horas después del nacimiento vimos que las participantes que recibieron asesoramiento tanto en actividad física como en alimentación saludable consiguieron ganar menos peso, aumentar su actividad física, mejorar sus hábitos alimentarios y también reducir el tiempo que pasaban sentadas. Pero lo más importante es que sus bebés tenían menos grasa al nacer que los bebés de las mujeres que no participaron en la intervención”.

 

Tras el ensayo, se hizo un análisis más detallado de qué aspecto del estilo de vida estaba relacionado con la reducción de la adiposidad de los bebés y no se encontró ninguna relación con el aumento de actividad física o menor aumento de peso, sino con la reducción del tiempo que las madres pasaban sentadas. “Gracias a este estudio pudimos demostrar que las mujeres obesas pueden reducir la grasa de sus bebés cambiando su estilo de vida durante el embarazo”.

Los expertos apuntan a que las recomendaciones de estilo de vida saludable para gestantes obesas deberían incluir la importancia que tiene reducir el tiempo que pasan sentadas. “Este podría ser unmensaje más sencillo adoptar que el aumento de la actividad física”.

#27 minutos de #actividad física moderan la fragilidad por #sedentarismo

Postado em

Un estudio del Ciberfes, que se publica en ‘American Medical Directors Association’, establece que a partir de 27 minutos al día de actividad física se empieza a contrarrestar el efecto del sedentarismo en el desarrollo de fragilidad en pacientes mayores.

Investigadores participantes en el estudio de los grupos del Ciberfes liderados por Ignacio Ara y Francisco José García, en la Universidad de Castilla-La Mancha y el Hospital Virgen del Valle de Toledo.

Practicar 27 minutos al día de actividad física moderada-vigorosa puede actuar como un modulador para contrarrestar el efecto dañino del sedentarismo en el desarrollo de fragilidad. Esta es la principal conclusión de un estudio desarrollado por investigadores del Ciber de Fragilidad y Envejecimiento Saludable (Ciberfes) en la Universidad de Castilla-La Mancha y el Hospital Virgen del Valle de Toledo y publicado en la revista Journal of the American Medical Directors Association.

El trabajo ha sido coordinado por Ignacio Ara, jefe del grupo Genud Toledo de la Universidad de Castilla-La Mancha y Francisco José García co-director del Estudio Toledo Envejecimiento Saludable (ETES) del Complejo Hospitalario de Toledo (Sescam), ambos grupos pertenecientes al Ciberfes.

Esta investigación se centró en determinar en qué medida la asociación entre el tiempo sedentario y la fragilidadpuede ser modulada por una actividad física moderada-vigorosa en las personas mayores. Para ello, los investigadores analizaron datos de 749 participantes, en los que el tiempo sedentario y la actividad física moderada a vigorosa se midieron con acelerómetros, y la fragilidad se midió objetivamente utilizando la Escala de Rasgos de Fragilidad, que incluye en su evaluación 7 dimensiones de fragilidad: balance energético y nutrición, actividad física, sistema nervioso, sistema vascular, fuerza, resistencia al esfuerzo y velocidad de la marcha.

Efecto del sedentarismo y la actividad física en la fragilidad

Los resultados informaron de un efecto significativo del tiempo sedentario sobre el desarrollo de fragilidad. No obstante, también se detectó que la actividad física moderada-vigorosa modula esta relación, contrarrestando los efectos negativos del sedentarismo sobre el desarrollo del rasgo de fragilidad.

 

Diversos análisis estadísticos determinaron que el punto de actividad física moderada-vigorosa estimada para conseguir este efecto fue de 27,25 minutos/día, a partir del cual el tiempo sedentario no tendría un efecto significativo sobre la fragilidad. “La actividad física moderada-vigorosa es un modulador en la relación entre el tiempo sedentario y la fragilidad en los adultos mayores, compensando los efectos perjudiciales del comportamiento sedentario con 27 minutos/día de este tipo de actividad”, ha explicado Ara.

“Tanto el movimiento (de forma positiva) como el sedentarismo (de forma negativa) influyen de modo importante en la incidencia de sufrir el síndrome de fragilidad en personas mayores”, han señalado los investigadores. En este sentido, recomiendan fomentar la participación en actividades físicas de intensidad moderada y/o vigorosa. Y recuerdan que reducir el comportamiento sedentario también puede ser beneficioso, particularmente entre adultos mayores inactivos.

#Sedentarismo: um problema que mata 5 milhões de pessõas por ano

Postado em

1

Com certeza não é a primeira vez que você se depara com o termo sedentarismo. Considerado um dos maiores males do século XXI, ele aparece com frequência em matérias de saúde e, embora não seja em si uma doença, está associado a diversas patologias graves. Mas, afinal, o que caracteriza o sedentarismo?

“O sedentarismo é definido com a falta ou diminuição da atividade física, provocando uma queda do gasto energético diário do indivíduo”, explica Chiara Brandão, cardiologista especializada em medicina do exercício e do esporte. Em números, ela esclarece que, em maior ou menor grau, pode ser considerada sedentária qualquer pessoa que não realize exercícios físicos aeróbicos vigorosos três vezes por semana, ou exercícios moderados cinco vezes por semana. De acordo com a Organização Mundial da Saúde, 150 minutos de atividades físicas por semana seriam o suficiente para tirar uma pessoa do sedentarismo e da zona de risco das doenças associadas a ele.

Parece muita coisa? Isso ocorre porque, ao longo do processo evolutivo, nosso corpo se desenvolveu para realizar bastante movimento, pois era isso que garantia nossa sobrevivência. Não é mais o caso hoje em dia, com cada vez mais trabalhos que exigem que passemos ao menos oito horas sentados, e facilidades que colocam tudo em nossas mãos. Como resultado, nosso organismo, feito para se movimentar, sofre – e muito! – ao ficar parado na maior parte do tempo.

 

Os perigos do sedentarismo

 

2

Quando associamos o sedentarismo ao gasto energético, logo vem à cabeça o excesso de peso. Mas, embora o sedentarismo seja sim um fator que contribui para a obesidade, a ausência ou insuficiência de atividades físicas vai muito além do peso, afetando do sistema neurológico às articulações e, inclusive, pessoas dentro do índice de massa corpóreo recomendado pela OMS. Abaixo, você confere os principais riscos associados à condição:

  • Doenças cardiovasculares: um estudo inglês recente realizado pela Universidade de Cambridge verificou que o sedentarismo mata duas vezes mais que a obesidade no diz respeito às complicações cardiovasculares como infarto, AVC, trombose, entre outras. O sedentarismo também está ligado ao aumento da pressão arterial e do colesterol.
  • Doenças reumáticas metabólicas: ao alterar a capacidade de absorção, de processamento e de eliminação de substâncias do organismo, estudos revelam que o sedentarismo está relacionado ao surgimento de doenças como a gota, em que o ácido úrico se acumula nas articulações, provocando dor.
  • Osteoporose: vida sedentária significa pouca movimentação do corpo, o que, por sua vez, significa não gerar estímulos no esqueleto, o que provoca uma perda acelerada de massa óssea.
  • Diabetes: a falta de exercícios físicos regulares resulta em aumento da gordura corporal e uma maior resistência à insulina. Além disso, um estudo sueco provou que pessoas com diabetes do tipo 2 que praticam pouca ou nenhuma atividade física têm risco maior de desenvolver doenças cardiovasculares.
  • Depressão e ansiedade: de acordo com pesquisadores noruegueses que acompanharam durante 11 anos pessoas inicialmente sem sintomas de ansiedade e depressão, pessoas sedentárias são 44% mais propensas a desenvolver a doença em comparação com pessoas que realizam atividades físicas pelo menos uma hora por semana.
  • Câncer: segundo dados da OMS, 80% dos casos de câncer estão associados ao estilo de vida moderno. Em relação ao sedentarismo, ele está relacionado ao desenvolvimento de tumores que afetam intestino, endométrio, pâncreas e mamas.

A boa notícia é que, da mesma forma que o sedentarismo está ligado ao surgimento dessas doenças, a prática contínua de exercícios pode ajudar a preveni-los e até a tratá-los. Por isso, nunca é tarde para começar a adotar um estilo de vida mais saudável.

Importância da atividade física

 

Só o fato de as atividades físicas ajudarem a prevenir e a tratar uma série de doenças graves já é um benefício e tanto. Afinal, isso significa maior longevidade com qualidade de vida, o que também é importante. Mas, há ainda outros benefícios relacionados à prática regular de exercícios. Conheça alguns abaixo:

Interação social: não é só o fato de a atividade física liberar substâncias que geram sensação de bem-estar. Ao investigar por que a atividade física programada traz mais benefícios para a saúde mental que as atividades físicas cotidianas, cientistas descobriram que a interação social tem um importante papel nesse processo.

Equilíbrio: embora algumas atividades sejam mais recomendadas que outras para trabalhar esse quesito, quase todos os exercícios podem auxiliar a restabelecer ou a retardar a perda da capacidade de equilíbrio conforme envelhecemos, evitando quedas.

Condicionamento físico: parece chover no molhado, mas a prática regular de exercícios melhora, aos poucos, nosso condicionamento, aumentando nossa disposição e tornando mais fácil realizar atividades do dia a dia, como subir lances de escada, etc.

Postura: ao colocar o corpo em movimento, você alonga a coluna e fortalece os músculos ao redor dela, protegendo-a. Além disso, a prática de exercícios também promove a flexibilidade, o que ajuda a manter uma postura adequada.

Concentração e capacidade mental: só de melhorar o sono, a atividade física já favorece uma melhora considerável da concentração. No entanto, estudos conduzidos pela Harvard Medical School também mostram que ela estimula regiões do cérebro ligadas à memória, melhorando a performance mental.

Autoestima: não, não tem nada a ver com emagrecer ou definir os músculos. Mais do que isso, ao praticar uma atividade física regularmente, nós ultrapassamos limites previamente estabelecidos por nós mesmos e reforçamos nossa autonomia, o que tem efeitos positivos na autoestima.

Libido: ao contribuir para a saúde física e mental, a atividade física melhora a vida sexual a medida em que aumenta a libido e está associada à diminuição do risco de disfunção erétil nos homens. Isso sem contar o fato de que a atividade física melhora o condicionamento, o equilíbrio e a flexibilidade, o que pode ajudar a dar um boost na relação.

10 dicas para ter uma vida mais ativa

Como os benefícios reais da atividade física estão associados principalmente à prática contínua, Chiara diz que “nada substitui a prática regular de exercícios físicos planejados”. No entanto, ela cita que pequenas mudanças no dia a dia já são capazes de fazer diferença na saúde das pessoas. Veja só alguns exemplos:

  1. Ande pelo menos 10 mil passos por dia: a ideia que surgiu em 1960, no Japão, para ajudar os japoneses a diminuírem o sedentarismo, ainda é válida e, o que é melhor, ficou mais fácil com a ajuda da tecnologia, com aplicativos como o Stepz, Pacer e Pedômetro dedicados a contar os passos que você deu no dia.
  2. Ande mais e dirija menos: comece a deixar o carro em casa quando precisar ir ao mercado, à padaria e até à estação de metrô mais próxima. Se aliar esta dica a dos 10 mil passos, você vai ver que conseguirá cumprir a meta rapidinho.
  3. Troque o elevador pelas escadas: para quem mora em andares altos, não precisa subir até lá após um longo dia de trabalho, mas coloque como meta subir pelo menos três lances de escada no condomínio, no trabalho ou onde for possível. Já ajuda muito!
  4. Passeie mais com seu cachorro: além de contribuir para o bem-estar dele, você ainda insere mais atividade física no dia a dia. E, o mais bacana, ao lado de um grande amigo.
  5. Estacione seu carro mais longe do que de costume: ao fazer isso, além de conseguir escapar de estacionamentos caros, você ainda acrescenta alguns passos no seu dia. Mas, cuidado, só faça isso em locais movimentados e seguros.
  6. Desça do ônibus um ponto antes: quem anda de transporte público já caminha mais naturalmente, afinal, raramente o ponto ou estação fica na frente do lugar em que queremos ir. Mas vale a dica para potencializar ainda mais a caminhada.
  7. Explore sua cidade ou vizinhança a pé: é impressionante como muitas vezes a gente conhece lugares longe de casa, mas nunca fomos naquela doceria incrível do bairro. E nenhum jeito é melhor para descobrir as coisas do que a pé. Garanto que você vai se surpreender!
  8. Brinque mais com as crianças: tire as crianças do celular e do computador, e saia você mesmo desses dispositivos, chamando-as para brincar de pega-pega ou para jogar bola.
  9. Movimente-se mesmo quando estiver sentada: quando estiver no trabalho, tente contrair o abdômen seis vezes seguidas, várias vezes ao dia. De acordo com os médicos, isso já é o suficiente para fortalecer os músculos da região e melhorar a postura.
  10. Dê preferência às atividades com movimento nos momentos de lazer: a gente já passa a maior parte do tempo sentado devido aos compromissos. Na hora de se divertir, evite só assistir filmes ou séries e invista também em atividades que demandem mais esforço e, de preferência, ao ar-livre, como andar de bicicleta no parque, ou ir à praia e aproveitar para caminhar. Faz bem para a saúde física e mental!

Caso opte por incluir atividades físicas programadas, como ir à academia, Chiara diz que “um programa de exercícios que inclua treinamentos aeróbicos, de flexibilidade e neuromotor é indispensável para manter o condicionamento físico e a saúde”. Com isso em mente, vale procurar uma atividade que se encaixe no seu perfil e que seja prazerosa o suficiente para que você continue se exercitando a longo prazo.

Escrito por Ananda Almeida (REBLOGADO DE DicasdeMulher.com)

#La #obesidad se asocia con la presencia de 12 patologías más

Postado em

La obesidad es una patología de la cabeza a los pies que ocasiona la presencia de otras 12 enfermedades psicológicas, cardiovasculares, traumatológicas, oncológicas y gastrointestinales. A propósito del Día Europeo de la Obesidad, la Seedo quiere concienciar sobre la importancia de la prevención y de la adopción de hábitos de vida saludable.

Flecha Ver Siguiente
Día Europeo de la Obesidad 2018
  • Día Europeo de la Obesidad 2018

Más del 80 por ciento de las personas obesas padecen enfermedades debido al exceso de peso. A propósito del Día Europeo de la Obesidad que se celebra este sábado, la Sociedad Española de la Obesidad (Seedo) quiere destacar que una persona obesa puede sufrir hasta 12 patologías derivadas del exceso de peso.

De esta forma, una persona obesa puede presentar alteraciones del ánimo, pérdida de autoestima, insuficiencia respiratoria, insuficiencia cardiaca y enfermedad coronaria, hipertensión arterial, diabetes, dislipemia, reflujo gástrico esofágico, hígado graso, infertilidad, cáncer, artrosis y varices.

  • Tinahones: “La obesidad es una de la enfermedades que más comorbilidades ocasiona”

La Seedo se ha sumado al llamamiento para combatir la obesidad en Europa, siendo la prevalencia de sobrepeso más obesidad en torno al 60 por ciento de la población (es decir más de la mitad de la población tiene exceso de peso y por encima del 20 por ciento son obesos). Los objetivos fundamentales de la celebración, que este año lleva por lema La obesidad, una enfermedad de la cabeza a los pies, es concienciar sobre la importancia de la prevención y buscar soluciones para las personas que ya tienen exceso de peso.

“La obesidad no es un problema estético, la inmensa mayoría de los sujetos que la padecen tienen asociadas a ella numerosas patologías, por lo que podemos afirmar con rotundidad que la obesidad es una de la enfermedades que más comorbilidades ocasiona”, ha explicado Francisco Tinahones, presidente de la Seedo.

500 kilocalorías al día más que hace 40 años

La obesidad aparece cuando el balance energético se hace positivo. Según datos de la European Association for the Study of Obesity (EASO), las personas en la Unión Europa están consumiendo 500 kilocalorías al día más que hace 40 años. “La mejor manera de evitar el aumento de peso, el sobrepeso y la obesidad es tomar consciencia de la importancia de cuidar de uno mismo y de su cuerpo lo que implica comer saludablemente, hacer ejercicio regularmente y tratar de evitar factores ambientales que pueden causar obesidad como el estrés, el trabajo sedentario y los estilo de vida poco saludables“, ha dicho Susana Monereo, secretaria de la Seedo.

  • El 63 por ciento de los obesos pasan más de 3 horas sentado al día fuera de su horario laboral

“Esta tarea debe empezar en la infancia ya que es cuando se fijan muchos de los hábitos de vida. De ahí la importancia de que los padres y las familias se impliquen para que los hijos aprendan a llevar una dieta saludable y a mantenerse físicamente activos”, ha añadido Moreneo.

Es también recomendable hacer un seguimiento del peso, del IMC y de la circunferencia de la cintura ya que puede ayudar a identificar los signos de aumento de peso que serán mucho más fáciles de abordar en sus etapas iniciales que cuando se alcanza la obesidad.

Las personas obesas, las más sedentarias en tiempo de ocio

El sedentarismo es uno de los factores que más contribuye al aumento de peso. Según el estudio sobre hábitos de vida realizado por la Seedo para conocer la percepción que la población adulta tiene sobre su peso, la población con IMC normal es la que menos tiempo pasa sentada fuera de sus horas de trabajo o estudio, mientras que las personas con obesidad son las más sedentarias.

El 63 por ciento de los obesos pasan más de 3 horas sentado al día fuera de sus horas de trabajo o estudio y 1 de cada 4 obesos (25 por ciento) pasa más de 5 horas sentado, por el contrario, solo uno de cada 10 (19 por ciento) pasa más 5 horas sentado en la población con normopeso.

Además, la población cuyo IMC los define como obesos son los que menos actividad física hacen a diario. Según estos datos, “la actividad física (caminar, ejercicios de fuerza…) es el mejor factor protector del desarrollo de obesidad”, ha apuntado Tinahones.

También son llamativos los datos de conducta alimentaria recogidos en el estudio de la Seedo. Las personas con obesidad son las que más picotean a cualquier hora. Lo hace el 50,4 por ciento frente al 21 por ciento de la población normopeso.

#Cada hora de #sedentarismo eleva un 6,4% el #riesgo de muerte cardiovascular

Postado em

Reducir el tiempo sentado se asocia con un 48 por ciento menos de riesgo de fallecer por enfermedad cardiovascular en mayores de 65, según un estudio en el que participan la UMA, el Ciberesp y el Imdea Alimentación, que se publica en American Journal of Preventive Medicine.

Anciano sentado

El sendentarismo en mayores de 65 eleva el riesgo de morir por patología cardiovascular, según un estudio realizado por investigadores del Departamento de Educación Física, Deporte y Motricidad Humana de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), el Imdea Alimentación y el Ciber de Epidemiología (Ciberesp), que se publica en el American Journal of Preventive Medicine.

El trabajo ha querido comprobar cómo la modificación del tiempo sentado se relaciona con mortalidad por causas cardiovasculares en mayores de 65 años. En el trabajo han participado 2.657 adultos de 65 o más años, de las que 1.682 eran mujeres, que en 2001 y 2003 reportaron cuánto tiempo permanecieroni sentados al día. Todos fueron seguidos durante una media de más de nueve años para saber la causa de muerte.

  • Los mayores que hacían suficiente actividad física tenían un 48% menos de riesgo de morir por ECV

Así, los investigadores observaron que, comparados con los que fueron consistentemente sedentarios, aquellos que mantuvieron niveles bajos de sedentarismo (consistentemente no-sedentarios) tenían un 33 por ciento menos de riesgo de muerte cardiovascular.

Según estimaciones del estudio, cada incremento de una hora diaria de tiempo sentado se relaciona con un aumento del 6,4 por ciento de la probabilidad de morir por causas cardiovasculares. “Comprobamos además que los mayores que hacían suficiente actividad física y que redujeron su tiempo sentado tenían un 48 por ciento menos de probabilidad de morir por patologías cardiovasculares, cuando los comparamos con aquellos mayores inactivos y consistentemente sedentarios. Esto significa que si logramos que los mayores mantengan un nivel adecuado de actividad física y reduzcan el tiempo que permanecen sentados, las muertes por causas cardiovasculares podrían reducirse considerablemente”, ha dicho David Martínez-Gómez, coautor del trabajo.

Según Verónica Cabanas-Sánchez, autora principal, según los resultados, “el tiempo sentado es un importante factor de riesgo de mortalidad cardiovascular en los mayores. Sin embargo, la epidemia del sedentarismo no sólo afecta a la salud de los mayores. En proyectos anteriores hemos comprobado que el sedentarismo se asocia con factores de riesgo cardiovascular también en niños y adolescentes, incluso con su rendimiento académico. Por tanto, debemos ser capaces de encontrar estrategias efectivas que provoquen un cambio en los estilos de vida de todos los segmentos de la población”.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística, las enfermedades cardiovasculares ocasionaron en 2016 el 29,17 por ciento de las muertes (119.778 casos), representando la primera causa de muerte entre las mujeres (31,98 por ciento) y la segunda entre los hombres (26,46 por ciento).

#Saindo do #sedentarismo: como iniciar uma atividade física com segurança?

Postado em Atualizado em

 

SEDENTARISMO

A prática de exercícios físicos é fundamental para emagrecer, se prevenir de doenças como a osteoartrite e a hipertensão e, em abstrato, para manter a saúde do corpo em dia. Portanto, quem é sedentário deve logo buscar uma atividade física para mudar de vida, mas deve também ficar atento a alguns cuidados para que a prática escolhida seja feita com segurança.

Exercícios leves são ideais para quem está saindo do sedentarismo

A primeira dica que João Felipe Franca, especialista em Medicina do Exercício e do Esporte, dá é investir numa prática que não atrapalhe o dia a dia: “Procure uma atividade que seja prazerosa e viável dentro da rotina. Atividades coletivas ou em companhia de alguém ajudam o hábito a ser mais duradouro e criar metas motivadoras ajudam a manter o hábito e a aumentar o estímulo gradativamente”, afirma.

Além disso, é importante ir com calma. “Exercícios físicos não devem machucar e este deve ser o objetivo número um dos exercitantes. Não dá para ‘tirar o atraso’ de quem não tem o hábito de praticar exercícios de uma hora para outra. O corpo precisa de adaptação, tanto no tempo quanto na intensidade do exercício”, afirma o médico. Comece com 30 minutos diários e aumente com o passar das semanas.

Passar mal durante um exercício físico não é normal

Segundo o especialista, a adaptação cardiopulmonar tende a acontecer mais rápido do que a adaptação musculoesquelética. Por isso, o corpo deve estranhar a mudança nos primeiros dias. Entretanto, alguns sintomas devem chamar a atenção: “Dor na região do tórax ou da cabeça, falta de ar, tontura ou desmaio, náusea e vômitos são sinais de alerta e devem ser investigados por médico especialista”, alerta Franca.

De acordo com o profissional, quanto maior a idade, maiores serão os riscos para o praticante. Quem tem mais de 35 anos de idade, quem já foi diagnosticado com uma doença crônica e aqueles que têm fatores de risco para hipertensão e diabetes devem passar por uma avaliação médica antes de se engajar em exercícios físicos mais intensos, como é o caso da corrida.

 

Fonte http://www.cuidadospelavida.com.br Dr. João Felipe Franca é médico do exercício e do esporte pela Sociedade Brasileira de Medicina do Exercício e do Esporte e atua na Clinimex, no Rio de Janeiro. CRM-RJ: 5276659-3