Hallan nuevos genes y mutaciones “dominantes” involucrados en la obesidad infantil grave (PLoS Genet)

Postado em

Un gen muestra un vínculo entre el TDAH y la obesidad.

Un gen muestra un vínculo entre el TDAH y la obesidad.

Un equipo de investigadores españoles liderado por la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona (UPF) y la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) ha hallado nuevos genes y mutaciones “dominantes” involucrados en la obesidad infantil grave, algunas vinculadas a procesos hormonales, tras estudiar los datos genéticos de 157 niños, ha publicado la revista “PLoS Genetics”.

La combinación de la carga genética con el ambiente “claramente ‘obesogénico’ –que produce obesidad– que ha surgido en los últimos años con las sociedades industrializadas” seguramente explique el hecho de que la enfermedad se expresa de forma más evidente en los hijos que en los padres, ha afirmado el colíder del estudio Luis Alberto Pérez Jurado.

El también jefe de la Unidad de Genética de la UPF ha explicado que todas las mutaciones que han observado han sido heredadas por uno de los padres de los niños, por lo que han deducido que son variantes genéticas dominantes.

Cuatro de los genes descubiertos están relacionados con procesos hormonales: uno de ellos –GRPR– da lugar al receptor de la gastrina, una hormona encargada de facilitar la digestión en el estómago y promover la sensación de saciedad, y su mal funcionamiento “puede causar dificultades para sentirse saciado y, en consecuencia, provocar una mayor ingesta de comida”, ha explicado el investigador –miembro del Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Raras (CIBERER) del Instituto de Salud Carlos III–.

Otro gen –SLOC4C1– está involucrado en funciones como el transporte de las hormonas tiroideas, relacionadas en numerosas ocasiones con variaciones de peso, siendo el hipotiroidismo una causa frecuente del sobrepeso.

El equipo también ha identificado mutaciones en un gen –GRIK1– relacionado con la familia de receptores de glutamato, unas estructuras moleculares que actúan en el balance de energía y la ingesta, a lo que Pérez Jurado ha añadido que la ausencia de uno de estos receptores lleva a un descenso de peso según un estudio en ratones.

Han destacado otra mutación –en el gen NPY– porque está presente en aquellos pacientes que, además de sufrir obesidad, también padecen trastorno del déficit de atención e hiperactividad (TDAH), ya que este gen “da lugar a un péptido con funciones neuromoduladoras en el control del balance energético y la ingesta de comida”, ha señalado la autora del artículo e investigadora de la UPF, Clara Serra.

“No resulta extraño que exista un vínculo entre el TDAH y la obesidad, puesto que el mismo gen regula funciones relacionadas con ambos trastornos”, ha destacado, y ha añadido la necesidad de estudiar las bases genéticas de la obesidad, a la vez que se mejoran los hábitos de salud.

Tanto el ambiente como la herencia genética juegan papeles cruciales en el desarrollo de la obesidad, pero la primera tiene un peso especialmente importante en los casos infantiles, y aunque es un trastorno muy estudiado, los procesos genéticos que subyacen esta enfermedad siguen siendo en gran parte desconocidos.

Anúncios

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s