Tomar refrescos durante el # embarazo aumenta las probabilidades de # obesidad en los niños (Pediatrics)

Postado em

 

Una mayor ingesta de bebidas azucaradas durante el segundo trimestre del embarazo se asocia con mayor adiposidad en la infancia.

Una mayor ingesta de bebidas azucaradas durante el segundo trimestre del embarazo se asocia con mayor adiposidad en la infancia.

Las mujeres embarazadas que beben refrescos, sin hacer dieta, durante el embarazo tienen más probabilidades de que sus hijos a la edad de los 7 años tengan grasa corporal extra, según ha mostrado un estudio liderado por el investigador de la Harvard Medical School (HMS) en Boston (EEUU), Sheryl Rifas-Shiman, publicado en la revista “Pediatrics”.

Para alcanzar esta conclusión, los investigadores reclutaron a 1.078 parejas madre-hijo, del Atrius Harvard Vanguard Medical Associates en Massachusetts. Al final del primer y segundo semestre de embarazo, así como durante los primeros meses de vida, los científicos entrevistaron a las madres, mientras que los niños fueron evaluados cuando cumplieron los tres y ocho años. Las madres también completaron cuestionarios por correo cada año para los primeros seis cumpleaños del niño.

En todas las entrevistas, los investigadores recopilaron información sobre los padres y los detalles del hogar. Además, durante el embarazo, las mujeres respondieron a cuestionarios sobre lo que comían y bebían típicamente, incluyendo cuánto refresco regular y sin azúcar, zumo de fruta, bebidas de fruta y agua que consumían cada día.

En los niños, el equipo de investigación midió la altura, el peso, la circunferencia de la cintura y el grosor del pliegue cutáneo de cada niño. Con estas mediciones, se calculó el porcentaje de grasa corporal y el índice de masa corporal (IMC), una medida del peso relativo a la altura.

Cuando los investigadores examinaron los datos recopilados durante el embarazo, encontraron que más de la mitad de las madres habían consumido más de un refresco al día y casi el 10% habían consumido más de dos. Éstas solían ser más jóvenes, tenían mayor IMC antes del embarazo, menor educación, menores ingresos, tiempos de lactancia más cortos y tenían más probabilidades de haber fumado durante el embarazo.

De todas ellas, alrededor de un cuarto de los niños tenían sobrepeso u obesidad a mediados de la niñez, y el IMC, la circunferencia de la cintura y el espesor de los pliegues cutáneos eran más elevados entre los niños cuyas madres bebían por como mínimo dos bebidas azucaradas al día.

Anúncios

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s