colesterol

#La #proteína vegetal, la #fibra y las #nueces reducen el #colesterol y la #presión arterial (Progress Cardiovasc Dis)

Postado em

  • Noticias Médicas

Los investigadores del Comité de Médicos para la Medicina Responsable de Washington, Estados Unidos, publican un metaanálisis donde concluyen que la proteína vegetal, la fibra y las nueces reducen el colesterol y mejoran la presión arterial.

El trabajo ha encontrado que seguir este patrón dietético reduce el colesterol LDL en un 17%, además del colesterol total, los triglicéridos, la presión arterial sistólica, la presión arterial diastólica y los niveles de proteína C reactiva. También ayuda a reducir el riesgo de enfermedad coronaria a 10 años en un 13%.

El patrón se conoce como “Portfolio Diet”, basado en plantas y que enfatiza una “cartera” de cuatro alimentos probados que disminuyen el colesterol, según explican los autores.

En concreto, esta se compone de 42 gramos de frutos secos -nueces de árbol o cacahuetes- por día; 50 gramos de proteína vegetal por día a partir de productos de soja o legumbres -alubias, guisantes, garbanzos o lentejas- por día; 20 gramos de fibra soluble viscosa por día de avena, cebada, psyllium, berenjena, okra, manzanas, naranjas o bayas, y 2 gramos de esteroles vegetales por día a partir de suplementos o productos enriquecidos con esteroles vegetales.

“Ensayos clínicos previos y estudios observacionales han encontrado evidencia sólida de que una dieta basada en vegetales puede mejorar la salud del corazón”, ha declarado la autora del estudio Hana Kahleova, directora de investigación clínica del Comité de Médicos para la Medicina Responsable.

Este estudio demuestra que “ciertos alimentos vegetales son especialmente eficaces para reducir el colesterol y aumentar nuestra salud cardiovascular en general”, concluye.

Anúncios

#Una #dieta con #colesterol, #grasas saturadas y #grasas trans podría aumentar el riesgo de #tumores de mama

Postado em

  • Noticias Médicas

Los alimentos y nutrientes que potencian la inflamación, aquellos con carbohidratos, colesterol, grasas saturadas o trans, podrían aumentar el riesgo de tumores de mama, especialmente en mujeres premenopáusicas y, en concreto, en los subtipos HER2+ y triple negativo, de acuerdo con los resultados de un estudio presentado por el Grupo GEICAM de Investigación en Cáncer de Mama en el marco de la reunión anual de la Sociedad Americana de Oncología Médica (ASCO), celebrada en Chicago.

Se trata de un nuevo análisis de su estudio EpiGEICAM, que recopila información epidemiológica, incluida la dieta, de 973 casos de cáncer de mama de 23 hospitales españoles emparejados por edad y lugar de residencia. Este trabajo examina la asociación entre el Índice de Inflamación Dietética (DII) (refleja el potencial inflamatorio de la dieta) y el riesgo de desarrollar cáncer de mama en función del estado menstrual y el subtipo histológico.

Tal como ha recordado Marina Pollán, jefa de Servicio de Epidemiología del Cáncer del Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III y miembro del grupo de trabajo de Tratamientos Preventivos Heredofamiliar y Epidemiología de GEICAM, la inflamación se relaciona con el cáncer en general y con el cáncer de mama a través de dos vías fundamentales. “Por un lado, en la respuesta inflamatoria se generan radicales libres que podrían dañar el ADN y favorecer la aparición de células cancerosas, y éstas se ayudan de la respuesta inflamatoria para su crecimiento”, ha señalado.

Por el contrario, “una dieta antiinflamatoria incluye alimentos o nutrientes con efecto inflamatorio negativo como ajo, cebolla, jengibre, azafrán, cúrcuma, orégano y tomillo, té verde y negro, eugenol, fibra, magnesio, niacina, ácidos grasos n-3, riboflavina, vitaminas A, C, D E, flavonoides e isoflavonas”.

En opinión de Pollán, la dieta mediterránea, que cuenta con alimentos ricos en nutrientes antiinflamatorios, “podría prevenir la aparición de tumores de mama, entre otras vías, por la de la prevención de la inflamación”. “El ajo y la cebolla son ingredientes fundamentales en este tipo de dieta, así como especias como el orégano o el tomillo, las frutas y verduras (ricas en vitaminas, fibra y antioxidantes) y el pescado con alto contenido de ácidos grasos omega-3”, ha añadido.

#Las #dietas con restricciones energéticas intermitentes son más eficaces a la hora de reducir el #colesterol (Br J Nutr)

Postado em

  • Noticias Médicas

Investigadores de la Universidad de Surrey, Reino Unido, han descubierto que las dietas que plantean restricciones energéticas intermitentes, como la dieta 5:2, que propone comer cinco días a la semana y luego casi rozar el ayuno durante los dos restantes, es más eficaz para eliminar lípidos de la sangre que aquellas que conllevan una restricción continua.

Se trata de un hallazgo que, según los autores de este trabajo publicado en el British Journal of Nutrition, serviría para reducir el riesgo de hiperlipemia.

En su trabajo, los autores analizaron el impacto de la dieta 5:2 sobre la capacidad del organismo para metabolizar y eliminar grasa y glucosa después de una comida y compararon sus beneficios con los de la pérdida de peso lograda a través de un dieta de restricción calórica diaria más convencional.

Para ello, durante su trabajo los participantes con sobrepeso fueron asignados para seguir una dieta de 5:2 o una de restricción calórica diaria y se les exigió que perdieran el 5% de su peso.

Los que siguieron la dieta 5:2 comieron de forma normal durante cinco días mientras que en los dos más restrictivos apenas consumieron 600 calorías. Al resto se les pidió que al menos redujeran la ingesta en unas 600 calorías diarias, lo que se tradujo en una ingesta de unas 1.400 calorías en mujeres, y 1.900 en hombres.

Gracias a ello, los voluntarios que siguieron la dieta 5:2 lograron una pérdida de peso del 5% después de 59 días, mientras que el resto necesitaron dos semanas más para conseguirlo, lográndolo después de 73 días de media.

Además, aproximadamente un 20% de los participantes en ambos grupos abandonaron el estudio antes de tiempo, bien porque no toleraron la dieta o porque no llegaron a bajar lo suficiente de peso.

Los investigadores encontraron que, después de la pérdida de peso, los participantes que siguieron la dieta 5:2 eliminaron la grasa (triglicéridos) de las comidas ingeridas de forma más eficiente que los participantes que realizaban otras dietas.

Aunque no hubo diferencias en el manejo de la glucosa después de la comida, los investigadores se sorprendieron al encontrar diferencias entre las dietas en lo que respecta a los péptidos C, un marcador de secreción de insulina del páncreas.

El estudio también encontró una mayor reducción en la presión arterial sistólica en los participantes con la dieta 5:2, que se redujo hasta un 9% en estos participantes mientras que en el resto se observó un pequeño aumento, del 2%.

“Como se vio en este estudio, algunos de nuestros participantes sufrieron para tolerar la dieta 5:2, lo que sugiere que este enfoque no es adecuado para todo el mundo. La clave del éxito de la dieta es encontrar un enfoque que pueda mantenerse a largo plazo”, ha destacado la investigadora principal Rona Antoni, ya que, como se ha visto, “quienes logran aguantar consiguen un impacto beneficioso en algunos factores de riesgo cardiovascular”.

#Los medicamentos que reducen el #colesterol pueden combatir #enfermedades infecciosas (PNAS)

Postado em

Como fiebre tifoidea, clamidia o malaria.

 La estatina que se toma para reducir el riesgo de ataque cardiaco o accidente cerebrovascular puede un día hacer una doble función, proporcionando protección contra toda una serie de enfermedades infecciosas, incluyendo fiebre tifoidea, clamidia y malaria.
Científicos de la Duke University, en Durham, Carolina del Norte, Estados Unidos, han descubierto recientemente que una variante genética que afecta a los niveles de colesterol podría aumentar el riesgo de contraer fiebre tifoidea. También mostraron que un fármaco común para bajar el colesterol (ezetimiba) podría proteger al pez cebra contra la ‘Salmonella typhi’, que provoca una fuerte infección.
Los hallazgos, que se detallan en un artículo publicado en “Proceedings of the National Academy of Sciences”, dan una idea de los mecanismos que rigen la susceptibilidad humana a las enfermedades infecciosas. También apuntan a posibles vías para proteger a aquellos que son más vulnerables a patógenos como la bacteria Salmonella, que secuestran el colesterol para infectar las células huésped.
Éste es sólo el primer paso –afirma el autor principal del estudio y profesor asistente de Genética Molecular y Microbiología en la Duke University School of Medicine, Dennis C. Ko,–. Tenemos que probar este enfoque en diferentes organismos modelo, como los ratones, y probablemente con diferentes patógenos, antes de que podamos considerar la adopción de esta en la clínica. Lo que es tan emocionante es que nuestro estudio proporciona un plan para combinar diferentes técnicas para entender por qué algunas personas son más susceptibles a las enfermedades que otras y qué se puede hacer al respecto”.
A finales del siglo pasado, la inmigrante irlandesa Mary Mallon ganó el nombre de “Tifoide María” después de que enfermó a más de 50 personas en la ciudad de Nueva York. Mallon aparentemente era inmune a las bacterias que llevaba y muchas personas que entraron en contacto con el patógeno nunca contrajeron la enfermedad. ¿Qué los hizo diferentes?
Ko ha estado intrigado con esta cuestión, pero tratar de explicar las diferencias entre las personas cuando se trata de la susceptibilidad a enfermedades infecciosas puede ser difícil: no siempre se puede saber si alguien se mantiene sano debido a su constitución genética o falta de exposición e incluso cuando todo el mundo ha estado expuesto, son innumerables otros factores ambientales que entran en juego.
Así que en lugar de dejar que el mundo real ejecute el experimento, Ko y su equipo utilizaron cientos de líneas celulares de voluntarios humanos sanos y los expusieron a la misma dosis exacta de ‘Salmonella typhi’, que había sido señalizada con un marcador fluorescente verde. A continuación, buscaron las diferencias genéticas que distinguen las células que tenían mayores tasas de invasión bacteriana de las que no las tenían.
Los investigadores encontraron que un solo nucleótido de ADN en un gen llamado VAC14 se asoció con el nivel de invasión bacteriana en las células. Cuando bloquearon el gen, las células fueron invadidas más fácilmente y más células brillaron intensamente con las bacterias verdes. También descubrieron inesperadamente que aquellas células más susceptibles presentaban niveles más altos de colesterol, un componente esencial de las membranas celulares a las que se une ‘Salmonella’ para invadir células huésped.
Ko quería ver si esta diferencia genética era relevante para la población humana. Al mirar a través de la literatura científica, decidió llegar a una investigadora que trabaja en Vietnam, la Dra. Sarah Dunstan, que había estado estudiando la fiebre tifoidea en ese país. Cuando Dunstan probó ADN de sujetos en un grupo de mil vietnamitas, la mitad de los cuales tenía fiebre tifoidea y la mitad de los cuales no estaban infectados, descubrió que la variante del gen VAC14 se vinculaba con un riesgo moderadamente elevado de fiebre tifoidea.
El siguiente paso fue investigar si había una manera de corregir esa susceptibilidad. “Descubrir el mecanismo fue importante porque mucha gente está tomando fármacos para bajar el colesterol, especialmente las estatinas para el colesterol alto –dice Ko–. Nos preguntamos si podrían administrarse medicamentos similares para reducir el riesgo de infección por ‘Salmonella”.
La estudiante graduada en el laboratorio de Ko y autora principal del estudio, Mónica Álvarez, tenía alguna experiencia trabajando con el pez cebra, así que decidieron comenzar allí. Esta investigadora añadió un fármaco para reducir el colesterol (ezetimibe) a su agua y luego inyectó en el pescado ‘Salmonella typhi’, descubriendo que los animales tenían más probabilidades de eliminar las bacterias fuera de su sistema y sobrevivir.
Ahora, los autores planean realizar experimentos similares en ratones y posiblemente intentar estudios retrospectivos en seres humanos que ya están tomando medicamentos para reducir el colesterol. El objetivo será explorar si el enfoque puede proteger contra otras enfermedades infecciosas y ya han examinado otros patógenos que se sabe que dependen de colesterol en algún momento durante la infección.
“Nuestro enfoque genético humano basado en células es una forma de conectar la biología celular con la enfermedad humana –subraya Ko–. Al descubrir el mecanismo, es posible descubrir posibles estrategias terapéuticas que no imaginamos cuando sólo miramos el gen”.

#Las #grasas trans son más peligrosas que las de #palma

Postado em

 

Aumentan el riesgo de sufrir infarto o ictus.

Aumentan el riesgo de sufrir infarto o ictus.

La grasa de palma ha sido descomercializada en países como Francia debido al daño que puede provocar en la salud, sin embargo, esta grasa no es la más perjudicial, pues las trans son “infinitamente” más peligrosas y, además, aumentan el riesgo de infarto o ictus, según la presidenta de la Fundación Vicente Tormo, Emilia Tormo.

Las grasas trans, que están presentes en productos procesados, y de forma escasa y natural en la alimentación, utilizan ácidos grasos saturados, que se manipulan en orden a obtener grasas que se tardan más en enranciar, soportan mejor altas temperaturas y, en general, conservan mejor los alimentos. Además, resultan “sensiblemente” más baratas que las grasas saturadas animales, que aunque también saturadas, están presentes en la cadena alimentaria de forma natural y no afectan al colesterol ‘bueno’ (HDL).

En este sentido, tanto la grasa de palma como las trans, aumentan el riesgo de subir el colesterol conocido como ‘malo’ (LDL) y, a diferencia de la primera, las trans también disminuyen el ‘bueno’, “por lo que tienen un doble efecto nocivo”, ha subrayado la Dra. Tormo.

“El colesterol conocido como ‘bueno’ ejerce una labor de limpieza de las arterias fundamental para preservar su salud; el ejercicio físico es imprescindible para subirlo. Un nivel óptimo de este colesterol daría como resultado niveles por debajo de 3,5 al dividir la cifra total de colesterol entre la del ‘bueno’. En este sentido, hay que apuntar que la grasa de palma no tiene un efecto nocivo en el colesterol bueno, mientras que otras grasas -especialmente las grasas trans- sí lo tienen”, ha añadido.

Por ello, son las grasas trans las que conviene evitar “a toda costa”. De hecho, en algunos países como Noruega o Suecia, su utilización en alimentos procesados está marcada con colores fluorescentes en el etiquetado para alertar a la sociedad del peligro que supone su consumo. Estas son fácilmente reconocibles como ‘grasas hidrogenadas’ o ‘parcialmente hidrogenadas’.

#Colesterol e #estatinas: porquê ter medo da verdade?

Postado em

Porquê estas campanhas de desinformação de pessoas, que nalguns casos estão ligadas à profissão médica? Porquê pôr em risco a vida das pessoas? Porquê levantar anátemas de suspeição contra a classe médica como um todo, como se fosse um bando de malfeitores a soldo da indústria farmacêutica?

As doenças cardiovasculares são no seu todo a principal causa de mortalidade e morbilidade em todo o mundo, incluindo Portugal. Só na Europa cerca de quatro milhões de pessoas morrem anualmente devido a causas cardiovasculares, o que representa cerca de metade das mortes totais por ano, apesar de todos os extraordinários avanços científicos que se verificaram nos últimos 50 anos.

Estes avanços permitiram, por exemplo, que a esperança média de vida em Portugal aumentasse de 68 anos para 81 anos entre 1970 e a actualidade. Cerca de 80% desta melhoria deveu-se aos avanços extraordinários no diagnóstico e tratamento das doenças cardiovasculares. Um dos principais contribuintes para estes números espantosos foi, por um lado, a identificação dos chamados “factores de risco” para as doenças cardiovasculares, em que os níveis elevados de gorduras são claramente um deles e, consequentemente, a capacidade de controlar estes valores através de medicação específica, em que um grupo de medicamentos chamados “estatinas” tem um papel central.

Na realidade, é hoje em dia aceite pela comunidade médica que, a seguir aos antibióticos, as estatinas foram o grupo de fármacos que mais contribuíram para prolongar a esperança de vida da população em geral. Poderia dar vários argumentos e evidência científica sobre o que acabei de afirmar, mas poderei resumir no seguinte:

1. Vários estudos envolvendo largos milhares de doentes demonstraram que o uso destes fármacos reduz de forma drástica o risco do que nós chamamos de “eventos vasculares major” (morte por enfarte do miocárdio, acidente vascular cerebral ou necessidade de intervenção nas artérias coronárias). Ou seja, por cada redução de 40 mg/dl do valor de LDL (mau colesterol) em cada ano que o fármaco continua a ser tomado, reduz-se o risco em cerca de 25%. Para ser mais claro, o uso duma estatina administrada durante cinco anos em 10.000 pessoas com doença vascular conhecida, preveniria os tais eventos major em 1000 doentes. E este efeito acumula-se por cada ano em que a medicação é tomada;

2. Como qualquer medicamento, as estatinas têm efeitos ditos secundários: os mais graves são as chamadas “miopatias” (dores musculares com evidência de lesão muscular), que ocorrem em cerca de cinco doentes em cada 10.000 tratados, ao fim de cinco anos de tratamento contínuo, e cujo efeito é reversível em 4/5 casos quando o medicamento é interrompido.

Perante o conjunto vastíssimo de evidências científicas, as maiores sociedades cardiológicas mundiais, incluindo as americanas, canadianas, europeias (a que presidi), asiáticas, têm expressado claramente a sua posição, que se tem traduzido de forma muito objectiva em todas as guidelines internacionais, que são produzidas por estas mesmas entidades com recomendações precisas quanto à necessidade de tratar de forma eficaz este problema major de saúde pública.

A questão que então se põe a todos nós que diariamente temos a responsabilidade de tratar e aconselhar os nossos doentes é: porquê estas campanhas de desinformação organizadas por pessoas, que nalguns casos estão ligadas à profissão médica? Porquê pôr em risco a vida das pessoas? Porquê querer negar a evidência? Porquê levantar anátemas de suspeição contra a classe médica como um todo, como se fosse um bando de malfeitores a soldo da indústria farmacêutica? Confesso ter muita dificuldade em entender o que poderá estar subjacente a todo este ruído de fundo que tem sido produzido à volta duma área que devia ser vista como um dos grandes sucessos da medicina moderna e, infelizmente, é tratada duma forma superficial, totalmente desprovida de base científica.

Não podemos esquecer que o que nos tirou das trevas da Idade Média foi a aplicação do método científico, que ainda hoje é usado como base de qualquer investigação médica e que permitiu os resultados absolutamente extraordinários em ganhos de saúde que hoje usufruímos.

A comparação que me ocorre como mais aproximada à discussão distorcida que se tem observado recentemente seria se puséssemos em causa o efeito e impacto extraordinários que os antibióticos e as vacinas tiveram na nossa civilização. Ou, se quisermos entrar num campo diferente, seria como dar palco aos grupos que por esse mundo fora ainda hoje discutem se de facto alguma nave alguma vez aterrou na Lua.

O mais grave no caso pendente é que temos toda a evidência que a suspensão de estatinas nos doentes que têm indicação para as tomar aumenta de forma significativa o número de eventos que estas pessoas vão sofrer, ou seja, infelizmente, vai morrer muita gente por dar ouvidos a quem não deve.

Esta é a principal razão que me leva a escrever este texto, ou seja, contribuir para que se lance luz onde alguns parecem querer lançar confusão.

Que fique bem claro para todos: a comunidade médica mundial não tem dúvidas nenhumas sobre o que significou o avanço extraordinário no uso de estatinas no combate ao flagelo das doenças cardiovasculares, essas sim ainda o nosso inimigo principal.

FAUSTO J. PINTO

Professor e director da Faculdade de Medicina da Universidade de Lisboa; director do Serviço de Cardiologia e Departamento Coração e Vasos do Centro Hospitalar Lisboa Norte; presidente da Sociedade Europeia de Cardiologia (2014-16)

Valores de referência para o# Colesterol

Postado em

Drª. Ana Luiza Lima
Cardiologista

​O colesterol total deve ser sempre abaixo de 200 mg/dL. Ter o colesterol total alto nem sempre significa que a pessoa está doente, pois ela pode ter um valor elevado de colesterol bom (HDL), o que também faz subir os valores do colesterol total. Assim, deve-se sempre levar em consideração os valores do colesterol HDL (bom), do colesterol LDL (ruim) e o dos triglicerídios para analisar o risco da pessoa de desenvolver doenças cardiovasculares.

Os sintomas do colesterol alto só se manifestam quando seus valores são muito elevados. Por isso, após os 20 anos de idade recomenda-se realizar exames de sangue para o colesterol pelo menos a cada 5 anos em indivíduos saudáveis e de forma mais regular, pelo menos 1 vez por ano, por quem já tem o diagnóstico de colesterol alto, quem tem diabetes ou quem está grávida, por exemplo. Os valores de referência para controle do colesterol no sangue variam de acordo com a idade e o estado de saúde.

Tabela de valores de referência para o colesterol

​Confira na tabela abaixo os valores de referência do exame de sangue do colesterol de acordo com a idade.

Colesterol Total Adultos maiores de 20 anos Crianças e adolescentes
Desejável menor que 200 mg/dl menor que 150 mg/dl
Máximo entre 200-239 mg/dl entre 150-169 mg/dl
Alto maior que 240 mg/dl maior que 170 mg/dl
Colesterol LDL (ruim) Adultos maiores de 20 anos Crianças e adolescentes
Ótimo menor que 100 mg/dl
Desejável entre 100-129 mg/dl menor que 100 mg/dl
Máximo entre 130-159 mg/dl entre 100-129 mg/dl
Alto entre 160-189 mg/dl maior que 130 mg/dl
Muito alto maior que 190 mg/dl
Colesterol HDL (bom) Adultos maiores de 20 anos Crianças e adolescentes
Desejável maior que 60 mg/dl maior que 45 mg/dl
Baixo menor que 40 mg/dl

Os valores de referência do exame de sangue do colesterol para diabéticos são diferentes porque têm que ser ligeiramente inferiores: colesterol total menor que 200 mg/dl, colesterol LDL (ruim) menor que 100 mg/dl, colesterol HDL (bom) maior que 45 mg/dl, e triglicerídeos menor que 150 mg/dl. Além disso, deve;se ficar atento aos valores do colesterol VLDL, um tipo de gordura que aumenta o risco de aterosclerose.

Triglicerídeos Adultos maiores de 20 anos Crianças e adolescentes
Desejável menor que 150 mg/dl menor que 100 mg/dl
Máximo entre 150-200 mg/dl entre 100-129 mg/dl
Alto entre 200-499 mg/dl maior que 130 mg/dl
Muito alto maior que 500 mg/dl

Os resultados do exame do colesterol devem ser sempre observados pelo médico para que ele avalie a necessidade e o tipo de tratamento.

Se você está com o colesterol alto veja o que pode fazer para baixar estes valores no vídeo a seguir:

Imagem ilustrativa do vídeo: Remédio Caseiro para Colesterol

Valores de referência do colesterol na gravidez

Durante a gravidez os valores de referência do colesterol ainda não estão estabelecidos, por isso as mulheres grávidas devem se basear pelo valores de referência de adultos saudáveis, mas sempre com acompanhamento médico. Durante a gestação, os valores do colesterol normalmente estão elevados, especialmente no segundo e no terceiro semestre. Mulheres que têm diabetes gestacional devem ter atenção redobrada, pois seus níveis de colesterol tendem a subir ainda mais.

Porque deve-se manter os valores ideais do colesterol

Deve-se manter os valores ideais do colesterol porque ele é importante para a saúde das células e pra produção de hormônios. Cerca de 70% do colesterol presente no organismo é produzido pelo fígado e o restante é proveniente da alimentação, e somente quando o corpo possui mais colesterol do que precisa, é que ele passa a ser depositado no interior das artérias, diminuindo a passagem de sangue e favorecendo o aparecimento de problemas cardíacos.