dispositivos electronicos

Más del 70% de los españoles padece # síndrome visual informático por el uso diario de dispositivos electrónicos

Postado em

 

Los usuarios de videojuegos, los más afectados.

Los usuarios de videojuegos, los más afectados.

Más del 70% de la población española sufre síndrome visual informático por el uso diario de dispositivos electrónicos, el cual se caracteriza por dolor de cabeza, fatiga visual, sequedad ocular, picor, enrojecimiento de los ojos y visión borrosa.

Y es que, tal y como ha comentado la óptico-optometrista y doctora en Ciencias de la Visión, del Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza, Irene Altemiry, cuando se mira un teléfono móvil o una pantalla de ordenador, el ojo enfoca gracias al llamado sistema acomodativo, si bien en estas situaciones debe hacer un trabajo extra, provocando así la aparición del síndrome visual informático.

Además, la elevada concentración a la que exponen las tareas frente a pantallas digitales hace que disminuya el número de veces que se parpadea por minuto. Un importante problema si se tiene en cuenta que el parpadeo sirve, entre otras cosas, para mantener el ojo hidratado y, por ende, tener una visión nítida.

Ahora bien, las personas más afectadas por este síndrome son los jugadores de videojuegos, que se cree que en España ya rondan los 15 millones y que suelen jugar una media de 6,5 horas semanales. En estas personas, el número de parpadeos por minuto se suele reducir a la mitad e, incluso, hasta tres veces menos cuando son videojuegos de acción.

“Este menor número de parpadeos provocará una mayor sensación de sequedad en los ojos, de picor o de irritación. Los jugadores de videojuegos debido a la gran cantidad de horas que pasan delante de monitores tienen más posibilidades de sufrir síntomas. Por eso es importante concienciarles de la importancia de hacer un buen uso”, ha confirmado Altemiry.

Asimismo, la experta ha aconsejado revisar la visión regularmente para ajustar la graduación, ya que se ha demostrado que la miopía o pequeños grados de astigmatismo son un desencadenante de los síntomas del síndrome visual informático cuando se realizan tareas con pantallas digitales.

Por ello, y con el objetivo de minimizar los riesgos de padecer molestias relacionadas con el uso de pantallas digitales, la compañía Bausch + Lomb, en colaboración con profesionales de la visión y la Liga de Videojuegos Profesional, ha desarrollado la primera guía de salud visual para ‘gamers’.

“Para Bausch + Lomb es clave ofrecer productos que ayuden a los usuarios de dispositivos como lágrimas artificiales, toallitas para la higiene de los párpados o tratamientos para terapia con frío y calor. Además, con la elaboración de esta Guía queríamos ir más allá en el cuidado total de la visión, ofreciendo consejos para ayudar y concienciar a la población de la importancia de cuidar la visión y así evitar las molestias relacionadas con el uso de dispositivos digitales”, ha zanjado el responsable de Relaciones Profesionales de Bausch + Lomb, Diego Ramos.

Anúncios

Mantener hábitos y rutinas saludables del sueño es esencial para evitar estrés y ansiedad

Postado em

Los dispositivos electrónicos y su luminosidad retrasan el sueño.

Los dispositivos electrónicos y su luminosidad retrasan el sueño.

El 41% de los españoles se despierta con sensación de no haber descansado y, por ello, es importante mantener hábitos saludables y una rutina antes de acostarse porque “robar horas de sueño al cuerpo genera irritabilidad, estrés y ansiedad”, tal y como ha señalado la Dra. Yolanda de la Llave, miembro del Instituto de Investigaciones del Sueño, durante la presentación del estudio ‘El Sueño de los Españoles’.

“Dormir es una necesidad fisiológica, incontrolable e involuntaria”, y existen diversos factores que condicionan el sueño, pero el que más influye actualmente es el uso de aparatos electrónicos antes de dormir.

“El sueño sigue un ritmo circadiano donde la luz y la oscuridad tienen una influencia decisiva; la luz informa al cerebro de que es de día y se deja de segregar melatonina, que es la hormona que avisa de que hay que dormir”, apunta la experta. De esta manera, “los dispositivos y su luminosidad retrasan el sueño porque alteran nuestro reloj interno; estamos segregando melatonina en estados que no son habituales en nuestro estado natural”.

En este sentido, el objetivo del estudio, que cuenta con un muestreo de más de 2.000 hogares de toda España, es “mejorar la calidad de vida de los españoles y transmitirlo, teniendo en cuenta los factores que influyen en el descanso y conciliación del sueño”, ha señalado el director de Marketing y Comercial de Flex, Gerardo España.

“La media de horas de sueño recomendadas está entre 7 y 9 horas, pero los españoles duermen un 7,1 horas por lo que dormimos poco aunque no igual en todas las comunidades autónomas”, ha indicado el director de Gran Consumo de GfK, Nacho San Martín.

Una buena noche de sueño mejora el estado de ánimo para el 87% de los españoles encuestados, aunque solo el 56% logra dormir toda la noche de seguido.

El estrés (49%), las enfermedades (11%), las pesadillas (11%), el colchón y la almohada (22%), los ronquidos (8%) y la temperatura de la habitación (8%) son varios de los factores que impiden que se duerma bien.

Respecto a las consecuencias de no descansar lo suficiente, sí dormimos durante una semana 5 horas diarias, el cuerpo induce a un estado de embriaguez y repercute directamente en el estado físico y emocional.

Es necesario llevar una “buena calidad de vida acompañada de una buena alimentación y deporte, porque solo si llevamos el día a día de forma sana podremos dormir bien”, ha subrayado la experta.

Tal y como ha señalado Nacho San Martín, el 66% de los españoles tienen hábitos saludables para favorecer la conciliación del sueño como lavarse los dientes (60%), ducharse (15%) o tomar una infusión (9%). No obstante, el 46% mantiene hábitos nocivos que afectan a su calidad del sueño.

“La presencia de dispositivos electrónicos no es saludable como por ejemplo usar la ‘tablet’, el ‘ebook’ y el ‘smarthpone’; fumar, tomar café, té, refrescos con cafeína o alcohol también son algunos factores que dificultan nuestro sueño”, ha asegurado.

Al igual que son importantes los hábitos saludables, también lo es preparar el sueño y establecer una rutina. La Dra. Yolanda de la Llave insiste en la necesidad de “terminar la jornada con alguna actividad física para liberar el estrés, desconectar con un baño, tomar una cena ligera como verdura o tortilla y realizar alguna actividad que nos desconecte de lo que nos preocupa como leer o escuchar música”.

Sin embargo, “dormir con la televisión o la radio altera el sueño y hace que nos desvelemos; el ambiente debe tener condiciones favorables de ruido, luz, colchón, ropa y almohada”.

Algunas otras técnicas para mejorar el sueño se basan en establecer una hora fija para dormir y para levantarse; exponerse a la luz durante el día porque ayuda a dormir por la noche; no tomar más de media taza de café al día; no dormir siestas de más de 20 minutos diarias; dormir a oscuras, y realizar ejercicios de meditación.

En relación con los hábitos de descanso, el 47% de los españoles duerme mejor en las estaciones frías y el 21% duerme con contaminación lumínica aunque sea perjudicial.

Respecto a la postura, la más habitual para el 56% de los encuestados es dormir de lado ya que “reduce los dolores posturales y mejora la presencia de ronquidos”, ha subrayado Nacho San Martín.

En cuanto a la edad, los adultos ven una media de 1,9 horas la televisión por la noche y dejan pasar 2 horas desde que cenan hasta que se van a dormir, situando la hora media para acostarse a las 12 de la noche.

Los niños ven la televisión una media de 1 hora por la noche y solo dejan pasar una hora desde que cenan hasta que se van a dormir, por lo que la hora media para acostarse es a las 10 de la noche.

Según un estudio de la Duke University (Estados Unidos), las mujeres necesitan dormir más que los hombres porque la ‘multi-actividad’ de la mujer hace que su cerebro termine más cansado y necesite más tiempo de recuperación.

Por tanto, el sexo influye en el descanso y forma de dormir. Los hombres concilian mejor el sueño que las mujeres, un 58% frente al 54% de las mujeres. Además, los hombres (63%) se despiertan con una mayor sensación de descanso que las mujeres (54%), aunque duerman algo menos que ellas.

Existe una gran diferencia de género a la hora de roncar ya que un 60% de los hombres afirma roncar frente a un 37% de las mujeres.

Tener hijos también es considerado un factor decisivo en el sueño porque el estudio revela que los hogares con hijos duermen menos horas, 6,07 horas frente a 7,22 horas sin hijos.

Una gran mayoría de los españoles considera el colchón (93%) y la almohada (89%) como los elementos más importantes para dormir bien, pero casi la mitad de los encuestados no saben que colchón tienen y un 73% los prefieren firmes o muy firmes, sin tener en cuenta que el grado de firmeza depende del índice de masa corporal.

Según han señalado durante la presentación, en los hogares con hijos dormir en un buen colchón es más importante para levantarse descansado. Si bien la diferencia no es muy amplia frente a los hogares sin hijos, ya que se trata de un 67% frente a un 61%.

Por último, el 89% ha declarado que ventila la cama, y el 71% que cambia la ropa de la cama al menos una vez a la semana.

Nacho San Martín ha hecho referencia a las diferencias entre las principales comunidades autónomas respecto a la calidad del sueño. Entre ellas, Cantabria, Castilla León y Navarra son las comunidades en las que más se duerme, mientras que en Ceuta, Melilla y País Vasco en las que menos.

Entre semana los que más tardan en dormirse son los castellano leoneses, pero en fin de semana trasnochan más los valencianos. Aunque entre semana duermen menos que la media, los madrileños recuperan el fin de semana.

Para concluir, la especialista ha indicado que “el sueño no se recupera como tal, pero la necesidad del sueño no puede evitar dormir y se trata de compensar las horas perdidas desde un punto de vista biológico.

Dos de cada diez menores españoles están en riesgo de desarrollar adicción a Internet

Postado em

La tasa duplica la media europea.

La tasa duplica la media europea.

Dos de cada diez menores en España, de entre 4 y 16 años, se encuentran en riesgo de desarrollar adicción a Internet, según alerta el estudio realizado por el Centro de Seguridad para menores en Internet ‘Protegeles.com’.

Por ello, CiU ha pedido al Gobierno en el Congreso, a través de la defensa de una proposición no de ley, que estudie las adicciones no ligadas a sustancias en los menores, con especial atención a su relación con Internet, al tratarse de un colectivo “especialmente vulnerable”.

Según especifica, esta cifra equivaldría al 21,3% de los más de cuatro millones de niños internautas en el Estado español, un total de 857.000 menores españoles.

CiU recuerda que España es el país europeo con la tasa “más alta de menores” en riesgo de sufrir adicción a Internet (21,3%); una cifra que duplica la media europea, que se sitúa en el 13%.

Después, se encontraría Rumanía, con un 16% de menores con posibilidades de desarrollar adicciones, seguido de Polonia, con un 12%. En el extremo contrario se encuentran los islandeses (7,6%) y alemanes (9,2%).

Preocupa también, que a los niños que podrían ser adictos a Internet en el futuro, hay que sumar los que ya presentan una conducta disfuncional, que ya son considerados adictos.

Se trata de más de 60.300 menores (el 1,5% de todos los que hoy en día utilizan frecuentemente Internet), los que ya presentan un patrón de comportamiento que se caracteriza por la pérdida de control sobre el uso de Internet y que puede llegar a ocasionar aislamiento y descuido de las relaciones sociales, la higiene personal e incluso un menor rendimiento académico.

En este sentido, el informe revela que los hábitos fundamentales que favorecen una adicción a Internet son el uso de las redes sociales más de dos horas al día, tener más de 500 amigos online o jugar con el ordenador durante casi tres horas diarias.

Sin embargo, hay muchos otros factores que también contribuyen a este fenómeno, como el aumento del número de dispositivos con conexión a Internet en cada hogar. Asimismo, la permisividad por parte de los padres ante el uso de Internet es un motivo importante en la aparición de la adicción, pues en muchas ocasiones se utiliza la tecnología como elemento para distraer a los más pequeños, en lugar de fomentar su uso con un fin educativo.

“El hecho de que los dos padres trabajen fuera de casa o puedan dedicar menos horas al día a estar con sus hijos ha favorecido un aumento en el tiempo de uso de dispositivos electrónicos por parte de los niños”, añade.

El informe apunta también a los peligros de Internet. En este sentido, señala que su uso de forma inadecuada y sin control de adultos puede llevar a los menores a pasar conectados más tiempo del  recomendable o a tener acceso a contenidos online no adecuados para su edad.

Además, destaca otros riesgos como el ‘grooming’ o quedar con personas desconocidas. Según subraya, entre los jóvenes europeos de 12 a 18 años, un 63% reconoce que ha entrado en contacto alguna vez con una persona a la que no conocía a través de la red. De ellos, casi la mitad (45,7%) ha llegado a quedar con esa persona.

Otro de los problemas más comunes es el acoso ‘on line’ o ‘cyberbullying’, que han sufrido alguna vez el 21,9% de los jóvenes. En este aspecto, España es uno de los países europeos en “los que menos porcentaje” de niños lo sufren (el 4% de los menores); y son las chicas los que los padecen más.

Entre el 70 y el 75% de los usuarios de dispositivos electrónicos sufren fatiga visual.

Postado em Atualizado em

Sus síntomas más frecuentes son pesadez de ojos, picor o escozor, sequedad ocular, somnolencia y visión borrosa o doble.

Sus síntomas más frecuentes son pesadez de ojos, picor o escozor, sequedad ocular, somnolencia y visión borrosa o doble.

Entre el 70 y el 75% de los usuarios de dispositivos electrónicos como teléfonos móviles, tabletas digitales u ordenadores sufren fatiga visual. Sus síntomas más frecuentes son pesadez de ojos, picor o escozor, sequedad ocular, somnolencia y visión borrosa o doble, y, en casos más graves, dolores de cabeza y cervicales, alteraciones en los ciclos del sueño y sensación de vértigo.

Los expertos advierten que su principal causa es el uso excesivo o constante de dispositivos electrónicos, ya que la visión cercana de estas pantallas hace que los ojos se esfuercen más y el exceso de radiación lumínica también daña la vista.

Las pantallas digitales también emiten luz azul, un tipo de radiación lumínica que puede causar daños a corto y largo plazo en los ojos. Para prevenir la fatiga visual y otros problemas en la visión, la óptico-optometrista y máster en Investigación Clínica de Alain Afflelou, Elvira Jiménez, ha recomendado utilizar gafas con filtro de luz azul, de las que la compañía ha sacado una nueva línea, y que “sirven para evitar que gran parte de la luz azul pase a nuestros ojos y protegerlos así de los daños oculares que los dispositivos electrónicos producen”.

Según un estudio de la Universidad de Gifu (Japón), actualmente los ojos están más expuestos que nunca a la luz azul, por lo que es importante protegerse de sus efectos. Para evitar los daños de las pantallas digitales y la aparición de la fatiga visual, se recomienda hacer descansos cada media hora mirando a un objeto lejano o por la ventana y mantener una buena distancia de las pantallas, con al menos 40 centímetros en el caso de la lectura y más de 60 centímetros si es una pantalla de ordenador.

Las pantallas también deben tener un brillo adecuado y la iluminación ambiente es fundamental, por lo que no se recomienda el uso de dispositivos electrónicos por la noche o antes de dormir. La postura delante del ordenador es importante, situando la pantalla por debajo de la línea de mirada, con los pies en el suelo, las piernas en ángulo recto y la espalda apoyada en la silla.

Otros consejos son parpadear con frecuencia y utilizar lágrima artificial si continúan los síntomas de sequedad ocular, utilizar gafas graduadas, e incluir en la alimentación las vitaminas A, B, C y E, además de minerales como el zinc.