fatiga visual

Más del 70% de los españoles padece # síndrome visual informático por el uso diario de dispositivos electrónicos

Postado em

 

Los usuarios de videojuegos, los más afectados.

Los usuarios de videojuegos, los más afectados.

Más del 70% de la población española sufre síndrome visual informático por el uso diario de dispositivos electrónicos, el cual se caracteriza por dolor de cabeza, fatiga visual, sequedad ocular, picor, enrojecimiento de los ojos y visión borrosa.

Y es que, tal y como ha comentado la óptico-optometrista y doctora en Ciencias de la Visión, del Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza, Irene Altemiry, cuando se mira un teléfono móvil o una pantalla de ordenador, el ojo enfoca gracias al llamado sistema acomodativo, si bien en estas situaciones debe hacer un trabajo extra, provocando así la aparición del síndrome visual informático.

Además, la elevada concentración a la que exponen las tareas frente a pantallas digitales hace que disminuya el número de veces que se parpadea por minuto. Un importante problema si se tiene en cuenta que el parpadeo sirve, entre otras cosas, para mantener el ojo hidratado y, por ende, tener una visión nítida.

Ahora bien, las personas más afectadas por este síndrome son los jugadores de videojuegos, que se cree que en España ya rondan los 15 millones y que suelen jugar una media de 6,5 horas semanales. En estas personas, el número de parpadeos por minuto se suele reducir a la mitad e, incluso, hasta tres veces menos cuando son videojuegos de acción.

“Este menor número de parpadeos provocará una mayor sensación de sequedad en los ojos, de picor o de irritación. Los jugadores de videojuegos debido a la gran cantidad de horas que pasan delante de monitores tienen más posibilidades de sufrir síntomas. Por eso es importante concienciarles de la importancia de hacer un buen uso”, ha confirmado Altemiry.

Asimismo, la experta ha aconsejado revisar la visión regularmente para ajustar la graduación, ya que se ha demostrado que la miopía o pequeños grados de astigmatismo son un desencadenante de los síntomas del síndrome visual informático cuando se realizan tareas con pantallas digitales.

Por ello, y con el objetivo de minimizar los riesgos de padecer molestias relacionadas con el uso de pantallas digitales, la compañía Bausch + Lomb, en colaboración con profesionales de la visión y la Liga de Videojuegos Profesional, ha desarrollado la primera guía de salud visual para ‘gamers’.

“Para Bausch + Lomb es clave ofrecer productos que ayuden a los usuarios de dispositivos como lágrimas artificiales, toallitas para la higiene de los párpados o tratamientos para terapia con frío y calor. Además, con la elaboración de esta Guía queríamos ir más allá en el cuidado total de la visión, ofreciendo consejos para ayudar y concienciar a la población de la importancia de cuidar la visión y así evitar las molestias relacionadas con el uso de dispositivos digitales”, ha zanjado el responsable de Relaciones Profesionales de Bausch + Lomb, Diego Ramos.

Anúncios

Campaña informativa sobre el síndrome visual informático-digital

Postado em

En los últimos años, las tareas visuales de ámbito cercano se han incrementado exponencialmente.

En los últimos años, las tareas visuales de ámbito cercano se han incrementado exponencialmente.

La delegada territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía en Córdoba, María Ángeles Luna, ha presentado la campaña sobre el síndrome visual informático-digital del Colegio de Ópticos-Optometristas de Andalucía (COOOA), donde ha señalado que “todavía es pronto para hablar de evidencia científica al respecto, pero sí disponemos de algunos datos que nos adelantan los posibles riesgos que como consumidores asumimos si no adoptamos las precauciones y medidas preventivas oportunas”.

Luna ha destacado que “la dificultad de que la carga visual y el correspondiente riesgo de fatiga depende de múltiples factores difíciles de evaluar como los derivados de las exigencias de la tarea; los derivados de las características del Puesto de trabajo, del entorno donde lo usamos y las del propio dispositivo, por ejemplo la calidad de la pantalla, la definición de los caracteres, la estabilidad de la imagen o la iluminación y entorno visual”.

Esta sobreexposición puede dar lugar a síntomas como fatiga visual; dolor de cabeza; confusión visual; sequedad, picor o ardor ocular; enrojecimiento ocular; visión borrosa en lejos; visión borrosa en cerca; visión doble; mareos; dolor muscular o de huesos (espalda, hombros, cuellos, muñecas y manos); o sensibilidad excesiva a la luz.

El objetivo de esta iniciativa es concienciar a la población sobre los riesgos del abuso de los dispositivos digitales y ofrecer una serie de recomendaciones enfocadas tanto al comportamiento y hábitos del propio usuario, como al ajuste de los dispositivos.

En los últimos años, las tareas visuales de ámbito cercano se han incrementado exponencialmente, no solo por el uso de nuevos dispositivos como ‘smartphones’, tabletas u ordenadores portátiles, que requieren una mayor demanda visual y una menor distancia de visión, sino por su excesivo, prolongado o inadecuado uso fuera del ámbito laboral o educativo a todas las edades, incluso a nivel infantil.

En este sentido, entre siete y nueve de cada diez usuarios de dispositivos digitales experimentan molestias y síntomas visuales y oculares durante o después de su uso, un dato preocupante que ha llevado al colegio andaluz a poner en marcha esta campaña.

Según la presidenta del COOOA, Blanca Fernández, “actualmente más del 90% de los adultos utilizamos dispositivos digitales más de dos horas al día, mientras que, si nos centramos en jóvenes de entre 18 y 29 años, más del 50% pasan nueve horas o más al día frente a este tipo de dispositivos. Y precisamente son los menores de 30 años los que mayores tasas de síntomas de fatiga ocular experimentan”.

El 95% de la población utiliza el teléfono móvil a una distancia inferior a la mínima recomendable (entre 35 y 45 centímetros), un comportamiento que se repite con los ordenadores portátiles.

Por este motivo y con el fin de evitar, en la mayor medida posible, los síntomas derivados del mal uso y el uso excesivo de dispositivos digitales, el COOOA recomienda realizar descansos periódicos para evitar la fatiga visual y seguir la regla del 20-20-20 o realizar al menos dos pausas cada hora observando objetos lejanos. También es útil levantarse y estirar las piernas.

Si se usa gafas, recomiendan apostar por los tratamientos antirreflejantes o los filtros para la luz azul nociva en tus cristales. Si se usa lentes de contacto, aumentar la frecuencia y la amplitud del parpadeo y pedir al óptico-optometrista que adapte lentes de baja deshidratación y alta permeabilidad. La luz ambiente no debe ser excesiva, incidir directamente sobre tus ojos, ni crear sombras o reflejos en las pantallas.

La silla frente al ordenador debe ser deslizable y de altura regulable, permitiendo el apoyo firme de los pies en el suelo. El respaldo debe regularse para tener la espalda siempre apoyada, y las piernas formando un ángulo de 90% aproximadamente.

Esta campaña, que comienza este viernes, se desarrollará a nivel regional durante los próximos meses. Estará presente en los establecimientos de óptica andaluces a través de carteles y dípticos informativos al consumidor, así como con contenidos diarios sobre consejos y recomendaciones en redes sociales (‘Facebook’, ‘Twitter’ y ‘Youtube’).

Además, la población puede acceder a un amplio informe al respecto en la web del COOOA. ‘Somos Optometristas’ es una comunidad virtual en la que participan más de 2.400 profesionales de la visión, para dar a conocer su labor y función social como primer eslabón de la cadena de la atención primaria en salud visual.

Entre el 70 y el 75% de los usuarios de dispositivos electrónicos sufren fatiga visual.

Postado em Atualizado em

Sus síntomas más frecuentes son pesadez de ojos, picor o escozor, sequedad ocular, somnolencia y visión borrosa o doble.

Sus síntomas más frecuentes son pesadez de ojos, picor o escozor, sequedad ocular, somnolencia y visión borrosa o doble.

Entre el 70 y el 75% de los usuarios de dispositivos electrónicos como teléfonos móviles, tabletas digitales u ordenadores sufren fatiga visual. Sus síntomas más frecuentes son pesadez de ojos, picor o escozor, sequedad ocular, somnolencia y visión borrosa o doble, y, en casos más graves, dolores de cabeza y cervicales, alteraciones en los ciclos del sueño y sensación de vértigo.

Los expertos advierten que su principal causa es el uso excesivo o constante de dispositivos electrónicos, ya que la visión cercana de estas pantallas hace que los ojos se esfuercen más y el exceso de radiación lumínica también daña la vista.

Las pantallas digitales también emiten luz azul, un tipo de radiación lumínica que puede causar daños a corto y largo plazo en los ojos. Para prevenir la fatiga visual y otros problemas en la visión, la óptico-optometrista y máster en Investigación Clínica de Alain Afflelou, Elvira Jiménez, ha recomendado utilizar gafas con filtro de luz azul, de las que la compañía ha sacado una nueva línea, y que “sirven para evitar que gran parte de la luz azul pase a nuestros ojos y protegerlos así de los daños oculares que los dispositivos electrónicos producen”.

Según un estudio de la Universidad de Gifu (Japón), actualmente los ojos están más expuestos que nunca a la luz azul, por lo que es importante protegerse de sus efectos. Para evitar los daños de las pantallas digitales y la aparición de la fatiga visual, se recomienda hacer descansos cada media hora mirando a un objeto lejano o por la ventana y mantener una buena distancia de las pantallas, con al menos 40 centímetros en el caso de la lectura y más de 60 centímetros si es una pantalla de ordenador.

Las pantallas también deben tener un brillo adecuado y la iluminación ambiente es fundamental, por lo que no se recomienda el uso de dispositivos electrónicos por la noche o antes de dormir. La postura delante del ordenador es importante, situando la pantalla por debajo de la línea de mirada, con los pies en el suelo, las piernas en ángulo recto y la espalda apoyada en la silla.

Otros consejos son parpadear con frecuencia y utilizar lágrima artificial si continúan los síntomas de sequedad ocular, utilizar gafas graduadas, e incluir en la alimentación las vitaminas A, B, C y E, además de minerales como el zinc.