Caracterización del exantema por el virus de Zika

Postado em

Marilynn Larkin

 

Reuters. Investigadores en Guadalupe, Francia, han descrito el exantema por el virus de Zika y sus síntomas relacionados para ayudar a los médicos a diferenciar la infección por zika de otras infecciones virales.[1]

La Dra. Nadege Cordel, del Hospital de la Universidad Guadalupe, en Pointe-à-Pitre, Francia,manifestó a Reuters: “Comprender la presentación dermatológica completa del zika puede ayudar a distinguirlo de otros virus en zonas donde probablemente existan múltiples brotes epidémicos (ya sea en países menos desarrollados o desarrollados) y, por tanto, esto puede contribuir al diagnóstico, puesto que las complicaciones sistémicas no son las mismas entre los arbovirus”.

“También puede ayudar a explicar los mecanismos fisiopatológicos de las complicaciones neurológicas, el problema principal de la infección por el virus de Zika, ya que varias características se enfocan en una neuropatía de fibras pequeñas”, expresó la Dra. Cordel mediante correo electrónico.

Los hallazgos de su equipo, comunicados en versión electrónica el 22 de febrero en JAMA Dermatology se obtuvieron de registros médicos de 60 casos confirmados, proporcionados por 10 médicos en Guadalupe, en el Caribe, de febrero a abril de 2016. Treinta y un pacientes eran adultos (media de edad: 39 años) y 29 eran niños (media de edad: 7 años). La proporción de hombres a mujeres era de 25 a 35. Treinta pacientes eran afro-caribeños, 27 caucásicos y tres asiáticos.

La mediana del área de superficie corporal afectada por el exantema fue de 45%. Las lesiones frecuentemente afectaron cara (95%), extremidades superiores (95%), tronco (93%), abdomen (90%) y extremidades inferiores (86%). Las palmas y las plantas de los pies resultaron dañadas con menos frecuencia (30% y 13%, respectivamente).

Tanto en adultos como en niños, el exantema fue principalmente micropapuloso (86%), descendente (70%) y pruriginoso (82%). Las consultas a los médicos se debieron principalmente a prurito intenso (43%) y 20% de los casos informaron padecer insomnio. Otros síntomas comunes fueron febrícula (56%) e hiperemia conjuntival (56%). El edema acral comunicado en la literatura raras veces se observó en niños (14%), por contraposición a los adultos (52%; p = 0,002).

La mayoría de los pacientes (52%) refirió disestesia y síntomas posiblemente relacionados, tales como xerostomía (37%), intolerancia al calor (25%) o trastornos de la sudoración (19%), ojos secos (14%) o incontinencia vesical (10%).

Los autores señalan que si bien en el estudio no se comparó al virus de Zika con otros arbovirus endémicos en los países de América, éste reveló “varios patrones originales”, como la alta prevalencia de disestesia y los síntomas autonómicos posiblemente relacionados.

El Dr. Daniel Caplivski, director del Programa de Medicina para Viajes en el Hospital Mount Sinai en la Ciudad de Nueva York, Estados Unidos, manifestó a Reuters que el estudio presenta “algunos puntos sutiles interesantes para el médico, pero lamentablemente hay demasiada superposición clínica entre los virus de Zika, chikungunya y dengue, que es muy difícil distinguir con base sólo en la exploración clínica”.

“El hallazgo de conjuntivitis es un indicio útil de que el virus de Zika es el más probable. Sin embargo, dadas las implicaciones de cada virus, la confirmación de laboratorio sigue siendo una parte importante en la atención clínica los pacientes”, concluyó el Dr. Caplivski.

Anúncios

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s